Archivo para julio 2008

Algo más sobre retenciones

23 julio 2008

Les debía algo más sobre el tema de las retenciones.

Primero lo económico. Atención los que apoyaron sin mucha información la protesta fiscal del campo y los que se apresuraron a celebrar.

Los grandes ganadores de la decisión del Senado, que significó desechar las retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias, y volver a una fija y uniforme del 35 % en el caso de la soja y el girasol, fueron los productores de más de 1500 toneladas anuales, porque los de producción menor a ese nivel hubiesen recibido compensaciones que cayeron junto con el proyecto oficial.

Por eso, mientras el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, daba por finalizado el conflicto, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, se desesperaba por evitar la desmovilización.

No hay vueltas. Los productores chicos pagarán ahora más impuestos que en caso de haber triunfado el proyecto del gobierno en el Congreso.

Otros perjudicados son los consumidores, que pierden una protección contra previsibles aumentos desproporcionados de los precios internacionales de los alimentos.

Ahora, si la cotización de la soja y el girasol subieran en el mundo, aumentarían también en la Argentina, con el consecuente efecto inflacionario, porque eso estimularía el alza de los arrendamientos, generaría mayores costos a la producción de aceite, desplazaría a otros cultivos que de ese modo pueden escasear y encarecerse, etc.     

Una tercera consecuencia es que el Tesoro dejará de recaudar entre 1000 y 1300 millones de dólares, que en parte iban ser destinados a pagar intereses de la deuda y en parte iban a financiar los hospitales, viviendas y caminos rurales que anunció Cristina. Eso quedó ahora en el aire.

Para obtener el dinero que igual se necesita para la deuda no se sabe si se postergarán mejoras a los jubilados o si quedará en suspenso el reclamado aumento del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, que significaría una mejora directa en los salarios gravados. O ambas cosas.

Pasemos ahora a lo político. Ahora atención a los kirchneristas acríticos

El gran derrotado es Néstor Kirchner, en su condición de “gran estratega” del oficialismo. Con la concentración de poder de decisión que construyó, no puede eludir la responsabilidad. Y le hace pagar platos rotos a la presidenta y al gobierno.

Fue un estrepitoso fracaso de la táctica de exacerbar la confrontación, de ser soberbio con los aliados extrapartidarios y dentro del PJ apoyarse en personajes y sectores que más restan que suman, como los intendentes del conurbano y los sindicalistas vetustos. También paga por sus propios puntos oscuros, como las políticas hacia la pesca, el juego, la minería y la relación con las petroleras.

Hay un serio riesgo de que haya comenzado la decadencia del ciclo, de que el esquema no tenga mecanismo de autorreparación. No se concibe el oficialismo sin Kirchner, no parece concebible que Kircher cambie.

En estos días podremos ver si esa hipótesis tiende a confirmarse o es un error.  Se verá.

Anuncios

Algo más sobre los artesanos de Florida

22 julio 2008

Les prometí algo más sobre los artesanos de Florida (y un cachito de Perú).

Artesanos, subrayo. No son comerciantes oportunistas que explotan esa ubicación para hacer caja sin pagar alquiler ni impuestos, ni salarios dignos. Esos podrán ser los que contratan extranjeros y les dan mercadería (bufandas, remeras, relojes) para que vendan donde puedan.

Los artesanos son gente que tiene una actividad de subsistencia, honesta y valorable pero que no les da más que para eso, subsistir. Y ofrece productos que son apreciados por los turistas y los habitantes de esta ciudad. Como en todo el mundo.

Después de charlar con ellos, de enterarme cómo los tratan, es imposible no asociar lo que pasa allí con otras actitudes del gobierno de la ciudad de Mauricio Macri.

Mi hipótesis es ésta (y me encantaría si alguien me diera elementos para descartarla o al menos corregirla, en serio): Macri tiene una lista de “indeseables”, a saber: los cartoneros, los chicos de la calle, los vendedores ambulantes, los artesanos, los okupas, los mendigos, los que viven en villas,  los vecinos del conurbano que vienen a los hospitales porteños y, me animaría a decir, los pobres en general.

Percibo que para él cada una de esas categorías no representa problemas sociales a resolver sino inconvenientes de los que hay que deshacerse. O sea, creo que concibe la ciudad como el country, que “va a estar bueno” cuando toda esa gente esté afuera del paredón perimetral y adentro quede sólo la “gente como uno”. Deduzco que razona así: “Para la gente de Buenos Aires (léase clase media), con los hospitales que hay alcanzaría, pero el problema es que se llenan de pobres. Esos pobres vienen del conurbano. Que los atienda Scioli y mis hospitales van a funcionar bien”. O sea, no se hace cargo, no sabe, no puede, no quiere gobernar la realidad tal cual es.

¿Por qué lo digo? Porque hasta ahora, cada vez que su gestión rozó alguna de esas situaciones fue para entrar en conflicto, no para encaminar una solución. A los cartoneros de Barrancas de Belgrano quiso correrlos con violencia; a varios edificios ocupados, mandó desalojarlos sin política de reubicación; a las villas las iba a urbanizar y ahora se echó atrás; en los hospitales municipales quiere vedar el acceso de quienes no vivan en la ciudad aunque trabajen, consuman y paguen impuestos en ella, a los vendedores los corre, a los artesanos los hostiga, leí que se están juntando firmas para que no desaparezcan los programas de atención de chicos de la calle… Creo que hay un hilo conductor.

Pero sigo con los artesanos.

Ellos admiten que tradicionalmente han tenido algunos problemas por “ocupar espacio público”, pero en otras épocas, con otros gobiernos, se llegó a valorar su actividad como un añadido a los atractivos turísticos de la ciudad, hubo iniciativas para instalarlos en lugares apropiados y cuando hubo alguna situación de discusión, “la Guardia Urbana -que Macri disolvió- venía con otra actitud, de diálogo”.

Ahora, en cambio, “esta gente es agresiva”, aseguran. Señalan como responsable del “operativo” para correrlos de Florida a un tal Rolando Verón, director de Ferias y Mercados, pero creo que no es cuestión de focalizar en un funcionario sino en la política que encarna, que no la define él sino el jefe de gobierno.

De todos modos, me dijeron que este hombre es profesor de la carrera de Turismo de la Universidad de Lanús y que, casualmente, son estudiantes de esa carrera, los “pasantes” que hacen el indigno trabajo de hostigar a los artesanos, cuyas mantas para exhibir sus obras ocupan un metro cuadrado. Por lo que pude ver, los tipos rondan, pasan, se quedan por ahí, y mientras estás, los artesanos se ven obligados a tapar o esconder sus cosas, porque de otro modo vienen a desalojarlos.

Los artesanos dicen que suma indignación el hecho de que “nunca hay problema con el espacio público cuando es una empresa la que lo ocupa para promociones”, y de que se vea bastante cómodos a revendedores de artículos industrializados con mantas de exhibición bien amplias.

Todo esto explica el cartel de tela que pone el grupo de Gustavo y Emanuel, frente a Aerolíneas: “Somos cinco artesanos que desde hace cuatro años ofrecemos nuestras artesanías en este lugar. La gestión Macri nos quiere borrar del mapa. Gracias a todos ustedes por apreciar y comprar nuestras artesanías. Que este sitio siga siendo un vehículo de creatividad y no sólo un aburrido lugar de paso. Los artesanos de la calle Perú”.

Gisbert Haefs, un maestro de la novela histórica

21 julio 2008

A quienes gustan de la historia y de la novela histórica les recomiendo fervorosamente a Gisbert Haefs, un escritor alemán de 58 años que injustamente aún no es muy conocido.

Acabo de leer de su autoría Aníbal, la novela de Cartago. Antes me deleité con Troya, y antes con  Alejandro, en dos tomos. En los tres casos me dio pena llegar al final del libro, los disfrutaba tanto que quería seguir leyendo.

Es ex – ce – len – te. Exhibe una erudición sobre la vida pública y privada en la antigüedad tan deslumbrante como la de Umberto Eco en “El nombre de la rosa” y un talento narrativo que el lector “ve” lo que se cuenta y queda inmerso en los climas que enmarcan los acontecimientos. Un maestro.

Haefs ha traducido a su idioma natal autores en inglés, en francés y en español, incluido Jorge Luis Borges.

Para que vean cómo escribe, así es el comienzo de “Alejandro”:

“Al este de la carretera de Acarmania se veía un grupo de esclavos acarreando, arrastrando las basuras de Atenas hacia una hondonada oculta entre peñascos, al pie de la colina. El suelo estaba anegado a causa de la lluvia de la noche anterior; algunos de los hombres se encontraban tan cubiertos de barro que no se distinguía ni su piel clara ni las lechuzas marcadas con hierro candente en sus hombros. Cuatro arqueros escitas, guardias mercenarios de la ciudad, los vigilaban.

“La densa masa de nubes oscuras seguía avanzando hacia el norte, mostrando sus primeros desgarros sobre los huertos y las cabañas del suburbio norteño. Cuando el último de los veinte carros, cerrados y de un solo eje, llegó a aquel vertedero entre las rocas, el terreno se hallaba ya muy removido y blando. Uno de los escitas levantó una pierna y se miró el pantalón verde adornado con rombos negros y blancos; por debajo de la rodilla, todo era una oscura bota de lodo. Arrugó la nariz, dio un tirón a la orejera de su yelmo y silbó con dos dedos.

“Los esclavos empezaron a descargar: excrementos, desperdicios de comida, huesos, restos de animales, a veces envueltos en pieles o pellejos, a veces amontonados en cubos y cestos de mimbre. Bajaban de los carros estos recipientes y los arrastraban hasta el borde de la amplia hondonada. Una vez vaciados los cestos eran llevados de regreso a los carros, donde esperaban otros hombres provistos de burdas palas, tridentes y escobas hechas con ramas secas. El escita se rascó la barba. Mientras un hombre cuyo torso era una lodosa red de cicatrices y músculos prominentes arrastraba hacia las rocas el cadáver hinchado de un perro, el escita se volvó y se dirigió lentamente hacia los otros tres arqueros. De la aljaba que llevaba al cinto sacó un pellejo, un trozo de pan y dos cebollas. Apoyados en las rocas cercanas a la carretera, donde el hedor no era tan intenso y desde donde se podía observar los campos y el camino, los escitas se dispusieron a devorar su desayuno.

“De repente las nubes se abrieron; cegadoras cortinas de sol cayeron sobre la tierra. Algo brillaba al otro lado del camino, algo metálico apoyado en la pared de una inestable cabaña de madera, junto a la cual trabajaban dos campesinos de mugrientas vestiduras.

“Más al norte, unos pájaros echaron a volar entre chillidos; luego aparecieron por el camino unos muchachos. Venían de recoger la fruta que la tormenta había arrancado de los árboles. Pero no llevaban cestos. 

“- ¡Macedonios! ¡Vienen los macedonios! …”

Jean-Claude se copó con Marcus Miller

20 julio 2008

Jean-Claude Mamin (41, mi corresponsal en Suiza), después de un dolor de cintura que lo mantuvo en cama unos días y que según él lo hacía gritar como Tarzán cada vez que se movía, parece que se recuperó bien, porque se fue a un festival de jazz (www.montreuxjazz.com) y me mandó la siguiente carta, rebosante de entusiasmo el guaso: 

El sueño del pibe

Montreux, Suiza, 18 de julio de 2008. Y allí voy, me tomé el tren de Martigny hasta Montreux, a ver uno de mis ídolos, el bajista Marcus Miller. Todo un dilema: mi meta era encontrarlo, escucharlo y tocarlo!!!!

Sabía que tocaba gratis en el Petit Palais. Claro, como petit quiere decir pequeño, llegué a las 15.30 a la estación de Montreux, caminando fui a buscar el lugar, vi un pequeño lugar para no más de 100 personas, pero todo cerrado. Claro, él tocaba recién a las 17.00.

Recorri un poco la zona y a las 16.15 me instalé en la puerta del Petit Palais (Pequeño Palacio, para los que no saben qué quiere decir). El sol pegaba fuerte (y sí, en Suiza también hace calor, che!). Lentamente mucha gente se fue aglomerando hacia la puerta: jóvenes, gente como yo, más viejitos, sólo se hablaba de JAZZ!!

Típico reloj suizo, a las 17 se habrieron las puertas, 100 sillas y encontre la número 1!!!! De no creer. Lentamente mi sueño se hacia realidad.

Marcus estaba allí a 2 metros de mí!!! Un tipazo, re sencillo, con unas viejas zapatillas marcas ‘ACME’ un viejo jean una remera desgastada, nada que ver con un STAR!!!

Charló con la gente, dio algo de clase, algo de su vida, le pedías un tema y lo tocaba, un maestro, bah! Sólo su bajo y una batería. Fue más que suficiente!!!

Todo vibraba en el lugar, las botellas de lo que sea se caían en el piso, algunos tuvieron que salir de la impresión!!!!

Luego de una hora, tal lo programado, firmó algunos autografos y me saqué una FOTO CON ÉL. Y mi sueño se realizó!!!!

     Marcus Miller, el mejor bajista de jazz del mundo, y no lo digo yo, lo dice la prensa entera. (Claudio)

El aguante de los artesanos de Florida ante el hostigamiento de Macri

19 julio 2008

Una verdadera novedad: estuve en Florida pero ¡de día! Ja, ja, ja

Me tocó el caso del conflicto entre los artesanos y el gobierno de la ciudad que busca echarlos. Ahí va la nota que preparé, pero tengo más para contarles. Mañana o pasado vuelvo sobre el tema.

ARTESANOS DE FLORIDA SE QUEJAN DE “HOSTIGAMIENTO“ DE LA CIUDAD

Buenos Aires, 22 de junio de 2008.- Artesanos de la peatonal Florida, la más cotizada calle comercial porteña, sostienen una resistencia pasiva contra el “hostigamiento“ del Gobierno de la Ciudad para que abandonen la zona.

“Desde febrero hay un operativo para hostigarnos; nuestra respuesta es hacer el aguante, estar aquí“, dijo hoy Dora Santos, que ofrece sus artículos de macramé en una manta sobre los prolijos adoquines de Perú al 100, prolongación de Florida.

Ella y otros artesanos coincidieron en rechazar la idea que evalúa el Gobierno porteño, revelada por el ministro de Espacio Público Juan Piccardo, de permitir su actividad sólo después de las 20.

“No nos dejan trabajar. La artesanía vive del empleado, del regalito de último momento, de los turistas cuando es temporada. A las 20 no queda nadie“, afirmó.

La mujer recordó recientes reuniones con funcionarios que ofrecían autorizarlos desde las 19. “Pedimos desde las 16, pero no se llegó a nada. Eso sí, juntamos 5.000 firmas en nuestro apoyo“, aseguró.

Marisa, que trabaja con tejidos al crochet, consideró ridículo el horario nocturno. “Detrás de cada uno de nosotros hay familias. Tengo una hija de ocho años. Yo trabajo hasta las 16 porque después sale de la escuela“, explicó.

Santos se quejó de que en incidentes de los últimos meses funcionarios de la ciudad, “que no se acreditan, han secuestrado mercadería, pisoteado paños y agredido a compañeros“.

“No puede ser que la artesanía haya pasado de ser un elemento de cultura a un problema de espacio público“, sintetizó Santos.

A pocos metros de allí, a la altura de la sede de Aerolíneas Argentinas, otro grupo de artesanos exhibía afiches caseros que acusaban al jefe de gobierno, Mauricio Macri, por la tesión.

“Hoy pasó otra vez. Vino un funcionario con ayudantes y se pusieron a romper los carteles pegados en la pared“, se quejaba Gustavo, que con cuatro colegas ofrece bijouterie de alpaca, piedras o semillas.

Relató que el incidente más serio fue el 30 de junio, cuando la intervención de los funcionarios derivó en forcejeos y terminó con decenas de transeúntes poniéndos en favor de los artesanos.

“Esto es una actividad de subsistencia. En mi caso no puedo ni pagar un hotel“, subrayó Emanuel Gómez, que desde hace ocho años trabaja con cuero y pieles que recicla.

Los artesanos insistieron en diferenciarse de los revendedores de artículos industriales, “muchos de ellos peruanos“, aseguraron, que también eligen Florida.

“En los paños ponen 500 pesos en mercadería. Gorritos, bufandas y otras cosas. Eso no es subsistencia“, argumentaron. ambién afirmaron que según los funcionarios “el espacio público es innegociable, pero la ley no es pareja, porque las promociones de empresas, (el pastor estadounidense Luis) Palau, que estuvo en la 9 de Julio, y otros no tienen problemas“. (Raúl Queimaliños)

 

El video de Pablo

18 julio 2008

Pablo (20, mi hijo) hizo un autorretrato en video. Y le salió bastante bien.
http://www.youtube.com/watch?v=xWLPSpBiVdY

Fracasó el proyecto, qué pasa ahora con el modelo

17 julio 2008

La gran incógnita, tras el fracaso del proyecto de ley para convalidar las retenciones móviles, es qué pasará ahora con el modelo económico.

Si Cobos se va o se queda, si Picheto condujo bien al bloque o no, si Kirchner manejó mal la táctica… todo eso es secundario para el conjunto de la población.

Lo verdaderamente importante es qué hará el gobierno ahora que no tendrá los ingresos que esperaba recaudar y cómo evitará que la locura de los precios internacionales de los alimentos se traslade a los precios internos y arrase con el bolsillo de los argentinos.

Cuando lo tenga más claro, volveré al tema.