Protesto por la anulación de multas de tránsito

A ver si entendemos: ni el crimen, ni las gripes, ni el dengue ni ninguna otra enfermedad matan tanto como las barbaridades que se hacen manejando.

¡¿Está claro?!  El mayor problema de seguridad en la Argentina es el tránsito.

Según la estadística de la muy respetable Asociación Luchemos por la Vida (www.luchemos.org.ar) en 2009 el promedio subió a 22 muertos por día, 660 por mes. En los primeros cuatro meses de 2009, solo en la provincia de Buenos Aires hubo 1008 muertos. ¡Se entiende! Más de mil muertos en cuatro meses sólo en territorio bonaerense.

Bien, en ese contexto, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, perdonó a 1.277.772 infracciones de tránsito, excesos de velocidad en las rutas a la Costa cometidos el pasado verano, en las que justamente esta temporada, gracias a ese trabajo de control, hubo “apenas” 200 accidentes con 13 muertos. Y Scioli tira eso por la borda posiblemente con fines electoralistas como hacen los peores políticos, los más dañinos para la sociedad. Y conste que yo soy de los que apoyan el modelo socioeconómico que sostiene el actual gobierno nacional.

La decisión es más grave aún porque según explicó  el gobierno provincial, hacer caso omiso del límite de velocidad es una conducta generalizada .

Hubo esta canditad de infracciones, pero en rigor, según análisis de la información que captaron los radares, 80 por ciento de los  vehículos que viajaron a al costa violaron los máximos. ¡80 por ciento! Sólo a una parte se les hizo multa, y ahora los perdonan.

Efectos de la decisión de Daniel Scioli:

– El que respetó los límites por temor a la multa, ahora dice: “El año que viene corro, si después no pasa nada”.

– El que corrió pero no lo pescaron, ahora dice: “No pasó nada, pero si me hubieras pescado, tampoco. Sigo así que está todo bien”.

– El que fue multado, ahora dice: Ja, ja, ja, ja, ja. El año que viene corro de nuevo. No pasa nada.

– El policía que hizo multas, ahora dice: “Para qué laburé y puse la cara, y me aguanté los insultos por lo bajo de los infractores y resistí las coimas… Al final soy el boludo de la película”.

– El policía que aceptó coimas y no hizo multas, ahora dice: “vieron, yo me beneficié ilegalmente pero por lo menos el infractor tuvo un costo”.

– El que no corrió por cuidarse a él y su familia y por evitar accidentes que pudieran lastimar a otros. Éste es el único que va a seguir igual, y el único que no necesitaba la intervención del estado. Todos los demás sí la necesitan y la decisión de Scioli hace que esa intervención tenga el efecto contrario.

Vean lo que dijo Eduarto Bertotti, presidente del Instituto de Seguridad Vial:

“Este tipo de decisiones unilaterales del poder provoca entre los infractores una sensasción de impunidad. Porque no son faltas leves: hablamos de exceso de velocidad que pone en riesgo a terceros. Hay que revisar estas medidas porque resulta un mensaje contradictorio. La condonación de multas es una mala noticias que no ayuda”.

Así lo comentó la colega Diana Baccaro en Clarín:

“La autovía 2 es la vidriera de una cultura. Es un espejo para mirar y ser mirado. Impunidad, omnipotencia y desapego a las normas es la imagen devuelta cada verano por los excesos de volocidad, los cambios bruscos de carril, las charlas por celular y los mates que van y vienen de un asiento al otro en las rutas que van a la Costa. Según las estadísticas, el 70% de los choques se produce en rectas, sobre pavimento seco y de día, lo que ayuda a determinar que la imprudencia es la principal causa de los accidentes. ¿Cómo habría que llamar a los casi 250 mil conductores que superaron este verano en más de 60 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida en esas rutas? Sin normas que se hagan cumplir, la fatalidad seguirá siendo el nombre que se le da a los errores humanos cuando llega la hora del castigo. Y el perdón será sólo un analgésico más al dolor de esta cultura”.

Esto lo dijo el campeón de TC y TC 2000 Juan María Traverso después de un paseo por la autovía 2:

“Los argentinos en general tienen habilidad para manejar y les gusta. Pero manejan mal porque no respetan la ley. A mí me sorprende la naturalidad con la que la gente comete maniobras peligrosas permanentemente, todo el tiempo. La realidad es que en la mayoría de los casos se trata de una imprudencia o una distracción del que maneja (…) Lamentablemente en este viaje, y en tantos otros, he visto maniobras espantosas”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Protesto por la anulación de multas de tránsito”

  1. Queima Says:

    Aquí está la posición de Luchemos por la Vida:

    ATRÁS CON LAS MULTAS BONAERENSES:
    ADELANTE CON LAS MUERTES EN LAS RUTAS

    La decisión del Gobierno bonaerense de condonar las multas a 1.277.772 infractores detectados por los 45 radares instalados en los corredores viales de la Costa Atlántica durante la temporada estival, da por tierra con la declarada intención de controlar y sancionar para aumentar la seguridad vial. El 1º de enero pasado, después de casi 10 años, volvieron los radares a los caminos de la provincia de Buenos Aires. Se ubicaron 25 equipos fijos y 20 móviles. Detectaron que el 80% de los automovilistas superó las velocidades máximas permitidas. Sin embargo, aquéllos que fueron multados ahora son perdonados.

    Los controles resultan efectivos cuando cumplen una condición: que el conjunto mayoritario de la población esté convencida de que, en caso de cometer una infracción, será “muy probablemente” sancionado. En esto radica el efecto preventivo de las medidas. Cuando el transgresor comprende que lo beneficia “personalmente” más respetar las reglas que no hacerlo, cambia de comportamiento. Cuando el Estado sostiene su aplicación justa, continua y sin excepciones, reafirma el valor “social” de la medida, contribuyendo a su afianzamiento como hábito y su generalización.

    Con esta decisión, las autoridades bonaerenses demuestran que no saben o no quieren saber cuál es el objetivo de hacer cumplir la ley: desalentar los comportamientos de riesgo que ponen en vilo la vida de todos.

    Y la próxima temporada es probable que sean más del 80% los automovilistas transgresores, en la certeza de que hagan lo que hagan habrá un “perdón”: ¡y más muertes!

    Tal vez, para las autoridades, 200 accidentes y al menos 13 muertos, oficialmente reconocidos, sean un verdadero éxito de seguridad vial.

    Lic. María Cristina Isoba
    Directora de Investigación y Educación Vial
    Luchemos por la Vida


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: