¿Ustedes qué hacen con las pilas?

Las pilas son un residuo realmente peligroso. Los ácidos y otros componentes de cada pilita contaminan cientos de litros de agua, por ejemplo.

Hace rato que lo sabía pero no tenía idea de cómo prevenirlo. Ahora me enteré de la existencia de Ecovolta, una organización educativa y ambientalista, que las recoge en Buenos Aires y Avellaneda. Si alguien sabe de otras ciudades, avise. 

Bueno, lo que hay que hacer es juntar las pilas usadas y meterlas en botellitas de plástico de 500 cc con tapita (de gaseosas, de agua). Este envase es sanitariamente correcto, es seguro, de paso reutilizamos un elemento de plástico y ¡atención! es la única manera de que Ecovolta las reciba y las procese.

Reciben hasta dos botellitas por persona a cambio de una donación a voluntad en:

Ohm Electrónica, Paraná 119, de lunes a viernes de 9.30 a 19 y sábados hasta las 13.

Kiosco de diarios de la avenida Belgrando, entre Luis Sáenz Peña y San José, en Monserrat. Todos los días de 5 a 14.

Daisuki Pilas,  José María Moreno 777, en Caballito. Lunes a sábados, de 9.30 a 13 y de 16 a 20.

Bulonera Ansaldi, B. Rivadavia 399, Avellaneda. Lunes a viernes de 8.30 a 13 y de 14 a 18.

Subrayo que no reciben pilas en botellas de otro tamaño ni en otros tipos de recipientes.

Y ya nos estaremos portando bien, paliando la mora de las autoridades de nuestras respectivas ciudades en hacerse cargo de este tema y ocuparse de concientizar al respecto y organizar una solución estatal.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “¿Ustedes qué hacen con las pilas?”

  1. aldi Says:

    me llegó un mail ayer que decía lo mismo (colocarlo en botellas de 500 cc) pero con respecto al aceite..
    la gran mayoría muchas veces ignoramos estos datos

  2. Queima Says:

    Una amiga encontró una nota sobre pilas del ambientalista Antonio Elio Brailovsky. Les paso unos párrafos:

    “Se parte de un hecho cierto, que es la presencia de materiales peligrosos en la composición de estos productos, que se difunden en los ecosistemas cuando se las descarta de un modo que no sea apropiado.

    “A partir de allí, se desataron las conductas más irracionales que se puedan pensar. Para no tirar las pilas, muchas personas comenzaron a acopiarlas en sus casas, olvidando que nuestra casa es un mal lugar para almacenar residuos peligrosos. Numerosos docentes tomaron la idea y convencieron a sus alumnos a llevar las pilas a la escuela, a la espera de encontrarles algún destino más seguro.

    “Pero una pila es un residuo peligroso y los residuos peligrosos deben ser manipulados por personal especializado, nunca por niños. Y como requieren repositorios de seguridad, el peor lugar para guardarlos es una caja en una escuela.

    “Es frecuente que se las encierre en bloques de cemento, con la ilusión de que eso las saca de circulación por un tiempo prolongado. Se trata de acciones de buena voluntad, encaminadas por personas que procuran atender un problema que las autoridades descuidan. Pero un estudio del Instituto Nacional de Tecnología Industrial revela que muchos de esos bloques en pocos años comienzan a filtrar al exterior su contenido tóxico. Es sugestivo que esas ‘soluciones’ no tengan la aprobación de la Autoridad de Aplicación de la Ley de Residuos Peligrosos ni hayan sido testeadas durante un tiempo prolongado.

    “Por supuesto que hay incontables agresiones ambientales que son mucho peores que las pilas, pero las pilas tienen una caraterística que facilita que se disparen esas conductas, y es que permiten echarle la culpa a la víctima. Gracias a una presión mediática -a veces interesada- millones de usuarios se sienten responsables por las pilas que tienen que descartar con la basura común porque no les ofrecen una alternativa mejor.

    “Esta estrategia ha permitido desviar la atención de los verdaderos responsables de esta contaminación. Los que están en mejores condiciones para tratar las pilas usadas son aquellos que tienen instalaciones industriales para fabricarlas. Sabemos que no lo van a hacer por su propia voluntad sino que habrá que obligarlos a asumir esa responsabilidad.

    “Ni siquiera vimos la exigencia de prohibir las pilas que casi no tienen carga y que imitan en su nombre y diseño a las marcas conocidas y que en la Argentina cubren el 30 por ciento del mercado. Porque si contaminar a cambio de tener energía es una situación que rechazamos, ¿qué decir de contaminar a cambio de nada?

    “Por eso quiero señalarles un proyecto de ley que trata de poner las cosas en su lugar. Ha sido presentado en la Legislatura de la Provincia de Misiones. Propone que el que compre pilas nuevas tenga que entregar las usadas y que sean el vendedor o el fabricante quienes se hagan cargo de su tratamiento como residuos peligrosos”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: