Alivio: Ingrid Betancourt sana, salva y libre

¡Por fin! Ingrid Betancourt está libre y está bien. ¡Qué alivio! Hay mucho para averiguar qué pasó exactamente allí y también mucho por analizar sobre las consecuencias políticas, pero en términos humanitarios el resultado supera cualquier otra consideración. Hay que celebrarlo.

En lo político es distinto. Es un espectacular triunfo del presidente colombiano Álvaro Uribe y de la línea que encarna el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, de derrotar a la guerrilla por la vía militar, en detrimento de los que sostienen la vía de la negociación y el acuerdo político. Otro triunfo, debe decirse, porque ya lleva una serie, que incluye haber liquidado a los jerarcas de las FARC Raúl Reyes (principal negociador) e Iván Ríos y haber logrado deserciones, a todo lo cual se sumó la muerte del fundador de la organización, Manuel Marulanda, Tirofijo.

Es también un triunfo de George Bush, que respaldó militar, financiera y políticamente esta política, aunque el plan Colombia es oficialmente para combatir el narcotráfico, misión en la que no se ven triunfos sino más bien un fracaso llamativo.

En cuanto a las FARC, a falta de mayor conocimiento del tema, me guío por lo que escribió el colega Marcelo Cantelmi en Clarín, que considera inminente el final de esa organización:

La agonía del  grupo no es debida sólo al tremendo golpe que supuso la liberación de Ingrid Betancourt (…) la demolición del grupo comenzó más bien desde adentro y en ese juego se abrieron los espacios que la fueron haciendo por primera vez en extremo vulnerable. La política de guerra de guerrillas desenganchada de una realidad histórica que no podía contenerla, es uno de los ejes del deterioro. Pero el principal ha sido la toma de civiles no beligerantes como herramientas extorsivas. Esa deformación delictiva fue en verdad el emergente de contradicciones internas que no fueron resueltas y por el contrario se agravaron con la combinación del elemento narco y la impopularidad”. Me pareció muy claro.

El experto se anima a vaticinar además que en las FARC habrá ahora un duelo entre “halcones” y “palomas”, que ganarán los primeros y que ello llevará a los segundos a desertar, con lo que la organización bien puede convertirse en “un aliado inesperado de sus propios enemigos”.

Habrá que ver asimismo, que efecto interno provoca en las FARC la recomendación del propio Fidel Castro de liberar sin más, sin condiciones, a todos los rehenes, tal como lo había propuesto semanas atrás Hugo Chávez. El venezolano fue más lejos y hasta le recomendó abandonar la lucha armada.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: