Cinco pelis, incluidas tres buenas nacionales

Las recomendaciones de Sole, mi infatigable crítica, y su equipo, abarcan esta vez cinco películas, incluidas tres nacionales imperdibles. Hay más reseñas en su blog: http://resenasdecineyvida.blogspot.com

  • Si el viento mueve la arena, de Marion Hänsel

Una familia cruzando el desierto en busca de agua, perdiendo paso a paso lo poco que tienen, pero con la certeza de que no deben detenerse, no deben parar, jamás, pase lo que pase. Porque todo lo demás, la inseguridad, la guerra, las diferencias políticas, ideológicas, religiosas, incluso el amor o el odio, resulta irrelevante. Una historia bien contada, no diría dura (y creo que es intencional que evite serlo) pero triste, muy triste. Sí, ciertamente una película europea para un público europeo (u “occidental”, aunque la palabra no tiene mucho sentido, realmente). Algunos podrían argumentar que la fotografía, el idioma, el dialogo, incluso el vestuario resultan demasiado cuidadas, demasiado “limpias”, y rayando a veces el cliché. Creo, sin embargo, que son elecciones lamentablemente necesarias para hacer llegar a ese público ese mensaje, pues de otro modo no lo captarían, no significaría gran cosa para ellos. Y cuidado, no cometamos el error de “extranjerizar” esta película. El contexto no es lo que importa. “¿Hay mucha gente atravesando el desierto?” pregunta la niña al padre, “Miles” “¿Y por qué no las vemos?” “El desierto es grande, muy grande”. Y a aquéllos que hoy publican sus cartas de lectores en La Nación quejándose de que los cartoneros se le instalan en la plaza de la vuelta, o que ven como progreso que se inaugure un nuevo shopping top en el barrio: ¿qué les hace pensar que están tan lejos de esto? No sean tan estúpidos, por favor. Muy recomendable.

  • Berlín-Buenos Aires. Las lágrimas de mi madre, de Alejandro Cárdenas Amelio

Ésta es una de las tantas historias de exilio durante la última dictadura militar argentina. Un matrimonio con su hijo se ven forzados a exiliarse en Berlín. La película hace foco en las relaciones personales familiares y con los personajes con los que la familia convive en un loft. El narrador es el niño, cuando ya no es niño, que cuenta sus recuerdos, desde el punto de vista de los hijos, de aquéllos que nos vimos afectados por la dictadura militar pero que, a la vez, nunca podemos terminar de ser parte de esa historia de la que no fuimos protagonistas. Berlín-Buenos Aires… es una historia verdaderamente conmovedora. Es una historia de utopías, esperanzas, frustraciones, ausencias, amores y desamores. Muy recomendable.

  • El lector, de Stephen Daldry

Berlín. Un joven de 15 años se enamora de una mujer. Esta mujer es extraña pero es su primer amor, un amor que lo marcará para toda la vida. Cuando decidí ir a ver la película yo ya conocía el pasado del personaje de Hanna, ya sabía el por qué de su extrañeza, de su desamor y de su aparente deshumanización. No voy a contar cuál es el pasado de este personaje por si algún/a lector/a aún no lo sabe. Me hubiera gustado enterarme en el transcurrir de la película pero, como suele pasar con las películas ganadoras del Oscar, es difícil no conocer la trama de antemano. Se trata de un amor intenso, de un amor que es capaz de perdonar hasta lo impensable, que acompaña a Michael toda su vida. Lleno de contradicciones y sin maniqueísmos. Muy recomendable (tan recomendable como fuerte y triste).

  • El silencio de Lorna, de Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne

Y lo volvieron a hacer. Los hermanos Dardenne una vez más nos enfrentan a dilemas éticos y cotidianos, no porque nos ocurran todos los días a todos, sino porque están siempre sucediendo aquí y allá. Estos hermanos directores ya lo hicieron en El Hijo y en El Niño que, de paso, les propongo que las vayan consiguiendo para ver y disfrutar. A quienes ya las vieron les advierto que El Silencio de Lorna tiene un ritmo más lento, no apta para trasnoche, si uno madrugó. Eso no quita que a cada rato el guión nos sorprenda con algún giro inesperado que hace sigamos la historia con atención. A Lorna – con una excelente y sobria interpretación – pareciera no importarle nada de lo que pasa y sin embargo su silencio y su aparente indiferencia nos muestran facetas profundamente humanas en situaciones de disyuntivas constantes. No tenemos muy seguido en los cines la posibilidad de sentarnos a reflexionar sobre la condición humana y, si bien tal vez no sea ésta su mejor película, no dejemos pasar la oportunidad que nuevamente nos dan estos hermanos para hacerlo. Recomendable

  • La sangre brota, de Pablo Fendrik

Quienes vimos El Asaltante, la primera película de Pablo Fendrik, es posible que vayamos a ver su segundo largo con demasiada expectativa. Es que los 56 minutos de aquel film no tienen desperdicio. Tal vez entonces, la primera recomendación sería invertir el orden y ver primero La Sangre Brota. De esa forma evitamos esa máxima, que muchas veces se cumple, sobre las expectativas previas y su relación con nuestro disfrute posterior. Lo que me parece que falla un poco en esta peli es una suerte de dispersión de historias que no contribuye a la credibilidad. Sumado a que ciertos desenlaces parecerían forzados, uno puede salir del cine descreyendo de su verosimilitud. Igualmente quiero decir que no alcanzan estos errores para dejar de recomendarla. Hay muy buenas actuaciones, climas muy bien logrados y situaciones de tensión que vale la pena descubrir. Recomendable

  • Días de mayo, de Gustavo Postiglione

“La era está pariendo un corazón, no puede más, se muere de dolor y hay que acudir corriendo pues se cae el porvenir, en cualquier selva del mundo, en cualquier calle…”
Me dispongo a hacer la reseña de esta conmovedora película y vuelvo a sentir el nudo en la garganta que sentía cuando salí de la sala. ¿Cómo se vive en tiempos de represión? ¿Existe el escepticismo? ¿Y la militancia full time? ¿Cuáles son las certezas? ¿Es posible amar sin que el contexto haga mella en los sentimientos? ¿Qué es amar cuando la vida corre peligro? ¿Cómo se cuida a la persona amada?… Éstas son algunas de las preguntas nos quedan dando vueltas en la cabeza después de ver esta película. Una estudiante de filosofía y teatro, un fotógrafo, un obrero y un músico se cruzan en el contexto del Rosariazo, huyendo de la represión. A partir de ese momento sus vidas cambian. Se trata de un momento de mucha movilización y, a la vez, de mucha represión en el que todos los jóvenes parecen tener que tener certezas, utopías que permitan pensar una salida a la sociedad que los oprime. Sin embargo, los personajes de Días de Mayo tienen incertidumbres, diferencias, dudas y, por supuesto, utopías y también, sentimientos. Me gustaron mucho la elección por el blanco y negro y la música

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gente que disfruta

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: