Archivo para febrero 2009

Un caso judicial que da asco

26 febrero 2009

Juan Carlos Díaz, soltero, de 37 años, trabajaba como custodio privado en el barrio cerrado La Legua, en Boulogne. Solía portar arma. El 19 de marzo de 2009, durante un recorrido interno en un carrito de golf atropelló a un nene de 4 años.

Los testigos dicen que que después de embestir al niño lo arrastró ocho metros, y que después de que sacaron al nene herido de abajo del carro,  ¡Díaz siguió su ronda!

Dos años después, Díaz iba a ser juzgado por “lesiones culposas” (o sea, sin querer), pero sus abogados Gustavo Romano Duffau y Gerardo Pardo anunciaron que su defendido había muerto, atropellado por un tren. Presentaron un certificado de defunción de un NN, es decir, de alguien no identificado.

Pese a la objeción de la familia del nene, el juez Fernando Ochoa suspendió el juicio. Y comenzó un escándalo

El abogado de la familia, Gregorio Dalbón, y el juez discutieron a los gritos. Había cámaras de televisión. El magistrado dijo luego que Dalbón le pegó y dio una conferencia de prensa con sangre en el brazo. Las imagenes de video lo desmintieron. Se tiró solo al piso.

Dalbón pidió que el supuesto cadáver de Díaz fuera identificado fehacientemente. Como el juez se excusó del caso, todo se demoró hasta que pasó a otro magistrado.

Tras cuatro pedidos denegados, la jueza Emma Prada finalmente ordenó la exumación. El cuerpo pertenecía a una anciana.

Díaz tenía varias causas previas y una condena en suspenso por robo. Pero hoy no se sabe dónde está.

El juez Ochoa fue denunciado por mal desempeño y otros cargos, pero renunció justo cuando empezaba el jury.

El mismo magistrado había renunciado anteriormente como juez en lo Penal Económico, también cuando iba a ser juzgado, en este caso por incumplimiento de deberes de funcionario público en una causa por contrabando de armas durante el conflicto por el Beagle.

El caso completo lo investigó Alejandro Marinelli, de Clarín (http://www.clarin.com/diario/2009/02/22/um/m-01863959.htm)

Tránsito: multar sí, pero ¡también educar!

25 febrero 2009

La irresponsabilidad de los conductores es un problema gravísimo. El promedio de muertos por día en accidentes de tránsito en la Argentina es de 22 en ascenso.

Aunque era escéptico, en la ciudad de Buenos Aires veo algún resultado desde que empezó el sistema de puntaje. (Si sos muy canchero tenés que decir ‘escorin’), pero afirmo que no es por el cambio de sistema sino porque aumentaron los controles.

Igual me parece bien restar puntos a los infractores, a condición de que el sistema generalice, si no, cuando me saquen el registro de la capital, lo saco en Avellaneda, después en Tres de Febrero, después en La Matanza…

Pero ya que estamos, querido Mauricio Macri, ya que pagaste afiches, ¿por qué no incluiste consignas educativas?

Uno dice:  “Si no usas casco te sacamos la moto”. Yo sé que muchos motociclistas no tienen mucha cabeza que proteger, a tal punto que llevan el casco como una carga molesta. ¿Pero quién debe educarlos si no el gobierno de la ciudad, Mauricio?

¿No podías decir,”si no usás casco te podés romper la cabeza, pelotudo, y además te sacamos puntos” ?

La televisión no informa bien

25 febrero 2009

Estamos en problemas. Según una encuesta entre porteños, el medio preferido para informarse es la televisión.

Y la televisión -perdonen los colegas que allí trabajan si se esfuerzan honestamente- es patéticamente precaria para informar.

La encuesta la hizo Ibarómetro en el área metropolitana, que incluye la ciudad de Buenos Aires. Le preguntó a 840 personas ¿cuál de estos medios de comunicación considera usted más importante para estar informado sobre temas de actualidad?. La vi en Perfil el fin de semana.

Respuestas: televisión 34,3%, internet 22,2%, radio 21,7%, diarios y revistas 18 %, no sabe 3,8%.

En mi modesta opinión, al revés de lo deseable. Ningún medio informa con la profundidad y buena selección de temas como los diarios.

Los noticieros de televisión están más bien concebidos como “el show de la noticia”, caen fácilmente en la zoncera entretenida, en la imagen curiosa. El rating es razón y pasión. Informar, en el mejor de los casos, un objetivo secundario deseable pero no imprescindible. Exactamente al revés de lo que dice la consigna del presentador  Santo Biasatti: “Lo que hay que saber está en Telenoche”. Sinceramente, Santo, lo que hay que saber es muchísimo más de lo que pasa Telenoche, que encima usan buena parte del tiempo para tonterías…

Esa consigna de Santo reafirma encima la sensación del público de que vio el noticiero de la noche y está informado. Causa saciedad. El televidente sale sabiendo poco y nada de lo que pasa en el país y en el mundo y cree estar informado y por lo tanto no busca más. Muy grave.

¿Cómo sostengo todo esto? Fácil. Comparen cualquier día un buen diario con los noticieros de un canal. Cualquiera. Resultado: siempre goleada.

En cuanto a informarse por internet, es una vaguedad. Es posible informarse bien pero hay que ser muy metódico con los sitios que se visitan. Si uno abre un cachito algo y ya se siente informado… o si mira sólo el partido de la noche anterior de su equipo…

La gran noche del cometa Lulin

24 febrero 2009

La noche del lunes al martes es el gran momento del cometa Lulin, porque alcanza su máxima aproximación a la Tierra. Pero si se lo pierden, no se desanimen y prueben mañana y días sucesivos que por algunas noches aún será visible, quizás a simple vista. Mejor con prismáticos. Mejor todavía con algún telescopito.

A la 1.30 (hora de Buenos Aires) del martes, el Lulin estuvo a 61 millones de kilómetros, lo más cerca que permite su órbita. La distancia de la Tierra al Sol es de 150 millones de kilómetros.

La imagen es linda. El cometa se ve con un nucleo verdoso y dos colas, una de gas y otra de polvo, y se combinó con Saturno, el bello planeta de los anillos. Visto desde la Tierra están a sólo dos grados el uno del otro, en la constelación de Leo.

“A simple vista, el Lulin parece un ligero parche de gas flotante de oro junto a Saturno”, confirmó el astrónomo Sergio Toscano, director del observatorio Padre Adolfo Kolping, de Posadas.

Facebook se negó a quitar datos de periodista fallecido pese al pedido de su familia

23 febrero 2009

Facebook está generando mucha polémica. Cada vez me convenzo más de que hay que legislar sobre redes sociales. Porque la realidad es que la gente las toma como un servicio público, y sus dueños lo manejan como un reino de poder absolutista.

La nueva de Facebook es que decidió mantener el muro y el perfil del periodista estadounidense William Bemister, fallecido en noviembre, pese a que sus familiares pidieron que los quitara.

Stephanie, hermana de William, lo solicitó varias veces, según leo en el diario español ABC.es. La mujer publicó una carta abierta en la página Consumerist, en la que revela que su hermano no llegó a aceptarla como “amiga en Facebook”.

“Estábamos muy cerca a pesar de la distancia. En su lista están también mis dos hijas. El dilema que tengo es que ahí colocó un montón de información personal en su perfil, como el teléfono, la web de su empresa, su correo electrónico…

Cualquiera que haya perdido a un ser querido necesita que esa información sea retirada rápidamente por varias razones: por motivos de seguridad, para evitar que extraños llamen y escriban continuamente al fallecido y, la peor de todas, por la enorme pena de tener que tratar con cientos de personas que creen que aún está vivo y a las que hay que informar de su muerte.

Escribí a la división de privacidad de Facebook, adjunté una copia del certificado de defunción y les pedí educadamente que eliminaran el perfil. Facebook se negó a hacerlo con el siguiente comentario: ‘Debido a nuestra política con los usuarios fallecidos, convertimos en conmemorativas las páginas de esas personas. Eso elimina cierta información sensible y ajusta la privacidad de forma que sólo los amigos confirmados pueden ver el perfil o encontrar a la persona en una búsqueda. El muro queda, de forma que amigos y familiares puedan dejar mensajes en su memoria’.

Facebook es la única red social que se ha negado a eliminar sus datos y estoy muy disgustada. A mis dos hijas se les rompe el corazón cada vez que ven su cara en sus propias páginas. Ellas no lo eliminan de sus listas porque si no jamás sabríamos cuándo o cómo su página será eliminada.

Hay extraños en su lista de amigos que pueden escribir lo que quieran en su muro y yo, su hermana y pariente más cercano, ni siquiera puedo acceder a ella. Es horrible. 

¿Acaso puede ser Facebook tan insensible a los deseos de la familia? En toda mi vida (no) me he sentido tan traicionada, enfadada y asqueada. Cuando muere, por ejemplo, un adolescente, sus padres raramente están incluidos en su lista de amigos. ¿Puede imaginar lo que sentiría un padre cuando reciba este inexplicable mensaje?

Agrego yo. Facebook se apropia de la información de los usuarios y el problema no se terminaría si quitaran la página de la vista, porque ellos seguirían teniendo esa información y eventualmente comercializándola.  Llegará el día en que un hijo quiera tener la foto de su padre fallecido y se la tenga que comprar a ellos. Y ni hablemos de los usos menos santos de la información.

Cine: El Desafío, buena; El Luchador, no, y algo más

22 febrero 2009

Soledad Castro Virasoro (la infatigable crítica) alterna las salas de estreno y la colección y nos ofrece cinco comentarios muy orientadores:

  • El desafío: Frost contra Nixon, de Ron Howard. Estreno.

El título, con reminiscencias de “Alien vs. Depredador” y ese tipo de películas, ya nos sitúa en una historia que se muestra y maneja como una lucha. Con algunos toques de pseudodocumental, se centra no tanto en los hechos históricos, sino en las estrategias que ambos oponentes utilizaron en una pelea mediática para ganar el favor del público. Queda claro que en la televisión no importa tanto qué se diga, sino cómo se diga (eso de la “verdad” queda lindo en el póster pero en la película, como en el ring, lo que importa es ganar). Recomendable.

  • El Lector, de Stephen Daldry. Estreno en marzo.

Siguiendo esta tendencia de perdonar alemanes nazis, “El lector” muestra un aspecto más real desde el punto de vista de la razón y los sentimientos, aceptando que desde siempre se mezclaron en el comportamiento humano haciéndonos más estúpidos y vulnerables. Me hizo acordar de una frase que siempre me gustó de la película Frida (y que seguramente habré citado en alguna reseña anterior) donde un personaje dice que lo irresistible de Rivera es que ama a sus mujeres, no por sus bellezas, sino desde sus falencias. Sucede, cada tanto, que alguien nos ama tal cual somos, con todos nuestros miedos y todas nuestras pequeñas miserias y es allí donde, por un instante, creemos que el amor eterno es posible. Recomendable para noche maricona.

  • El Luchador, de Darren Aronofsky. Estreno.

Negra, triste y con personajes patéticos con los cuales uno no puede evitar encariñarse. Sin demasiada acción, no es una gran película, pero gustará a los lectores de Bucowski, Onetti y otros escritores que se regodean en llegar al fondo del barro del género humano (siempre hay un chico gris de barrio que los lee). A quienes vayan por el director (es el mismo de Pi) les comento que esta película no tiene nada que ver con las anteriores ni en estética ni en guión. Demasiado lenta para mi gusto.

  • La Desconocida, de Giuseppe Tornatore y Massimo de Rita. 2006.

Una versión europea de “La mano que mece la cuna”: más dura, con personajes menos plenos, mayor profundidad y más matices. Una historia ya conocida. Moderadamente recomendable.

  • A scanner darkly, de Richar Linklater. 2006.

En una sociedad que, aunque más invasiva de la privacidad de los ciudadanos, no deja de tener los mismos problemas de siempre, un agente de narcóticos se hace adicto a las mismas drogas que trata de combatir. Esta película fue enteramente filmada y luego enteramente dibujada sobre el original, dándole un aspecto de cómic que, sumado a las alucinaciones producidas por los estupefacientes que consumen los protagonistas, nos mantiene en un mundo tan extraño y distante como a veces nos resulta nuestra propia vida. Recomendable.

Berlusconi, bocón y peligroso

21 febrero 2009

Dudé mucho con este título. Tanto que necesito hacer aclaraciones.

Silvio Berlusconi merece mi respeto como legítimo primer ministro italiano porque el pueblo lo votó. De eso no tengo dudas. Yo no voy a hacer como C5N o algún conductor de TN que a Hugo Chávez le dicen dictador y los tiene sin cuidado que gane las elecciones.

Lo aclaro porque son palabras fuertes, pero noten que no son insultos.

Lo de bocón (que hasta miré el diccionario  http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=bocón) es lo menos que puedo decirle después de ese supuesto chiste sobre los desaparecidos. ¡Berlusco sos un bocón! Si quieren una versión diplomática de esta queja tienen la de la Cancillería. Tampoco se callaron las entidades de derechos humanos:  http://www.laprensa.com.ar/330818-Amplio-repudio-por-las-declaraciones-de-Berlusconi-sobre-los-desaparecidos.note.aspx.

Me quedo en particular con lo que dijo Estela Barnes de Carlotto. “Las abuelas estamos ofendidas, sobre todo porque para los argentinos ha habido siempre desde Italia una gran solidaridad, tanto de parte de los gobiernos como de parte de la justicia”.

Lo de peligroso viene de otra cosa. El primer ministro de Italia acaba de legalizar las “rondas”, grupos de voluntarios que patrullarán las calles para evitar delitos, una decisión que hasta el Vaticano considera una “abdicación del estado de derecho” y que también rechazaron el presidente, Giorgio Napolitano, y la oposición de centroizquierda.

¿A ustedes qué les parece? ¿Con estas patrullas populares en las calles, la sociedad estará más o menos segura? ¿Quién controlará y marcará los límites a esos grupos para que no cometan arbitrariedades? ¿Quién evitará que en esas rondas se camuflen violentos, racistas, fascistas, xenófobos, personas que quieran cobrarse afrentas y aun simples delincuentes oportunistas para lograr una ventaja de poder?

Quiero recordarles que desde que el zar de la televisión asumió hay un recrudecimiento de la xenofobia en las calles de Italia, con los gitanos y los inmigrantes rumanos como blancos principales, que la presencia de ciertos personajes en la coalición gobernante parece estimular.

El gobierno dice que estas rondas serán integradas por ciudadanos (imaginen quiénes tienen vocación para esta actividad), que no llevarán armas (quiero saber qué policía los revisará y meterá presos a quienes se armen), que no serán grupos de “justicieros” (claro, seguramente estos voluntarios serán capaces por sí mismos de actuar con templanza y ecuanimidad aunque eso sea difícil de asegurar en los propios cuerpos policíacos profesionales).

Imaginen por un momento qué pasaría si con cientos o miles de estos grupos recorriendo las ciudades italianas, se desatara una psicosis contra alguna colectividad inmigratoria. ¿Y si hay efectivamente un incidente armado y muere algún “patrullero”?

¿Les parece descabellado imaginar algo así ahora que la desocupación, la pobreza y las migraciones masivas se pueden disparar simultáneamente por la crisis en marcha?

El pilar de toda política democrática de seguridad es que el Estado tenga el monopolio de la fuerza. Esta decisión de Berlusconi erosiona ese principio esencial. Temo que los abusos contra gente inocente se multiplicarán.

¡Berlusco sos peligroso!