Archivo para agosto 2008

Pichones de fascistas en Resistencia, también

15 agosto 2008

Me indignó lo que pasó en el Chaco hace unos días. Los niños ricos que salían a matar el aburrimiento en su 4X4 y se divertían dándoles manguerazos o cintazos a desprevenidos pobres tipos que viajaban en bicicleta. Además, filmaban todo y lo subían a internet, con el título “cintazos a tapes (pobres)”  (www.clarin.com/diario/2008/08/06/sociedad/s-01731090.htm)

Me indignó pero no me sorprendió. No lo considero para nada un hecho aislado sino una enfermedad de la sociedad.

En abril pasado, se conoció que un grupo de adolescentes de un pueblo cordobés hizo una “broma” a un chico débil mental. Lo invitaron a un asado y el pibe fue feliz porque por fin le daban bola a él que siempre lo discriminaron. Los hijos de puta le rociaron el pantalón con combustible y le prendieron fuego.  (www.clarin.com/diario/2008/04/17/sociedad/s-03301.htm)

Son expresiones juveniles de fascismo cultural, que cuando las condiciones de la sociedad les dan campo de desarrollo llegan a barbaridades y crímenes atroces.

Los ejemplos abundan, no sólo en los casos históricos del colonialismo británico, el nazismo en los 40, los crímenes contra los negros en Estados Unidos en los 50 y 60, el apartheid sudafricano en los 70, la Guerra de los Balcanes en los 90…

Basta con recordar los escuadrones de la muerte en Brasil, los neonazis que atacan argelinos en Francia y turcos en Alemania, las agresiones contra inmigrantes en España, la ola de violencia contra gitanos que hubo hace pocas semanas en Italia.

Según la Coalición Nacional para los Sin Techo, de los Estados Unidos, la brutalidad contra la gente de la calle generó entre 1999 y 2006 un total de 614 actos de violencia, de los cuales 189 terminaron en homicidio.

En la Argentina, dejando de lado la Dictadura y sus crímenes de lesa humanidad, en la misma cultura se inscriben la golpiza mortal que recibió el soldado Carrasco en un cuartel del Ejército, la decisión de los policías que hicieron tirar el Riachuelo a tres adolescentes, hecho que derivó en la muerte de Ezequiel Demonty; el tipo que tiró una botella desde un balcón a una manifestación piquetera y provocó conmoción cerebral a una mujer…

Convivimos con expresiones culturales de violencia por odios sociales, raciales, religiosos, políticos. Hay que enfrentarlos con decisión y con métodos legales y democráticos.

Anuncios

El trabajo infantil es un problema realmente serio, América

12 agosto 2008

No diré mucho porque no lo vi, pero por la forma en que lo comentaron los colegas, el informe de América sobre “esclavos de dos años” fue digno de una antología del periodismo basura. ¿Fue así?

¿Es cierto que mostraron niños de esa edad ‘trabajando’ en recoger huevos? Pregunto: ¿alcanzan buena productividad los niñitos como para que se tomen el trabajo de esclavizarlos?

Ironías al margen: ¿Es verdad que mostraron las caras de los chicos sin borronear la imagen pese a las leyes que protegen a menores?

Me parece que sí, que hicieron todo eso y más. Siento vergüenza ajena.

El trabajo infantil es una situación muy seria como para que la banalicen de esa manera.

Les presento a la “Escuelita de la Selva”

5 agosto 2008

Hoy quería hablarles de la “Escuelita de la Selva”, un logro maravilloso de una comunidad mbya guaraní de Misiones, con apoyo de la valiosa gente del MATE (Modelo Argentino de Turismo y Empleo, www.proyectomate.org.ar). Aquí va la nota que escribí el fin de semana sobre ella:

Ya “camina sola” la escuela de guías turísticos guaraníes cerca de Iguazú

Buenos Aires, 3 de agosto de 2008.- La “Escuelita de la Selva“, creada por una comunidad indígena próxima a las Cataratas del Iguazú para formar a sus jóvenes como guías de turismo, reanudó la semana pasada sus clases, por primera vez en forma autónoma del terciario estatal que la ayudó a nacer en 2007.

El Instituto Tecnológico del Iguazú (Itec) le proveía docentes y el ámbito institucional; ahora camina sola”, resumió Claudio Salvador, coordinador del Modelo Argentino de Turismo y Empleo (Mate) que propulsó esta iniciativa.

La escuela, erigida en tierras de la comunidad mbya guaraní de Yryapú (Ruido del Agua), a diez kilómetros aguas abajo de las cascadas, es el primer paso hacia el objetivo de que los dueños ancentrales de la selva obtengan con el tiempo alguna parte del millonario negocio turístico del norte misionero.

El Centro Intercultural Bilingüe Clemencia González o Jakucha Ivapoty, su nombre oficial, ya tuvo en su único salón de clases a 70 alumnos de entre 13 y 38 años, a quienes capacita como “intérpretes del patrimonio natural y cultural” .

Se trata de jóvenes de Yryapú, de otras comunidades mbya de Misiones y algunos del Paraguay. Desde septiembre también tendrá un grupo de la misma etnia proveniente del Brasil.

En cada una de las aldeas que envían a sus jóvenes se van organizando senderos temáticos, con el atractivo argumento para los visitantes de que nadie como este pueblo de la selva sabe tanto sobre las plantas, los animales y la cultura de la región.

“Hasta ahora se trabajó en dos módulos sobre los contenidos, el impacto, la señalización de lo senderos y la capacidad para comunicarse con los visitantes”, dijo Salvador. “Algunos alumnos repiten voluntariamente las capacitaciones para fortalecer los aprendizajes”, añadió como ejemplo del entusiasmo que la actividad despertó en la comunidad mbya.

“En el tercer módulo, que acaba de comenzar, se trata de organizar el producto en la oferta turística, ordenar los atractivos, establecer la duración del circuito”, explicó el coordinador del Mate.

Cuando la “Escuela Clemencia” fue creada contó con el apoyo de la Provincia de Misiones y del gobierno de Canadá, canalizado por la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y el Colegio Niágara.

Ese sostén fue el resultado de un puente cultural que supieron tender los pueblos indígenas de las dos grandes cascadas de América, con el apoyo de las comunidades en las que se esfuerzan por insertarse.

En su etapa autónoma, la escuelita continúa recibiendo ayuda externa.

Aunque el programa canadiense terminó en marzo, el respaldo de ese origen no se extinguirá, porque pasantes y jóvenes profesionales que participaron en la gestación de la escuelita constituyeron la asociación “Friends of Yryapú” (Amigos de Yryapú) para constribuir a financiar sus actividades.

Además, el Itec creó una oficina de servicios para estudiantes indígenas, “para ayudarlos a adquirir herramientas que para su cultura son muy nuevas, como computación básica, algo de inglés, y ampliar su comunicación en la propia lengua española”, dijo Salvador.

Por su parte, la especialista en educación intercultural Viviana Bacigalupo, coordinadora pedagógica de la escuela junto con una coordinadora indígena, presentó un proyecto a la Secretaría de Educación Privada de Misiones para que los certificados que se otorguen sean reconocidos.   Raúl Queimaliños

Las ideas de Miguens, los planes de Cristina

4 agosto 2008

He seguido con mucha atención, el sábado, tanto el acto de La Rural como la conferencia de prensa de la presidenta Cristina Fernández. Como siempre en política y economía, trataré de ceñirme a las esencias. Observé esto:

Luciano Miguens, presidente de la Rural, pidió al gobierno un plan agropecuario nacional con la meta de duplicar la producción en diez años, a ser convenido entre las autoridades y las cuatro grandes asociaciones empresarias del campo.

Miguens no dijo ni una palabra sobre la forma en que se distribuye la renta ahora ni cómo se distribuiría en ese plan. Se deduce que a su juicio, así como está, está perfecto.

Cristina dijo que no se arrepiente de haber promovido las retenciones móviles y destacó que ese proyecto hizo que por primera vez se pusiera sobre el tapete cómo se repartía la riqueza, en este caso la que provendrá de la nueva y potente demanda de alimentos en el mundo con la firme suba de precios. 

La presidenta consideró esa iniciativa, que tuvo posibilidades reales de ser aprobada, de un significado tan crucial en el ámbito económico como en el campo de los derechos humanos tuvo la derogación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, exculpatorias de los criminales de la Dictadura.

Estas dos posiciones son la clave de este momento histórico.

La pelea de fondo es definir si las enormes posibilidades que se abrieron para la Argentina se abordarán con los actuales esquemas económicos que concentran la riqueza y ahondan las desigualdades o se impone el criterio de que las ganancias extraordinarias -repito, las extraordinarias- pertenecen a todos los argentinos y se utilizan para pulverizar el hambre y la miseria.

En torno de una y otra posición se han formado coaliciones político-sociales que hasta el momento se enfrentaron por las retenciones móviles, donde ganó la primera opción. Pero la pelea seguirá y será durísima, y de su resultado depende cómo será la Argentina en los próximos años o décadas, si más injusta o más equitativa.

Hasta aquí lo que considero esencial. Ahora me permito dos toques de detalle:

– Miguens dijo: “Es necesario que quienes vivan en la indigencia y la pobreza sean atendidos; estamos obligados a terminar con la insuficiencia alimentaria en un país que es el mayor exportador de alimentos per cápita del mundo”. También sostuvo: “Hay que poner freno al avance del gasto público, que obliga a un nivel recaudatorio más elevado”.

A ver qué es esto. Los pobres no tienen que pasar hambre, deben ser atendidos. O sea, el Estado les tiene que dar comida y mandarlos a dormir, supongo. Pero que no aumente los gastos porque nos hace pagar muchos impuesto.  O sea, una sopita, digamos.

No Miguens, no. Los pobres deben dejar de ser pobres, no sólo “ser atentidos”. Y para eso será necesario que Ud. deje de ser cada vez más rico. Mucho daño no le va a hacer porque ya lo es bastante lo mismo que toda su familia por varias generaciones, y toda su clase social. Pero la torta que viene hay que repartirla diferente.

Por eso, me quedo con lo que dijo la presidenta: “Tenemos que articular un modelo que nos pueda dar crecimiento y a la vez movilidad social ascendente”, que esencialmente describió como una economía “con mucho valor agregado, con un proceso de fuerte industrialización”.

Otro detalle:

Miguens dijo: “Chicos, medianos o grandes, somos todos productores. El campo está unido”.

Cristina dijo: “Cuando uno mira toda la película (el conflicto por las retenciones móviles) ve que los que terminaron beneficiándose fueron los exportadores, los sectores más concentrados de la economía”.

Añado yo: los productores medianos están hoy en una situación más o menos igual que la que hubieran tenido con el proyecto que cayó en el Congreso. Los chicos, están peor. Ellos sabrán qué hacen de aquí en adelante.

La Europeade, música y fraternidad en un pueblito suizo

2 agosto 2008

Jean-Claude Mamin (41, mi amigo Claudio, corresponsal en Suiza) me escribió emocionado y orgulloso porque en su Martigny, un pequeño pueblo alpino de la Suiza francófona, se hizo por estos días un festival sensacional. Aquí va su carta y por supuesto, tratándose de un apasionado de la foto, sus imágenes.

“Hola Raúl:

“La Europeade es una celebración música folclórica entre pueblos de toda Europa, que genera paz y fraternidad sin fronteras, razas ni religiones.

“Martigny logró juntar las más grandes culturas populares de Europa. Allí van algunas fotos. Había más de 5400 músicos así que no te puedo mandar todo. Va una pequeña selección.

“Cosas así pasan en este pueblito de 18 mil habitantes que es Martigny, increible, no?
 
“Y pronto viene el FIFO (Festival Internacional Folclórico D’Octodure), y si todo sale bien, la Argentina participa, presentando un espectaculo de gala junto a Rusia, Hungría, Corea del Sur y Benín. Estaré por allí.

“Ojo! ¡También es en Martigny!

“Hasta la próxima, mi amigo”