El Bar Británico renueva su magia

Hice nomás otra nota sobre el Británico. La reproduzco. Mañana les contaré más.

El Bar Británico gesta una nueva generación de fantasmas literarios

Buenos Aires, 23 de mayo de 2008. La próxima aparición del segundo tomo de una trilogía policial ambientada en el bar Británico prueba la capacidad de ese acogedor reducto de turno permanente del viejo San Telmo para recrear su espíritu literario.

Para ello encontró un instrumento a su medida en el escritor y periodista Martín Malharro, un remanente de la vieja guardia noctámbula del boliche de Brasil y Defensa, en gran parte ahuyentada por la remodelación de 2006.

Malharro siente esta obra como “una devolución, un homenaje a esta esquina” y tiene la esperanza de que ayude a recuperar la magia del viejo café, que él percibe hoy “desangelado, sin los jugadores de ajedrez, el televisor de trasnoche ni aquella fauna melancólica de la época anterior”.

El escritor es a la vez exponente de esa especie en extinción que son los que redactan a mano en los bares, como dicen que en ese mismo lugar, mirando hacia el parque Lezama, Ernesto Sábato escribió “Sobre Héroes y Tumbas”.

Editada por la Universidad de La Plata, donde el autor es docente, la segunda parte de la trilogía, ya corregida, irá a imprenta en las próximas semanas. “Banco de Niebla”, la primera, salió el año pasado, y la tercera tiene turno para 2009.

“San Telmo, 11.25”, que no alude a una hora sino a un calibre, trata del robo del reloj de un prócer, según explica Malharro, en la misma mesa contra la ventana que da a Defensa debajo de la palabra “Bar” pintada en el vidrio, donde empieza el relato.

Aunque el libro menciona a otro personaje histórico, es imposible no asociar el argumento con la sustracción del reloj de Manuel Belgrano el 30 de junio pasado del Museo Histórico Nacional, ubicado a una cuadra del bar.

En realidad, estos relatos están sembrados de alusiones a lugares reconocibles, hechos reales modificados y personajes que existen aunque con otras personalidades, que el autor mezcla en la trama con espíritu lúdico e ingenio narrativo.

Así, hay mozos que aparecen como cartoneros, periodistas como cantores de bolero fracasados y estudiantes de periodismo como empleadas domésticas.

“Un amigo, Mario, aparece como timbero nato. Le gustó tanto que trajo una escena para que la incluyera en el tercer volumen, en la que él viene con traje de lino blanco manejando un BMW descapotable y grita desde la calle al protagonista: ¡Mariani! ¡Cabrón!No creíste en la martingala que tenía. ¡Gil!”, relata, divertido, el autor.

Malharro sostiene que “escribir esto es como redescubrirse a uno mismo y a la relación con este barrio y esta calle”, en la que él mismo reside.

El protagonista, inspirado en un amigo de la infancia del autor, es el “detective” Mariani, un buscavidas que atiende en el Británico y vive en un departamento de Piedras y Caseros que en otro tiempo alquiló el propio Malharro, con dos tías que toman datos de Crónica TV sobre personas perdidas para que él vaya a ofrecer sus servicios.

En el primer tomo, Mariani se mete en un caso que lo excede. La persona buscada resulta ser una mujer secuestrada en 1975 por la Triple A, por lo que se pone en el pista de los archivos de José López Rega y llega a documentos comprometedores para una fábrica automotriz que entregó a sus delegados a ese grupo criminal.

“Él es un perdedor, lo revientan a golpes, pero sobrevive por el instinto más que por la inteligencia que no tiene; eso sí, tiene códigos, y en eso está el barrio reivindicado”, explica Malharro.

La segunda parte, en cambio, “es un tango, de una melancolía impresionante, con historias de amor y mujeres tramposas”, adelanta el escritor, que eludió incluirse a sí mismo como personaje y se mantuvo sólo como “el que filma” las historias.

La alusión cinematográfica no es ociosa, porque según el autor, sus relatos “son casi como un guión” y pronto serán también historieta, dibujados por Fernanda Lanutti, “que anda sacando fotos de los lugares del barrio mencionados en el libro para dibujarlos con fidelidad”.    (Raúl Queimaliños)

   

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gente que disfruta, Nobleperiodismo/putaprensa

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “El Bar Británico renueva su magia”

  1. Luciana Says:

    ¡Qué bueno que se haga eco de esta obra!
    Muy buena la nota Raúl!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: