Archivo para marzo 2009

Alfonsín

31 marzo 2009

La muerte de Raúl Alfonsín es un tema ineludible para esta bitácora, ¿pero qué decir de él? No me sale pensar un artículo periodístico, apenas me vienen a la mente algunas vivencias, algunas ideas deshilvanadas.

Por ejemplo, que el nombre de Alfonsín está asociado a la reconstitución de la democracia, porque fue la figura que emergió de las urnas en aquella reconquista. Pero por favor -y sobre todo se lo digo a algunos colegas jóvenes que improvisan- no digamos que le debemos la democracia a Alfonsín. La derrota de la Dictadura fue una lucha de millones, y cada uno merece respeto y agradecimiento por su contribución.

Sin embargo, sí hay que decir que Alfonsín fue cofundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y, como abogado, firmó muchos pedidos de hábeas corpus por desaparecidos, cuando hacerlo podría ser equivalente a firmar la propia sentencia de muerte. Los Kirchner, por ejemplo, militantes universitarios y también abogados, son gente comprometida con la causa de los derechos humanos pero no tienen ese antecedente honroso. No los juzgo, de todos modos, porque quizás optaron por irse al sur para sobrevivir a la represión criminal de la Dictadura.

Debería decir también que Alfonsín fue firme en la decisión de llevar a juicio a las juntas de comandantes que condujeron la Dictadura, e hizo posible el “Nuremberg Argentino”  haciendo caso omiso de quienes le aconsejaban “no irritar” a los militares en retirada.

Quiero decir también que yo estuve en la Plaza de Mayo aquella Pascua de 1987 con decenas de miles de personas que fuimos en defensa de la democracia y de su gobierno, ante el alzamiento carapintada. Y que después de horas de permanecer allí, no me fui muy contento de haber escuchado de Alfonsín “la casa está en orden” y algunas expresiones casi de comprensión paternal hacia los golpistas, preludio de leyes exculpatorias.

De la economía, mejor no hablar mucho. En el gobierno de Alfonsín no hubo soluciones a los temas de fondo.

Pienso que el Pacto de Olivos fue una basura, pero calculo que Alfonsín estaba muy debilitado ante el patológicamente ambicioso Carlos Menem.

Rescato que un hombre que fue presidente de la República llevó luego hasta su muerte una vida austera, de lo más normal agregaría, si no fuera por el extraordinario contraste que marcó su sucesor en el cargo.

En suma, entre los más y los menos, me queda un balance personal positivo, y le rindo mi modesto homenaje.

Anuncios

Dengue, la batalla es contra el mosquito

30 marzo 2009

Me sumo a la difusión de información útil para frenar y derrotar la epidemia de dengue. Todo el que pueda, aprenda estas cosas y difunda.

La pelea decisiva es contra el mosquito. El dengue no se trasmite de persona a persona.

El mosquito vive en el agua clara, de aspecto limpio que se junta en gomas, tachos, floreros, tanques sin tapa, algibes, cacharros, chapas acanaladas, piscinas. Hasta una tapita de gaseosa o un caracol con agua de lluvia puede ser cuna de mosquitos. El agua depositada sobre lonas de camiones ha servido para llevar larvas de mosquito de una provincia a otras.

Por eso la consigna de “descacharrar”, o sea, a eliminar los cacharros con agua en cualquier rincón. Cambiar frecuentemente el agua de bebederos de animales. Tapar con plásticos los tanques abiertos y aljibes.

En las aguas turbias, de sumideros, charcos, zanjas, embalses se crían mosquitos pero de otras especies, no de la que trasmite el dengue (y también la fiebre amarilla).

El mosquito que trasmite el dengue pica sólo de día. Se puede dormir tranquilo respecto del riesgo de contagio.

Los síntomas de la enfermedad son una gripe muy fuerte, la peor que se haya tenido, con mucho dolor de huesos. Dura de cinco a nueve días. La enfermedad es más grave cuando las personas que ya la tuvieron se reinfectan.

Es apropiado usar repelentes pero a lo sumo cada 2 ó 3 horas y en dosis mínima. No hay que exagerar porque tienen piretrina y es toxica. No usar en bebés, a ellos hay que protegerlos con mosquiteros de tul. Se puede usar jugo de limón como repelente.

Pazar el lampazo una o dos veces por día con piretrinas (por ejemplo Kaotrina) diluida en el agua, es una buena medida preventiva, porque ahuyenta moscas y mosquitos, y no es tóxico para personas ni animales.

Los perros, gatos y otros animales domésticos no trasmiten la enfermedad, porque aunque los piquen los mosquitos, ellos no la contraen.

Nota: algunas de estas ideas fueron tomadas de un trabajo del doctor Severo Rennis, médico del hospital “4 de junio”, de Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco. (severorennis@yahoo.com.ar)

Mucho, mucho cine

29 marzo 2009

Sole, la infatigable crítica, no para. Devora cine y encima organiza un equipo de colaboradores para poder abarcar más aún. Pero sinceramente, la cantidad no me impresiona tanto como el hecho de que sea capaz de intercalar, entre sus comentarios de estrenos, una pieza única como Solaris. Aquí van sus recomendaciones:

  • La cara que mereces, de Miguel Gomes

Siete personajes, cuidando de un octavo que nunca debe ser despertado y cuyas reglas rigen la vida en la casa del bosque. Si bien los actores son todos hombres adultos, los personajes son claramente niños, y diría que esto es el elemento más interesante de la película. O el único elemento interesante (y nunca queda claro si estos personajes son reales o parte de la imaginación del durmiente). Quizás sea yo, pero esperaría que una película o bien me entretenga, o bien tenga algo para decir, o ambas cosas. Ésta entretiene apenas por momentos y no parece tener nada que decir. Flota una vaga idea sobre la madurez, de cómo a veces no maduramos al ritmo de nuestra edad biológica, pero el director nunca toma realmente una postura al respecto. Por si fuera poco, tenemos una breve introducción donde se nos presenta al personaje del hombre que “dormirá” durante el resto de la película (un tipo inmaduro, hipocondríaco, infiel y caprichoso). Al estilo musical hollywoodense … musical malo (por suerte es sólo la introducción). Algo decepcionante.

 

  • De la guerra, de Bertrand Bonello

Un protagonista que busca un propósito, un significado para sentirse vivo y un lugar casi surreal que le ofrece una solución. Pero para finalmente estar vivo primero deberá renunciar a la ilusión de necesitar un significado. Muchas veces durante la película nos preguntamos “¿a dónde va esto? ¿qué pretende decirme con aquello?”, pero finalmente nos daremos cuenta de que de eso se trata, de dejar de buscarle significado y vivir, de una vez por todas. Una película a veces incómoda no por lo que pasa sino porque no parece que vaya a ningún lado. Por momentos no queda muy claro si lo que vemos es real o sólo un sueño, o ambos. Sospecho ciertas referencias a la psicomagia de Jodorowski, sobre todo en los rituales de esta especie de retiro espiritual e iniciático casi del protagonista (si les gustó “El Topo”, vayan a verla). Muy recomendable.

 

  • Sita Sings the Blues (Sita canta blues), de Nina Paley

¿Porqué llorar por ese/a imbécil que nunca nos trató bien? Pues ésa es la pregunta que se hace la directora, a través de la historia de Rama y Sita, recurriendo por turnos a distintas técnicas de animación, muy bien logradas, y con el genial aporte de humor algo ácido de los tres narradores. El público de hecho no podrá evitar alguna risa comprensiva (del tipo “yo también fui así de estúpida/o”). Por otra parte, la historia autobiográfica que intercala la trama no hace mucho más que interrumpir, y en cierto momento aparece de la nada una especie de video mtv francamente prescindible (buena animación, sin embargo). Moderadamente recomendable. Si les gusta la animación, vayan a verla. Y también si acaban de cortar con ese idiota que nunca las trató bien.

 

  • Hansel y Gretel, de Yim Phil-Sung

Hansel y Gretel mataron a la bruja mala y ahora ellos ponen las reglas. Macabro cuento de hadas dado vuelta (aunque todas esas historias eran algo macabras en el fondo, ¿no?), y un protagonista que no encuentra la salida del bosque y debe volver una y otra vez a jugar con esos dulces niñitos. Otra confirmación de que el cine oriental (coreano, en este caso) aún conserva esa capacidad de asustar que occidente ha perdido (sólo esperemos que a hollywood no se le ocurra hacer una remake). Pero siempre creí que las pesadillas dan más miedo cuando no entendemos el porqué, así que las explicaciones (innecesarias, además) dadas hacia el final no favorecen. Lástima. Por lo demás, impecable. Recomendable, con reservas. 

  • The Hostage (El rehén), de Laila Pakálnina

Un terrorista obliga a aterrizar un avión en la capital de Letonia. ¿Thriller yanqui? Pues no. Porque el hecho es tan absurdo que resulta cómico. La cámara sigue, pasando de una cosa a la siguiente, las inesperadas cadenas de causa y efecto que genera, historias entrelazadas que finalmente confluyen en el punto de partida. Como un efecto mariposa cruzado con búmeran. Un agujero en un panal de abejas, una vaca que se escapa, un chico que, ya que está en Letonia, pide que le traigan una barra de chocolate local. Y un gato que recorre toda la película ajeno a todo. Suena bizarro, pero la verdad que termina siendo todo tan natural, y eso es lo más loco. Recomendable. 

 

  • Solaris, de Andrei Tarkovski

Señoras y señores, el BAFICI nos trae una verdadera joya este año. Antes que nada, una advertencia para aquellos acostumbrados a lo que es hoy el cine de ciencia ficción: Solaris de Tarkovski es una película lenta, densa, sin el más mínimo efecto especial y de hecho sin acción. No “pasa” nada. Y por más de dos horas. Dicho esto, es y será por mucho tiempo una obra maestra. Me resisto a usar la tan trillada expresión “drama psicológico”, pero es justamente eso, y llevado al extremo. Porque en definitiva, lo que más nos atemoriza no es otra cosa que nuestros propios sueños y deseos y remordimientos estén allí, hechos carne frente a nuestros propios ojos. Un tema común en el género, retomado por incontables películas en su mayoría olvidables (salvo honrosas excepciones: véase la reseña de Planeta Prohibido), pero que pocas veces dio semejante monstruo del cine. Simplemente imprescindible para los devotos de la ciencia-ficción.

  •  Coraline y la puerta secreta, de Henry Selick

¿Qué pasaría si Alicia pudiera pasar de un mundo al otro una y otra vez? ¿Y si finalmente tuviera que elegir en cuál quedarse … para siempre? Que la técnica de animación y los colores brillantes no los engañen, esta película tiene su lado oscuro. Y si no llega a darnos miedo, es sólo porque nos convencimos de que ya estamos grandes para tenerle miedo a la bruja mala de las historias de nuestra infancia … lo cual está por verse. Única crítica: el cierre le quita algo de tensión a la historia (aunque quizás eso sea algo bueno). Altamente recomendable.

  •  Inframundo, la rebelión de los licans, de Patrick Tatopoulos

Una estética “gótica” muy apropiada (liberada por suerte de la “onda Matrix” que infestaba las entregas anteriores de la saga), una historia no especialmente original pero que resulta en una película mucho más creíble que en sus antecesoras y una dirección que logra que, casi, vampiros y hombres lobo sean una excusa para contar una historia interesante, y no al revés, como suele suceder en el género. Al principio resulta medio meloso y algo sobreactuado (ay, Bill Nighy, a veces hasta tu personaje de inglés pretensioso resulta excesivo), pero toma ritmo después de los primeros veinte minutos. Ciertamente recomendable, para los amantes del género.

  • Cerezos en flor, de Doris Dörrie

Una pareja que se enfrenta a su decadencia física, encontrándose cara a cara con su propia fecha de caducidad en el mundo y tratando de dejar sus últimas demostraciones de cariño, mientras sus hijos están en esa época de nuestras vidas cuando todavía nos creemos importantes, ocupados y eternos. Con buenos diálogos y hermosas imágenes, una muy buena película. Recomendable.

  •  Vals con Bashir, de Ari Folman

La historia comienza cuando un ex combatiente de la guerra del Líbano busca a un amigo director de cine para contarle una pesadilla recurrente. El amigo le pregunta por qué lo llamó a él en vez de hacer un tratamiento psicológico y el ex soldado le contesta: “¿Es que el cine no puede ser terapéutico?” Desde la animación, y con formato de documental, la película busca mostrar lo que no queremos ni podemos ver, con una distancia que se irá acortando a medida que la podamos digerir. Excelente. 

  • La mamá y la puta, de Jean Eustache

Las trampas del amor libre, la soledad que se puede sentir a pesar de estar rodeado de gente y el aburrimiento que pueden provocar a veces las relaciones ocasionales. Se dice por ahí que este film provocó al menos dos suicidios, el de su director, supuestamente porque no era reconocido por la crítica (hay varias versiones al respecto) y el de la ex-novia del mismo, que después de estrenada la película, se reconoció en el personaje de la mamá y decidió terminar con su existencia. Aquí me pregunto: ¿es peor ser la mamá que la puta? Vea la película y elija su mejor personaje… y si se aburrió de uno u otro, no se haga problema, todavía se pueden cambiar figuritas. Recomendable.

Cuando el destino nos alcance, de Richard Fleischer.

Un mundo donde todo rastro de vida animal y vegetal ha desaparecido, la comida se convirtió en unas placas insulsas creadas artificialmente. Nada tiene buen sabor, salvo el Soylent Green que guarda un terrorífico secreto: está hecho de cadáveres. Una película ecologista de culto que, entre otras cosas, hizo famosa la frase: “It’s made out of people” (está hecho de gente). Recomendable.

  • Ocho citas, de Peris Romano y Rodrigo Sorogoyen

Distintas historias de pareja que tienen en común el ser únicas, mágicas y excepcionales, incluso cuando sale todo mal. Al comienzo de la película se dice: “si el amor es la respuesta ¿cuál es la pregunta?”. Aquí, en este ámbito donde muchas veces dudamos de la existencia del amor romántico, donde miramos con desconfianza a las parejas de besos con música de violines y casi diría que nos sentimos estafados con las promesas de amor eterno, nos cuesta dar vuelta la cámara para tratar de ver qué es eso que aparentemente llena el amor. Para creyentes y ateos. Recomendable.

  • Dune, de David lynch.

Cruza de Star Treck, Star Wars y Sissí Emperatriz con el sello indiscutible de David Lynch. A pesar de todas las versiones posteriores, nadie pudo vencer la original. Lo que me pareció más divertido, es la historia de lo que esta película pudo haber sido, y no fue. Resulta que en 1974 contrataron a Jodorowsky para llevar la novela a la pantalla y el genial y totalmente loco director, armó un grupo al que llamaba “los siete samurai” y que incluía a un grupo tan heterogéneo como Orson Wells, Salvador Dalí y Gloria Swanson. La música sería de Pink Floyd. Después de gastar 2 millones de dólares en pre-producción y con un guión que, de haber sido llevado a la pantalla hubiera resultado en 14 horas de película, Dalí y Jodorowsky se empezaron a pelar por cuestiones de dinero y el proyecto quedó en la nada. ¡Lo que hubiera dado por ver a Jodorowsky y Dalí juntos! Es como hacer real la ilusión infantil de ver la pelea entre Superman y Batman para ver quién es mas fuerte. 

El blog de Soledad Castro Virasoro: http://resenasdecinesyvida.blogspot.com.

 

¡Qué fiesta el Seleccionado!

28 marzo 2009

¡Qué lindo es ver a la Argentina jugar así! A la gente contenta, a los artistas premiados con aplausos y cariño. ¡Grande Diego! Le insuflaste un espíritu magnífico a los muchachos.

¿Se acuerdan el baile 6-0 a Serbia y Montenegro en Alemania 2006? ¡Qué gozo! Eran la mejor defensa de Europa, hasta ese día.

A uno siempre le queda la duda. ¿Podrá mantenerse este nivel, esta calidad de juego mostrada en el 4-0 ante la débil Venezuela cuando se dispute el Mundial en Sudáfrica el año que viene? De lo que no dudo es de que nos clasificamos.

¿Notaron que cuando hablamos de un triunfo es “nuestro” y en las derrotas pierden “ellos”? Jajajaja

Bueno, un parrafito para el caso Riquelme. Creo que no está bien llevar cartelitos en contra de él. Creo que debe mantenerse la puerta abierta para que ese gran jugador también puede integrar el Seleccionado.

Y ni hablar de los chiflidos a Verón. ¡Dejémonos de joder! ¿Nos tiramos contra los nuestros en el momento en que están peleándola?

Cinco buenas obras de teatro, a saber

27 marzo 2009

Soledad Castro Virasoro, la infatigable crítica, ahora con ayuda de joven equipo en formación, anda de teatro en teatro y da sus recomendaciones:

  • A puerta cerrada

El infierno es una habitación compartida con un par de extraños (o no) que no soportamos. Y con nosotros mismos (a quienes tampoco soportamos). Y no, no hay otra cosa … aunque roguemos por el fuego, los azotes y los demonios; lo que sea, pero no esto, no sólo esto. Y sin embargo, y como se trata de un texto de Sartre después de todo, el condenado puede elegir quedarse o irse. Y se queda. Elige su infierno (¿ecos del infierno de C.S. Lewis, quizás?). Una buena puesta y muy logradas actuaciones, fuertes cuando deben serlo, más sutiles cuando corresponde, y en conjunto haciendo hincapié en cierto sentido del humor absurdo que finalmente nos muestra que si estamos donde estamos es porque así lo quisimos, por mucho que nos hagamos las víctimas. Muy recomendable. (Sábados, Teatro del Artefacto, Sarandí 760)

  • Sabor a Freud

La pregunta que plantea la función es simplemente la pregunta sobre el objeto de transitar por el mundo hoy. Y es que la constante lucha entre la razón y la pasión queda resuelta en esa línea: “…el corazón tiene razones que la razón no entiende…”. Como la vida, termina en la muerte, en la muerte de la terapia que el sicoanálisis que, triunfante, cede, comparte y se aleja junto a la pasión a ritmo de bolero. Los personajes son espléndidos y la propuesta es muy divertida e interesante. Entre carcajadas es posible lograr cuestionarse acerca del dolor y el sufrimiento, de la infancia y el marido, del interminable juego del presente, el pasado y el futuro; donde el escenario de un consultorio sicoanalítico inunda el salón y nos envuelve en la lucha de personalidades que, aunque divididas, no son sino un sujeto rico, múltiple, lleno, pero a la vez indeterminado, ajeno a sí mismo… Definitivamente espectacular. Además de su calidad excepcional, es una experiencia supremamente cómoda y deliciosa. No se la puede perder. (Sábados, Boedo XXI, avenida Boedo 853)

  •  El amor de la estanciera

Picasso decía que había pasado toda su vida estudiando para aprender a pintar como un niño y algo parecido sucede con “El amor de la estanciera”. Para formar esta muestra hay que tomar la obra original de 1792, cortarla en pedacitos, sacar algunos de los personajes y darle el resto de la obra a actores de dos años. El resultado es mágico, con un ambiente de juego, descubrimiento, asombro continuo y origen desde donde, si nos animamos a participar, podremos construir algo bueno. Muy recomendable. (Viernes, Teatro Puerta Roja, Lavalle 3636)

  • Criminal

A partir de la pareja formada por un matrimonio, se desprende otra pareja, como si fueran la sombra de los primeros y que está formada por sus analistas. Como apenas grises siluetas de los personajes principales, los psicólogos viven de forma indirecta las vidas de sus pacientes, sin involucrarse y sin mancharse las manos de realidad. Una parodia del psicoanálisis que juega con el morbo de los profesionales y con la teoría de que quizás la vida pudiera ser más sencilla sin ellos. Recomendable (Sábados, Del Borde Espacio Teatral: Chile 630)

  • El pez en la Luna

Si les digo que la obra trata de una enferma terminal que espera su muerte y que es una comedia, más de uno me recomendará dejar las pastillitas de colores (o recordar tomarlas). Sin embargo, la historia está muy lejos de ser triste, ya que la teoría es que la vida se mantiene mientras tengamos ganas de jugar. Como si fuera una mamushka, la obra crea la mentira que cubre a la mentira, que cubre a la mentira de la mentira y luego hace el proceso inverso de una forma que una amiga llamaría “honesticida” (para describir la pulsión por decir la verdad, aunque eso sea poco conveniente para su existencia) y deja al descubierto todos los mecanismos del teatro. Con un despliegue de producción audiovisual importante, y un horario vespertino, es ideal para llevar a pre-adolescentes y jóvenes y acercarlos al mundo del teatro under (si no me creen, háganles ver el trailer y díganme qué les pareció). Recomendable. (Sábados,  Teatro Beckett Guardia Vieja 3556

 

 

El blog de Sole: http://resenasdecinesyvida.blogspot.com.

Vapuleada, la Su apela a viejos argumentos para cambiar de tema

26 marzo 2009

¡

Sinceramente no me la creo. Fotógrafos “sorprendieron” a Susana Giménez sin corpiño pasando un rato agradable con su novio, Jorge Rama.

 Claaaaaroooo. Si hasta podemos imaginar que le dijo: “¡Ay, que papelón Jorge. Me fotografiaron en lolas! Bueno, no me viene tan mal, así queda desmentido que estoy peleada con vos, y se ponen a hablar otra vez de que soy una auténtica sex symbol y se dejan de embromar con la pena de muerte, los derechos humanos y todas esas estupideces”.

Sí, debe ser todo casual. Y qué justo que la primicia la tuvo Gente, que por un evidente convenio con la Su, la pone en tapa un par de veces por año.

Andáaaaaaa…

Sensatez y sentimientos, en “la otra” farándula

25 marzo 2009

Buena idea de Página 12 del domingo. Consultó sobre la polémica que inició Susana “Pena de Muerte” Giménez a gente menos ruidosa y más reflexiva en el mundillo artístico. La misma idea la vi anoche en TN, en el programa “Palabras más, palabras menos”, de Tenenbaum y Zlotowiadzda. Van fragmentos de algunas respuestas a Página:

Hugo Arana, actor: “Yo quisiera ver por la calles más marchas por la seguridad del trabajo, por la seguridad del acceso a la salud de millones de personas, también por la seguridad a una educación. Quiero ver a miles en las calles reclamando por la seguridad de los niños que se están muriendo de hambre. De verdad, me encantaría ver esas marchas. Porque ésa es la profunda inseguridad que hoy sufrimos”.

León Gieco, músico: “Tengo la impresión de que ni Susana Giménez ni ninguno de los que han salido a hablar ‘a favor’ de este tipo de castigos saben lo que son. En el fondo, hablan desde el deseo de tomar justicia por mano propia. El inconveniente es que si entrás en el ‘ojo por ojo’, te ponés a la altura de los asesinos (…) Susana dijo que había que mandar a los chicos a la colimba para que no entren en el paco y no estén en la calle. ¡Como si el Ejército fuera una familia o un centro de atención al adicto!”

Adrián Paenza, matemático, periodista, conductor: “Sé que cuando alguien sufre una pérdida de un ser querido o es víctima de un hecho violento, la reacción primaria que surge es la de tomar venganza. Sin embargo, justamente nos diferenciamos de los animales porque somos racionales. El raciocinio es el garante de la conservación de la vida social de los seres humanos. Así como hay una marcha de la pena de muerte, yo iniciaría una marcha silenciosa a favor de la Justicia”.

Pepe Soriano, actor: “He sufrido cuatro asaltos y estoy en contra de la pena de muerte. Por lo demás, todo esto tiene cierto tufillo a malestar político y a modos de discutir en los que primero se descalifica y después se debate (…) Bajemos los decibeles de la crispación, y dediquémonos a usar la cabeza, porque si todos nos perdemos en el griterío es más fácil que nos distraigan de los problemas fundamentales del país”.

Miguel Cantilo, músico: “La pena de muerte es una cosa superada por la civilización. (…) Es penoso que las arengas de una conductora de tele sean utlizadas para llevar adelante una lucha de poder”.

Alejandro Dolina, escritor, músico, conductor: “Debatir esto es como debatir la esclavitud. Hay -y esto es lo más grave- un resurgimiento de ideologías que parecían superadas y que persisten en sectores privilegiados. Son personas que están aisladas de la realidasd social y se resisten a comprender que hay temas que han sido pensados antes. Exhiben una especie de ingenuidad moral que los impulsa a expresar lo primero que se les ocurre bajo la forma de un eslogan del tipo ‘el que mata tiene que morir’ o ‘la pena de muerte ya la instauraron los ladrones’. Esto coincide con un renacer de las derechas y de formas violentas de concebir la sociedad, que llegan acompañadas por modos curiosamente liberales de entener la economía: por un lado se reclama libertad para enriquecerse sin límites y por otro se pide mano dura ante los resultados de una sociedad perturbada. Las grandes desigualdades son saludadas con alegría, hasta que molestan”.

María Laura Avignolo (periodista): “Estamos ante uno de esos temas que ya no se discuten en el mundo. Aquellos estados que aplican la pena capital no tienen menos delitos (…) Mejor haríamos en estudiar qué han hecho las sociedades en las que el delito registra mejores índices”.

Roberto Carnaghi, actor: “No se va a acabar con más policía, ni con más violencia (de paso me pregunto: ¿por qué no pidió la pena de muerte para los torturadores de la Dictadura?) En síntesis: acá hay un problema de pobreza, de educación y de un modelo de país que no terminamos de definir: mientras no logremos integrar esos ejes sin mediación de las balas, el clima de conflicto seguirá. La vida tiene que ver con un proyecto, y tenemos que ofrecer proyectos a aquellos pibes que no los tienen”.

Jorge Marrale, actor: “Quienes piensan en atacar la consecuencia, los casos policiales, y no hacen foco en el origen, en las causas de estos hechos, confunden el debate. Por supuesto que nos duele el nivel de violencia. Hay que analizar cómo se construyó este país en los últimos 25 años para comprender cómo se llegó a este estado de cosas. La solución no es ‘muerto el perro, muerta la rabia’: tenemos que acortar la brecha social y económica, yser mejors personas para vivir en otras condiciones”.

Susana Rinaldi, cantante: “Yo creía que el debate sobre la pena de muerte era algo perimido en la cabeza de la gente que piensa. Y sigo creyendo en una sociedad menos infantil que la que compra este tipo de discursos”.

(Versiones completas y de otras personas en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-121938-2009-03-22.html )