Murió Mario Benedetti, poeta

Murió Mario Benedetti, poeta. El autor de La Tregua, que vimos hecha película;  de “Vamos juntos” y “Te quiero“, que le escuchamos a Nacha Guevara, y “El Sur también existe” y “Una mujer desnuda y en lo oscuro“, que canta Joan Manuel Serrat, y coprotagonista con Daniel Viglietti de aquellos memorables recitales de canciones y poemas en que tan bien combinan el amor y las utopías.

Cuando me enteré de la noticia pensé en poner aquí un poema suyo y no sabía cuál elegir. Le pregunté a Cecilia, mi esposa, y me llegó un mensaje de mi amiga Josefa, y llamativamente ambas, que han leído más poesía que yo, eligieron el mismo. Aquí está:

No te salves

 No te quedes inmóvil

  al borde del camino,

  no congeles el júbilo,

  no quieras con desgana,

  no te salves ahora ni nunca.

  No te salves.

  No te llenes de calma,

  no reserves del mundo

  sólo un rincón tranquilo,

  no dejes caer los párpados

  pesados como juicios,

  no te quedes sin labios,

  no te duermas sin sueño,

  no te pienses sin sangre,

  no te juzgues sin tiempo.

  Pero si, pese a todo,

  no puedes evitarlo;

  y congelas el júbilo,

  y quieres con desgana,

  y te salvas ahora,

  y te llenas de calma,

  y reservas del mundo

  sólo un rincón tranquilo,

  y dejas caer los párpados

  pesados como juicios,

  y te secas sin labios,

  y te duermes sin sueño,

  y te piensas sin sangre,

  y te juzgas sin tiempo,

  y te quedas inmóvil

  al borde del camino,

  y te salvas;  entonces

no te quedes conmigo.

Anuncios
Explore posts in the same categories: La rata de biblioteca (y el geek)

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Murió Mario Benedetti, poeta”

  1. Silvia Says:

    Memorable.
    Te envío uno que me gusta especialmente a mí.
    Mario Benedetti

    Defensa de la alegría

    Defender la alegría como una trinchera
    defenderla del escándalo y la rutina
    de la miseria y los miserables
    de las ausencias transitorias
    y las definitivas

    defender la alegría como un principio
    defenderla del pasmo y las pesadillas
    de los neutrales y de los neutrones
    de las dulces infamias
    y los graves diagnósticos

    defender la alegría como una bandera
    defenderla del rayo y la melancolía
    de los ingenuos y de los canallas
    de la retórica y los paros cardiacos
    de las endemias y las academias

    defender la alegría como un destino
    defenderla del fuego y de los bomberos
    de los suicidas y los homicidas
    de las vacaciones y del agobio
    de la obligación de estar alegres

    defender la alegría como una certeza
    defenderla del óxido y la roña
    de la famosa pátina del tiempo
    del relente y del oportunismo
    de los proxenetas de la risa

    defender la alegría como un derecho
    defenderla de dios y del invierno
    de las mayúsculas y de la muerte
    de los apellidos y las lástimas
    del azar
    y también de la alegría.

  2. nidia Says:

    yo elegi esta….
    Chau número tres

    Te dejo con tu vida
    tu trabajo
    tu gente
    con tus puestas de sol
    y tus amaneceres.

    Sembrando tu confianza
    te dejo junto al mundo
    derrotando imposibles
    segura sin seguro.

    Te dejo frente al mar
    descifrándote sola
    sin mi pregunta a ciegas
    sin mi respuesta rota.

    Te dejo sin mis dudas
    pobres y malheridas
    sin mis inmadureces
    sin mi veteranía.

    Pero tampoco creas
    a pie juntillas todo
    no creas nunca creas
    este falso abandono.

    Estaré donde menos
    lo esperes
    por ejemplo
    en un árbol añoso
    de oscuros cabeceos.

    Estaré en un lejano
    horizonte sin horas
    en la huella del tacto
    en tu sombra y mi sombra.

    Estaré repartido
    en cuatro o cinco pibes
    de esos que vos mirás
    y enseguida te siguen.

    Y ojalá pueda estar
    de tu sueño en la red
    esperando tus ojos
    y mirándote.

  3. Queima Says:

    Me gustó esta síntesis:
    Poeta, escritor y periodista, el uruguayo Mario Benedetti es un prolífico exponente de la literatura uruguaya y parte de la llamada Generación del 45, escribió: “Cuando me entierren / por favor no se olviden / de mi bolígrafo”.

    Autor de más de 80 libros de poesía, novela, cuento, ensayo y teatro, Benedetti fue creador de historias y personajes entrañables y también un prolífero intelectual, considerado el verdadero cronista de Montevideo y de su tiempo. Antes de ser escritor, también fue periodista.
    Casi toda su obra poética está reunida en ‘Inventario’, libro publicado por primera vez en 1963. En sus novelas Benedetti explora la naturaleza humana y retrata a la clase media, en particular a los burócratas, y en muchas ocasiones no elude ni disimula su compromiso político con los movimientos de izquierda. Entre sus novelas destacan ‘La Tregua’ (1960), ‘Gracias por el fuego’ (1965), ‘El cumpleaños de Juan Ángel’ (1971, escrita en verso), ‘Primavera con una esquina rota’ (1982), ‘La borra del café’ (1992) y ‘Andamios’ (1996).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: