Entiendo al padre del andinista muerto, pero creo en los voluntarios

La muerte del guía de montaña Federico Campanini el 8 de enero tras hacer cumbre en el Aconcagua y perderse por una tormenta con un grupo de italianos es trágica en sí misma pero la difusión de las imágenes de sus últimos momentos potenció el dolor hasta límites inhumanos.

Resulta desgarrador ver a ese padre, condenado a aceptar que su hijo murió en la plenitud de sus años, que además tenga que soportar en caliente el sufrimiento indecible de ver su agonía y que lo aprisione la duda de que fue abandonado.

Pero por otro lado, sin ser más que un espectador distante del drama, me inclino a creer en la sinceridad de los rescatistas voluntarios.

Y me pregunto: ¿actuaron bien los medios que difundieron ese video? Sinceramente creo que pecaron del más bajo sensacionalismo, y que en general no les importó añadir más dolor a la tragedia. Ni confundir en vez de informar.

No estoy en condiciones de decir cómo lo presentó cada uno, porque vi el tema fragmentado en varios. Pero les diré que el único atenuante que encontraría es que hubieran sido muy cuidadosos en explicar lo que las imágenes mostraban. Y no estoy seguro de que alguno lo haya hecho honesta y eficazmente.

Porque mostrar el video sin explicaciones lleva a terribles conclusiones equivocadas. La escena de esas seis personas casi pasivas en torno del guía moribundo no ocurría una tarde de verano en una esquina de la ciudad de Mendoza. Ellos no eran un grupo de jóvenes que tomaban una birra, ni venían de la pile o la siesta. Y si eso no se explica…

El episodio ocurrió a 6900 metros de altura en medio de una tormenta, que por algo obligó a un tremendo despliegue de rescate para que los italianos pudieran sobrevivir, y así y todo una mujer del grupo murió.

La media docena que allí está, fueron la elite de decenas de voluntarios que salieron generosamente a sumar su ayuda. Son los seis que pudieron llegar a la cumbre de la segunda mayor altura del mundo, bajar hacia el peligroso Glaciar de los Polacos donde estaban los sobrevivientes italianos con Campanini, subir a los rescatados uno a uno hasta la cumbre y bajarlos por otro camino, donde los que no habían llegado tan alto pudieron tomar la posta para conducirlos más abajo.

Tres veces hicieron esa operación en el techo de América, el cuarto era Campanini, que ya no se valía por sí mismo. No cuesta mucho imaginar en la condición física que estaban esos voluntarios. Que todavía debían bajar.

Insisto. Estamos hablando de una región donde el aire es tan liviano que los helicópteros no pueden llegar porque no los sustenta. Donde es muy difícil respirar, donde el gasto físico por cualquier esfuerzo multiplica muchas veces lo normal, donde hacía temperaturas gélidas.

Y esta gente estaba ahí, arriesgando mucho su propia vida, sólo por solidaridad, porque no había nadie más que pudiera intentarlo. Yo no tengo dudas, son héroes. Quizás haber intentado algo más con Campanini hubiera costado que muriera alguno de ellos sin poder salvar al guía de todos modos.

Pero es la justicia la que debe decidir, y seguro tiene más elementos que yo para hacerlo. 

En lo que me detengo es en la actitud de los medios. Cada uno de ustedes habrá visto esto por un determinado canal. O leído en algún diario. Sinceramente, ¿creen ustedes que el medio que vieron estuvo a la altura?

Aquí sí tengo dudas.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros, Nobleperiodismo/putaprensa

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Entiendo al padre del andinista muerto, pero creo en los voluntarios”

  1. aldana Says:

    Terrible. No me sorprende, de todas formas, que el video se haya difundido en todos los medios… desde cuando les importa generar más dolor a los protagonistas de la noticia?
    Puede que sea un tanto prejuiciosa, pero me hubiese asombrado que NO lo hagan.
    Ahora, el que mandó el video en qué estaba pensando?
    no era un periodista por lo que sé… eso si es morboso.
    Por más explicaciones que hayan (yo tambien creo en los voluntarios) la duda al padre no se la saca nadie.

  2. Queima Says:

    Pongo dos enlaces valiosos:

    El testimonio de dos de los italianos salvados, que defienden a rescatistas, uno entrevistado por el colega Julio Algañaraz, otro por un diario de Génova:
    http://www.clarin.com/diario/2009/02/22/um/m-01862990.htm

    Y la carta abierta de la gente que trabaja en la montaña, en el diario Los Andes: http://www.losandes.com.ar/notas/2009/2/22/sociedad-409522.asp

    o en el sitio original:
    http://www.aconcaguanow.com/es/Eindex.php

  3. Queima Says:

    Reproduzco algunas cartas sobre el tema, tomadas de Clarín del 25 de febrero:

    Carlos Martínez Sarasola: “No conozco los protocolos para casos extremos como los vividos por el guía Federico Campanini. Sólo quiero expresar el sentimiento que me causó ver el video del intento de rescate. Me conmoví con el infinito desamparo que ese hombre me trasmitía y que los que lo rodeaban no pudieron aparentemente aliviar. No dudo que ellos mismos estaban en peligro de muerte. Pero, ¿a ninguno se le ocurrió darle un abrazo aunque sea de un segundo para que ese hombre pudiera percibir la solidaridad y el amor de otro ser humano en ese momento crucial?”

    Alfonsina Laxi: “Sentí mucha pena por el montañista que era dejado atrás en el Aconcagua, y también sentí indignación por la forma en que se decidía su destino. Luego escuché que se trataba de un equipo de rescate, y mi punto de vista cambió. Porque por más dolor que cause, cuando una persona sube a una montaña está consciente de los riesgos que corre. Por más buen estado físico que tenga y sin importar con cuánta diligencia haya entrenado. Uno es consciente de eso cuando decide hacerlo. Y si no lo es, debería serlo”.

    Mirta Gisondi: “Partiendo de la premisa de que cada ser humano es libre de divertirse como quiere, me queda la gran duda de qué derecho tienen ellos de poner en peligro a un gran grupo de gente que deberá arriesgarse para rescatarlos. Es loable que haya patrulla de rescatistas, pero sería más importante que debieran actuar en caso de sobrevivientes de accidentes viales o aéreos en la montaña, en guiar a científicos en pos de determinadas investigaciones”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: