Decir “malas prácticas” sería muy indulgente en el caso de algunos periodistas

Hoy quiero pedir que no se generalice respecto de los periodistas, aunque no culparía a nadie si lo hiciera porque hay algunos… Pero les aseguro que hay un segmento muy importante en esta profesión que labura con honesto esfuerzo por servir a la sociedad, por ser útil, y que siente una genuina vergüenza por las barbaridades y bajezas -hablar solo de malas prácticas sería hacerles precio- en que incurren algunos colegas o supuestos colegas. 

Doy algunos ejemplos frescos, que repruebo con todas mis energías:

1. La semana pasada un nene llevó un arma a la escuela, en Berazategui.  Bueno, el notero de un canal le hizo una entrevista que salió al aire con apenas una tira negra para disimular la identidad: “¿Te arrepentiste?”, “¿Sabés qué hiciste mal?”, “¿Por qué te gusta el boxeo?”. El canal C5N dio el nombre de pila y el grado.

 ¡Atención! ¡Estamos hablando de un niño! Le ley dice que no puede difundirse la identidad ni ningún dato identificatorio (ni el apodo, por ejemplo) de un menor que esté en algún tipo de riesgo social. Y este reportero le pone la cámara en la cara, con la tirita negra que en realidad más que proteger el nene la pusieron allí para defenderse si hay un juicio. Fue una enorme irresponsabilidad.

 2.  Para el programa CQC. Un hombre vestido de cura quiso alojarse en un hotel con un niño; pidió preservativos y el conserje los echó; la producción del programa tuvo que pedir disculpas. Bueno, en realidad, yo no llamo a esto periodismo, pero lo pongo porque alguna gente lo confunde.

3. Romina Campo es la chica de La Pampa herida en la trágica avalancha que hubo en Machu Picchu. Doblemente herida, en cuerpo y alma. Ella estaba en una carpa con su amiga Lucía, a quien el alud mató. En medio de esa situación tremenda, miren lo que les pasó, según relató ella misma en una carta:

“… la prensa consigue mi teléfono, un cronista del diario La Nación de Argentina me entrevista a través de un engaño. Me dice que es personal del consulado y necesita todos los datos de lo que pasó, que los mismos van a ser grabados. Distintos medios comienzan a llamar a la clínica para que les de una entrevista. Al escuchar la información errónea que estaba saliendo al aire por TN, me veo obligada a salir a dar una nota y aclarar cómo ocurrieron las cosas. Luego, recibo un nuevo llamado de la persona con quien había hablado por primera vez, creyendo que se trataba del funcionario del consulado. En esa oportunidad me doy cuenta de que se trata en realidad de un cronista de La Nación y no de un funcionario del gobierno argentino. Ahí decido no otorgar ninguna otra información”.

El periodista de La Nación cometió un engaño, una bajeza. La nota completa de Romina está en http://www.diariotextual.com/index.php?option=com_content&view=article&id=6089:romina-campo-y-el-peor-viaje-de-su-vida-en-machu-picchu-qlas-autoridades-peruanas-brillaron-por-su-ausenciaq&catid=58:sociedad&Itemid=181.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Nobleperiodismo/putaprensa

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Decir “malas prácticas” sería muy indulgente en el caso de algunos periodistas”

  1. Perico Says:

    Queima:
    El día que haya mala praxis para el periodismo, más de uno dejará este oficio, y el resto tendremos que cuidarnos para no caer en imbecilidades como las tres que relatas.

  2. Queima Says:

    El periodista de La Nación José María Costa contradijo la denuncia de Romina Campo.
    Declaró a que obtuvo el teléfono de un funcionario diplomático, sin saber exactamente de cuál de los turistas varados por el alud se trataba.
    Costa aseguró que se presentó a Romina Campo por su nombre, dijo ser periodista de La Nación y preguntó si podía hacer una entrevista grabada. Campo, que estaba en la clínica privada Cima, accedió y él quedó en llamarla de nuevo cuando preparara el equipo.
    Volvió a comunicarse e hizo una entrevista de más de 16 minutos, en la que Campo relató los hechos. El periodista tiene la grabación para demostrar que nunca se hizo pasar por un funcionario consular.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: