Nariz, chapas, ropa falsa, villas… ¿y Pablo?

Mientras el conflicto por los impuestos a la exportación de soja estuvo en la calle me contuve con algunos temitas para no ser desubicado, pero ahora quiero mencionarlos. 

Publicidad jodida. La de Fiat Punto y el narigón. Jodida porque primero, tener una gran nariz es presentado como algo terrible, descalificador. Segundo y principal, porque si tenés un auto caro, no importa nada. El “tener” es lo decisivo, aún contra lo evidente y real.  Basura ideológica.

Chapas en Constitución. Vi en la tele largos reportes sobre las decenas de chapas que alguien se viene afanando desde hace meses de las paradas de colectivos de Constitución, por las que pasan decenas de miles de personas todos los días. La nota era eso: “¡Qué barbaridad! ¡Se roban las chapas! La gente se moja cuando llueve”. No escuché una sola mención al hecho de que el gobierno de la ciudad no las repone. 

Ropa de marca falsificada.  Vi otro extenso informe -en este caso de América, con idea tomada de Clarín de esa mañana- sobre falsificación de prendas “de marca”. El tono tendiente a escandalizado de los colegas era así: “¡Qué barbaridad! ¡Falsifican la ropa! ¡Se pueden comprar zapatillas de una calidad pasable a tres veces menos (sic) el precio. Por ejemplo, esta camiseta de la Selección Nacional, que la auténtica sale 199 pesos, la venden a 55. Claro -acotó Guillermo Andino-, entonces cualquiera se compra una y le dicen ‘Qué afortunado sos, te pudiste comprar una’, y en realidad es falsa”. Ay Andino, qué denuncia, qué sensibilidad ante la injusticia, deschavaste una estafa moral inadmisible.

Precios abusivos. A propósito de este tema, me gustó el análisis de Enrique Martínez, presidente del INTI, que está convencido de que “la indumentaria falsificada es la respuesta del mercado a los márgenes abusivos derivados del poder de la marca”. Cuestiona por ejemplo: “Falsificar una marca es ilegal. Vender un producto basado en la propaganda a más de 10 veces su costo no es ilegal. ¿Es ético? ¿Es justo? (Versión completa en http://www.inti.gov.ar/sabercomo/sc49/inti1.php)

Macri, el empresario. Aunque en la campaña proponía urbanizar las villas, Mauricio Macri ahora duda. Bah, creo que busca la forma de no hacerlo. Ideó un plebiscito para preguntarle a los vecinos si están de acuerdo con urbanizarlas y si para ello están dispuestos a pagar más impuestos o que se posterguen otras obras. ¿Ustedes huelen a respuesta inducida? ¡Qué malpensados! Yo creo que hay que comprenderlo, es sólo empresario, no piensa como gobernante, y entonces plantea las cosas como un negocio, las pone en plata, pregunta si conviene o no al bolsillo. Ay Mauricio, Mauricio. Resulta que los vecinos son todos, no sólo los que viven en buenas casas, y los que están en villas tienen derechos, no son un negocio malo que tenemos que evitar. ¿O vas a hacer algún plebiscito para la urbanización que falta en Puerto Madero? ¿O le preguntaste a alguien si estaba de acuerdo con el impuestazo con el que debutaste?

En qué andará Pablo. Otra vez no sé mucho de Pablo (20, mi hijo). Sin embargo, me enteré de que andaba buscando dadores de sangre para la hermana adolescente de un amigo que está internada. No pongo aquí la búsqueda porque ya consiguieron lo que necesitaban. ¡Bien Pablo!

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros, Nobleperiodismo/putaprensa

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: