Archivo para mayo 2010

Otro acto terrorista de Israel

31 mayo 2010

El ataque en aguas internacionales del Mar Mediterráneo a la flotilla humanitaria civil que llevaba ayuda a los desesperados habitantes de la Franja de Gaza, sometidos a un bloqueo genocida, fue otro acto terrorista de Israel.

El primer responsable es por supuesto el gobierno fascista del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Pero también cargarán en sus conciencias por la sangre otra vez derramada los ciudadanos israelíes que lo votaron y lo aplauden, las organizaciones judías de todo el mundo que lo apoyan con honrosísimas excepciones, y los Estados Unidos, que lo sostienen y lo defienden al punto de impedir la condena de esta barbaridad en el Consejo de Seguridad de la ONU y oponerse a una investigación independiente del sangriento episodio.

El gobierno israelí, en su cinismo, llega al colmo de decir que los soldados que con gran apoyo de medios militares ofensivos irrumpieron armados hasta los dientes en un convoy humanitario civil y pacífico, “mataron para defenderse”.  Perverso argumento para justificar la masacre de quienes se defendían con lo que tenían a mano ante el ataque de un comando de asesinos de elite.

Reproduzco el comunicado del gobierno de la Argentina, mucho más digno y explícito que Barack Obama apenas lamentando las muertes:

EL GOBIERNO ARGENTINO CONDENA ATAQUE ISRAELÍ

El Gobierno argentino condena el ataque perpetrado en aguas internacionales por fuerzas israelíes contra el barco de bandera turca “Fleet of Freedom”, que transportaba ayuda humanitaria para la Franja de Gaza.

La República Argentina lamenta profundamente la pérdida de vidas humanas producida en este episodio y efectúa un llamado a que se lleve a cabo una completa y exhaustiva investigación de los hechos ocurridos.

 La Argentina hace un enérgico llamado al cese inmediato de actos de violencia que agravan la situación en el Medio Oriente, y al levantamiento del bloqueo a la población de Gaza, permitiendo la libre circulación de las personas y el ingreso de ayuda humanitaria a la región.

 La Argentina urge a la estricta observancia del derecho internacional humanitario y de las resoluciones de las Naciones Unidas conducentes a lograr una paz justa y duradera en la región.

Buenos Aires, 31 de mayo de 2010

Teatro y cine, recomendado por la Sole

30 mayo 2010

Las recomendaciones de la semana de mi incansable crítica, Soledad Castro Virasoro, y su equipo, seleccionadas por Martín Pérez Rivas del caudal de Reseñas (http://resenasdecineyvida.blogspot.com):

Hernanito, pieza esquizo-industrial (teatro)

Empezando de nuevo. Una empresa, una pequeña fábrica de importantísimas piezas hará salir adelante a nuestro país y con él a sus inversores, salvándolos, dando la redención. Bah, o no.

Un patrón más maniático que de costumbre, un obrero sumiso hasta por ahí nomás, como Dios manda. Y todo lo que ya no está pero está más que nunca.

Lo reprimido, lo que nos pudre por dentro, angustias con telarañas que no se nos desprenden, el pasado habla, los muñecos también. Y si no lo escuchamos, nos puede hacer callar.

Excelente. Muy muy recomendable.

Dramaturgia y dirección: Alejandro Acobino
Elenco: Rodolfo Demarco y Fernando Gonet
Teatro: NoAvestruz, Humboldt 1857, reservas 4777-6956
Funciones: lunes 21hs
Localidades: $30, estudiantes y jubilados $25

Zenitram (cine)

Un futuro sombrío. Lo peor del pasado, potenciado. Algunos resistentes que se enfrentan a las corporaciones de siempre. Mucha injusticia. Y un superhéroe porteño: un pibe de la Villa 31. Todo eso para redondear una comedia riesgosa que podría haber caído en la parodia chabacana o el grotesco exagerado. Sin embargo sale airosa sin pretensiones de superproducción ni parodia bizarra. Una buena película de humor, para verla un par de veces y encontrarle más de una lectura. Un héroe solitario pero que, cual Eternauta, necesita de lo colectivo y de la experiencia histórica de sus mayores para darse cuenta a quién seguir.

Con un elenco que encontró el tono justo y una ambientación futurista que no necesita de extravagancias tecnológicas, es una película de época. De esta época, en la que de la mano de Capusotto el humor suma esa mirada profunda, irónica y política.

Muy recomendable

Director: Luis Barone
Elenco: Juan Minujín, Luis Luque, Jordi Mollá, Daniel Fanego, Steven Bauer, Verónica Sánchez y Jorge Rulli

Las inundaciones en Buenos Aires no son fortuitas sino provocadas

28 mayo 2010

Encontré este interesantísimo artículo de Osvaldo Guerrica Echevarría (guerricaechevarria@gmail.com) de la Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos (Apevu). Me abrió los ojos. Vean si no:

Las inundaciones en la Ciudad de Buenos Aires son provocadas

Cuando la ocupación del territorio entra en colisión con la condición natural, sus consecuencias no son gratuitas.

Buenos Aires se inunda ante cada lluvia copiosa. La ciudad colapsa y miles de vehículos quedan imposibilitados de seguir su camino, cientos quedan flotando, las cámaras transformadoras de corriente eléctrica quedan anuladas, miles de vecinos quedan sin electricidad, hay calles que se convierten en ríos. La ciudad se paraliza. Los funcionarios dicen que eso se debe a las maldades de la madre naturaleza, a que los vecinos sacan la basura fuera de hora o que los adversarios políticos se dedican a tapar lo sumideros para provocar el caos. Por su parte, algunos de esos adversarios políticos aventuran que el oficialismo no ha hecho todas las inversiones necesarias en infraestructura y que no se ha cumplido con las megaobras proyectadas para acabar con “el flagelo de las inundaciones”.

La realidad es que los vecinos y circunstanciales ocupantes de la ciudad somos convidados de piedra ante un escenario preparado para que se produzcan esas inundaciones. Los funcionarios y los “emprendedores” inmobiliarios lo vienen preparando desde hace muchos años; los vecinos, desde entonces, estamos tratando de pararlos. ¿Qué ha sucedido en Buenos Aires en los últimos 50, 60 años para que cada vez sean más graves las consecuencias provocadas por una lluvia copiosa? Sucedió lo siguiente:

1- Se prolongó hasta en casi 1.000 m de su lugar original (caso Arroyo Maldonado) la desembocadura de los cinco arroyos que desaguan sobre el estuario del Plata. Los arroyos de llanura, como los que atraviesan la ciudad de Buenos Aires, y que entubados han sido convertidos en pluvioductos, tienen muy poca pendiente y por lo tanto poca velocidad de escurrimiento. Si alegremente se prolonga su desembocadura con rellenos sobre la costa, el escurrimiento de las aguas se retarda sensiblemente (a mayor alejamiento de la costa original, mayor tiempo de desagote de los conductos). La costa de la ciudad ha sido rellenada históricamente en una superficie que casi llega a los 40 km2, con la consecuente prolongación de la desembocadura de los arroyos que comentábamos anteriormente. Este tipo de tareas continúa en la actualidad para ejecutar las obras de ampliación del Aeroparque Jorge Newbery, ejecutadas de facto y fuera de normativa. La red cloacal está colapsada desde hace más de veinte años y no existen plantas de tratamiento de efluentes; los conductos de desagote pluvial que conducen hacia los arroyos entubados, quienes finalmente desaguan en el estuario, transportan también basura, líquidos cloacales y efluentes industriales no tratados, ocupando una parte significativa de su sección útil. Esto hace que no sólo se reduzca la posibilidad de evacuación rápida de las aguas de lluvia, sino que estos líquidos altamente contaminantes, descarguen “en crudo” en nuestro ya poluido estuario.

2- Durante el siglo XX se redujo la cantidad de espacios verdes públicos en más de 50 hectáreas. Esto, además de ser un perjuicio directo a la población porque se le eliminó la posibilidad de su disfrute, se constituyó en una sensible pérdida de superficie absorbente. Al mismo tiempo, la puesta en valor de más de cincuenta plazas porteñas entre 2005 y 2007, resultó en una disminución de aproximadamente un 30% de su superficie absorbente debido a la construcción de caminos y veredones de solado rígido que reemplazaron a los antiguos senderos de granza (dislate que también contribuyó a aumentar la temperatura ambiente). En el transcurso de los años 2008 y 2009, la actual administración siguió impermeabilizando terrenos absorbentes (plazas públicas) en zona inundable, como son los espacios verdes situados a lo largo de la avenida Sarmiento, desde Plaza Italia hasta la Avenida del Libertador.

3- La Ley Nº 469 -aprobada en el año 2000- estableció la construcción de trece playas de estacionamiento subterráneas en diferentes plazas de la ciudad. Las leyes Nº 3.057 y Nº 3.058 -aprobadas en 2009- establecieron la libre construcción, según proyecto del contratista, de playas de estacionamiento subterráneas casi en cualquier lugar de la ciudad: cuarenta y dos ubicaciones, entre ellas, otras quince plazas. Esto hace un total de veintiocho plazas a impermeabilizar. La mayoría están en la zona norte de la ciudad, la más atestada, la que más se inunda. Las dos últimas inundaciones de la ciudad de Buenos Aires (15 y 19 de febrero pasado) han puesto en evidencia la gravedad de la situación creada a través de los años por esta sistemática eliminación de superficies absorbentes que contribuían anteriormente a contener las lluvias caídas, entre otras causas.

4- El auge de la construcción en propiedad horizontal, ya sea entre medianeras o en edificios de perímetro libre (torres), también eliminó la existencia de terrenos privados absorbentes; se impermeabilizó la mayor parte de la entonces superficie absorbente sobre predios privados con nuevas construcciones. Los códigos indicaban la existencia de un “pulmón de manzana absorbente”; esta obligación dejó de existir en las zonas más densamente pobladas y desde hace más de veinte años se permite construir sobre planta baja en cada parcela, perdiendo así el pulmón de manzana su condición permeable.

5- Se construyeron edificios en altura indiscriminadamente en casi toda la ciudad, pero principalmente en las zonas cercanas a la costa (Puerto Madero, microcentro, Retiro, Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez). Las fundaciones de los edificios en altura implican excavaciones de entre 30 y 40 m de profundidad que sobrepasan largamente las dos primeras napas de agua. Es a través de estas napas que los terrenos aún absorbentes acumulan el agua y la envían al estuario. La red de bases de hormigón construidas, constituyen subterráneamente un verdadero dique a la evacuación de las aguas de lluvia, retrasando y muchas veces impidiendo el escurrimiento.

6- Por obra de sucesivas repavimentaciones, el nivel de las calzadas ha sido elevado ostensiblemente. Las calles de la ciudad estaban empedradas en un nivel de por lo menos 20 centímetros por debajo de la vereda. Las sucesivas pavimentaciones y repavimentaciones sobre el adoquinado original ha invertido esa relación; las calles (salvo las cunetas de hormigón) han quedado más altas que las veredas, facilitando así la inundación inmediata de éstas. Dicha situación está siendo profundizada aún más en el barrio de Palermo Viejo (donde las inundaciones superan el metro de agua) al estrechar y elevar las bocacalles de muchas esquinas.

7- Existen barreras físicas que separan zonas inundables de terrenos absorbentes. Los largos y continuos paredones que rodean los antiguos predios ferroviarios siguen existiendo, a pesar de que su eliminación haría desaparecer una barrera física entre el agua de las zonas inundadas y un gran sector de superficie absorbente.

8- Se permitió desarrollar construcciones clandestinas en uno de los más importantes lugares de absorción de aguas: el Hipódromo Argentino de Palermo. Con motivo de la construcción de más edificios para alojar máquinas tragamonedas, se hizo una ampliación no permitida de 10.000 m2 cubiertos con su correspondiente cochera subterránea. Además, se impermeabilizó un importante sector del centro de la pista con otra playa de estacionamiento asfaltada.

Todo esto es sabido y reconocido por profesionales y técnicos de diversa extracción, pero dirigentes políticos y funcionarios aliados a los inversores de siempre, siguen proponiendo megaobras de transporte, almacenamiento y evacuación de aguas de lluvia (como el peligroso proyecto de los túneles aliviadores del Maldonado) que significan gastos extraordinarios -aún con endeudamiento externo-, pero sin contemplar la posibilidad de parar de construir, parar de impermeabilizar y proceder a ejecutar proyectos vecinales como son los de generar nuevas tierras absorbentes en los predios del dominio público del Estado Nacional dentro de la ciudad (ferroviarios, militares, ex Mercado de Hacienda, etcétera, que suman más de 300 hectáreas), construir un lago regulador sobre la ex playa ferroviaria de Palermo y declarar la emergencia urbano ambiental (ver proyecto de ley presentado en 2007 por iniciativa de Apevu. Exp.2395-D-07).

Más información: www.queremosbuenosaires.org

¡Qué bicentenario, Argentina!

25 mayo 2010

¡Felices 200 años, compatriotas!  Al final me gustó cómo ha salido la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo. Explico.

Yo era uno de los que temía que el Bicentenario fuera una pedorrada. Después de años de ver actuar a nuestros políticos -me refiero a los que ejercieron o ejercen gobierno, claro- imaginé que iban a hacer discursitos, un par de festivales, una misa y un desfile y a decir, “listo, ahí tienen, ahora déjennos seguir con lo que realmente nos importa, que es conseguir más poder a como dé lugar”.

Ya en el amanecer del 25, cuando escribo esto, les digo que tal vez desde las autoridades no haya sido muy diferente a lo que yo sospechaba. Pero la diferencia la está marcando la gente.

¡Hermanos, qué masividad, que exhibición colectiva de esperanza y de buena onda! La veo en la tele, la palpé en la 9 de Julio el domingo, en el desfile de colectividades, la noto en las conversaciones.

Y la verdad es que el Paseo del Bicentenario, que según tengo entendido manejó Parrilli, estuvo bien, evitando esa cosa adulona personalista que suele impregnarle cierto peronismo a la cosa pública, con la buena idea de la conjunción de provincias y colectividades, con esa maravillosa pléyade de artistas que fueron convocados.

Salió muy bien también lo del Colón. Qué orgullo verlo otra vez con todo su brillo y qué buena la fiesta de la reapertura en la calle. De la función adentro no puedo opinar pero todo el mundo salía encantado.

El asunto de la peleíta. Me importa un bledo y ojalá los noticieros y programas de la tele, cada vez más panfletarios, se dejaran de embromar con esas tonterías.

También les anticipo que está excelente lo que se verá esta noche en el recorrido por 9 de Julio, Diagonal Norte y la Plaza de Mayo, con la actuación de Fuerza Bruta, y una proyección hermosa con el Cabildo como pantalla y escenografía a la vez.

Y en todos lados, la gente celebrando y disfrutando. ¡Vamos Argentina! ¡Viva la Revolución de Mayo que nos parió!

Despedida con fiesta para el equipo que va a Sudáfrica

24 mayo 2010

El 5-0 del Seleccionado Argentino al de Canadá para despedirse de su público antes de tomar el avión para Sudáfrica fue realmente grato.

Nos dejó a todos endulzados, con una sonrisa bien dibujada en el rostro futbolero de los argentinos. Pero también sirvió para administrar una dosis de confianza en los propios  jugadores, pienso yo.

Me parecieron esforzados y eficaces Mascherano, Tevez, Di María, Maxi, Jonás y también Higuaín aunque esta vez no la haya embocado. Igual tenemos grabado el gol a Alemania que valió mucho.

Fue muy bonito lo que se mandó Agüero, apenas entró. Verón me sigue asombrando con esa visión para las variaciones de avance y su precisión para pases largos. Vi a los jugadores brindarse sin egoísmos, cediendo la pelota a los compañeros en mejor posición para marcar cuando se daba.

Está bien, el rival no dio demasiado trabajo, no pareció medida para Argentina, pero la experiencia ayuda y mucho. Hay que acordarse de que estos jugadores tienen pocas posibilidades de actuar en equipo, y este partido les dio “rodaje”, como dicen algunos colegas de deportes.

Buen viaje y fuerza en el Mundial.

Así fue el aplausazo por Crítica

23 mayo 2010

http://www.youtube.com/watch?v=W0YJD1Q5TD0&feature=youtube_gdata

Histórica y emocionante marcha indígena a la Plaza de Mayo

22 mayo 2010

En adhesión a la histórica marcha que hicieron el jueves 20 delegaciones de pueblos originarios de toda la Argentina a la Plaza de Mayo, con sus demandas de toda la vida, toda la vida desoídas, reproduzco un artículo del colega Darío Aranda, de Página 12:

Nunca en doscientos años los pueblos indígenas habían llegado con tanta masividad hasta el centro del poder político de Argentina. Y el reclamo, unívoco y contundente, fue el mismo de los últimos dos siglos: tierra, rechazo a las empresas que los desalojan, respeto a su cultura ancestral y justicia frente a los atropellos del pasado y el presente.

“La tierra, robada, será recuperada”, fue el canto con el que las comunidades indígenas de diez provincias ingresaron ayer a la tarde a Plaza de Mayo.

Todos los discursos denunciaron el rol extractivo y contaminante de las compañías mineras, agropecuarias y petroleras, y también a la dirigencia política “que por acción u omisión permite nuestra opresión”.  Aclararon que no marcharon para festejar el Bicentenario, sino para “mostrar que seguimos vivos”.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner los recibió en la Casa de Gobierno y prometió atender sus reclamos. Luego de ocho días de marcha, Jorge Nahuel, de la Confederación Mapuche de Neuquén, aseguró que esperaban “anuncios concretos a las históricas demandas”.

La movilización fue impulsada por la Confederación Mapuche de Neuquén, la Unión de los Pueblos de la Nación Diaguita (UPND de Tucumán), Kollamarka de Salta y el Consejo de Autoridades Indígenas de Formosa. También participó el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase-Vía Campesina) y contó con el apoyo fundamental de la organización Tupac Amaru, que dirige la jujeña Milagro Sala.

“Es una marcha histórica, nos animamos a llegar hasta este mundo de edificios, asfalto, y venimos con respeto pero también fuerza, queremos que les quede claro que los grandes negocios de las empresas arrasan nuestras tierras y se llevan nuestra vida”, graficó al comienzo de la marcha Félix Díaz, pilagá de la comunidad La Primavera de Formosa, uno de los ocho mil indígenas que llegaron hasta Buenos Aires.

Las columnas de comunidades indígenas ocuparon siete cuadras de la avenida 9 de Julio. Lo ancho de todo un carril estaba desbordado de rostros curtidos, abuelos, muchas mujeres, niños y gran cantidad de jóvenes. En Diagonal Norte los esperaron organizaciones sociales, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Camino hacia la Plaza, desde algunos edificios tiraban papelitos, aplaudían el paso indígena y las banderas argentinas convivían con las wiphala, emblema multicolor de los pueblos originarios.

“Caminando por la verdad, hacia un estado plurinacional”, fue la consigna de la marcha, que comenzó el 12 de mayo en Jujuy, Misiones y Neuquén, atravesó diez provincias y contó con la presencia de los pueblos kolla, mapuche, qom-toba, diaguita, lule, huarpe, wichí, mocoví, guaraní, vilela, sanavirones y guaycurú.

Elías Maripán, de la Confederación Mapuche de Neuquén (CMN), arengó desde el escenario. “Los pueblos originarios están de pie, dignos y conscientes de sus derechos”, gritó con el puño en alto. La multitud lo ovacionó.

Desde el ingreso de las columnas a la ciudad de Buenos se hizo hincapié en el pliego consensuado antes de comenzar la marcha. Territorio, cultura-educación, “madre naturaleza” y reparación económica. En base a leyes ya vigentes, exigen inmediato reconocimiento y restitución de tierras, aplicar con urgencia el derecho a la consulta y consentimiento sobre los hechos y acciones que los afectan, y la aplicación efectiva de la ley 26.160, de emergencia territorial, ya vigente hace cuatro años y muy demorada en su aplicación.

En el plano cultural solicitaron reconocimiento de las lenguas indígenas como idiomas oficiales, incluir planes de estudio interculturales, crear universidades e institutos de formación indígena y suplantar el 12 de octubre por fechas significativas de los pueblos originarios. “Solicitamos la derogación del Código de Minería”, remarcan desde la convocatoria –como freno a la avanzada de la minería metalífera a gran escala– e impulsan la creación de un “tribunal de justicia climática”.

David Sarapura, de la Coordinadora de Organizaciones Kollas Autónomas (Kollamarka, de Salta), aclaró que la marcha “no es para festejar el Bicentenario, marchamos para demostrar que estamos vivos, que somos los antiguos pobladores de esta tierra y que hemos resistido y seguiremos resistiendo, eso es lo que nos llevó a todos los hermanos a estar en esta marcha. Lo que sí festejamos es que estamos vivos”.

La Presidenta recibió a una treintena de delegados durante una hora. “Propuso una agenda de trabajo para la primera quincena de junio. Dijo que está de acuerdo en muchos puntos, y en otros para nada. Suponemos que no comparte nuestro rechazo a la minería, las petroleras y empresas que saquean y contaminan nuestros territorios, no lo dijo pero lo dio a entender”, explicó Jorge Nahuel, de la Confederación Mapuche, y reconoció que esperan “anuncios concretos”.

Nos hubiera gustado respuestas claras a nuestras demandas, pero sabemos que al Estado les cuesta entender nuestra realidad, aunque tiene claro que estamos organizados y no bajaremos las demandas”. El derecho y la protección del territorio es la histórica demanda de todos los pueblos indígenas, sin distinción de etnias y regiones.

Una investigación de Página/12 reveló en 2007 que existen al menos 8,6 millones de hectáreas en conflicto entre comunidades indígenas y multinacionales mineras, los estados provinciales y nacional, privados multimillonarios –aunque también algunos menos acaudalados–, empresarios turísticos, plantas de celulosa, empresas sojeras, universidades nacionales y, según acotan las comunidades, “un sistema político y judicial que desobedece las leyes”.

En la misma línea, un trabajo de la organización Red Agroforestal Chaco Argentina (Redaf) relevó seis provincias del noreste argentino y aportó datos inéditos: cinco millones de hectáreas en conflicto, casi 600 mil personas afectadas, y confirma que el sector privado y estatal son los principales opositores a los campesinos e indígenas. El informe demuestra que la mayor conflictividad comenzó en la década del 90, de la mano del avance de la soja sobre el norte del país.

Jorge Nahuel, mapuche, aseguró que ahora los pueblos indígenas están “movilizados, se hacen escuchar y tienen una fortaleza mayor que hace décadas”.