Bariloche ensangrentada y barilochenses alienados que piden más

El jueves 17, Diego Bonnefoi, un chico pobre de 15 años fue muerto por un tiro en la nuca por un suboficial de la policía de Río Negro.

Familiares, amigos, vecinos del barrio “Boris Furman” y otras personas salieron a protestar por el “gatillo fácil” y para pedir justicia. Muchos apedrearon la comisaría 28, donde revista el victimario. La policía reprimió, incluso con balas, y hubo un muerto más y varios heridos.

Las protestas siguieron al día siguiente. Más represión, otro muerto. Otro chico, de 16 años.

El gobierno de Río Negro, decidió trasladar la sede policial, y eso aflojó la tensión.

El domingo 20, más de mil personas salieron a manifestar su apoyo a la policía. Al día siguiente otra vez, con el doble de gente.  Al parecer horrorizados con la “mala imagen” que la protesta daba de Bariloche, lo cual podría ahuyentar turistas y reducir las ganancias de muchos. En las declaracioens había mucho tufillo a “ellos y nosotros”, “la gente decente y los delincuentes”. Mientras, en los barrios pobres había tres sepelios. ¡Una espantosa fractura social!

El martes, nuevamente manifestó la gente solidaria con las víctimas. Con un discurso sensato, racional y valiente pese al inmenso dolor. Nadie pidió “pena de muerte” para los policias homicidas, pedían justicia, y !”una policía para cuidar a la gente, no para matarla”, como dijo Sandro Bonnefoi, el padre del primer chico asesinado.

Otras consignas: “Basta de gatillo fácil”, “Paz social: educación, salud y justicia”, “apertura de espacios culturales”.

Reproduzco ahora, un artículo escrito por una colega rionegrina que ilustra la catadura de ciertos policías provinciales:

La saña policial   

Escrito por Patricia Huenchuleo | 21 Junio 2010

Relato de torturas en manos de policías de Río Negro. Debemos hacer reserva de la identidad del joven quien nos ha confiado este relato desgarrador acerca de su permanencia demorado y las torturas recibidas por el BORA, oficiales de la policía segunda y de la comisaria 27 de Melipal.

Durante más de tres horas debió declarar ante el fiscal Lista, quien como todos nosotros, no podía dejar de sorprenderse de lo que estaba escuchando.

El día Viernes por la tarde, aproximadamente a las 16 horas, él se encontraba realizando compras en un supermercado de la calle Gallardo, para luego dirigirse al Shopping de Gallardo y Onelli.

Dentro del centro comercial es sorprendido, en el baño, por un grupo de policías que cierra las puertas, le apunta con una pistola en la cabeza y le ordena tirarse al piso, en ningún momento opuso resistencia.

De manera recurrente pregunta al efectivo qué ocurría. Preguntó si quería su documento, el policía respondió pateándole el hombro, hoy sabemos que esa patada le produjo una fractura en la zona del codo, por esto en la próxima semana tendrá que ser sometido una intervención quirúrgica y muy posiblemente a la colocación de un clavo.

Cuando fue sacado del baño vio a otro joven que también estaba siendo golpeado, le decían ¿qué haces con este?. El efectivo lo pateó y pisó tantas veces que lo estaba dejando sin aire, entonces el joven empezó a gritar, le decían “no hagas quilombo”, lo subieron a un móvil policial. Pidió que no lo esposen porque le dolía el brazo, pero nadie lo escuchó.

Los golpes continuaron dentro del móvil, luego en la comisaría donde varias veces fue puesto contra la pared, revisado y golpeado.

Suplicó atención a los gritos, hasta que agarrándolo de los pelos empiezan a llevárselo, en ese momento se cruza con el juez, que le dice que “pronto lo va a ver´´. Los policías le dicen “no seas maricón, ya te vamos a llevar médico”.

Ya en el hospital le sacan la campera, lo revisan y corroboran la quebradura, e indican a la policía la necesidad de una posible operación, sin oír esta indicación médica lo llevan nuevamente a la comisaría, sin ser atendido por la herida. En el móvil continúan los golpes, luego le sacan la campera y las zapatillas el joven empieza a temblar de frío, ellos se reían porque temblaba.

Le decían “¿te gusta tirar piedritas?”

Los policías, mientras lo torturaban miraban Canal 6 que hablaba de los desbordes y la delincuencia en Bariloche, por lo que calcula que ya serían las nueve de la noche, y comentaban “con este se nos pasó la mano, porque no te lo llevas y le pegas un tiro, decimos que fue un enfrentamiento” .

Luego abren la celda y le dicen “salí, ya está”, él no entendía. Nos repite una y otra vez durante todo el relato, “yo no agredí a nadie, ni me resistí en la detención, ahora tengo mucho miedo por mí y por mi familia”.

Luego de salir de la celda es nuevamente revisado y golpeado. Lo arrastran de los pelos “vos le faltas el respeto a la policía” lo increpan.

Es trasladado a Melipal, pero antes y viendo la presencia de Organizaciones Sociales en la comisaria, le dicen “cállate, no hables”. Lo aprietan entre dos policías en el móvil y es trasladado. Le dicen “firma este papel”, y él pide leerlo, es golpeado, le dicen “que vas a leer, firma gil” y firma algo que no pudo leer.

De nuevo es dejado en el hospital allí es enyesado, le llaman a un taxi y se va solo, con miedo, frío, dolor y golpeado.

Recién el día sábado pudo ir a retirar sus pertenencias, reclamó el faltante de su dinero, y le dijeron que como estaba lastimado lo debe haber perdido, y se reían.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Bariloche ensangrentada y barilochenses alienados que piden más”

  1. Queima Says:

    Mientras ocurría lo de Bariloche, en Quilmes, un tribunal oral condenaba a 6 años y medio de prisión al ex policía bonaerense José Ignacio Salmo por “gatillo fácil”.
    En junio de 2001, Salmo había dejado paralítica a la estudiante de veterinaria Carla Lacorte por un disparo en la espalda, alegando que participabe en un robo, aunque no llevara arma alguna.
    “Salmo siempre quiso hacer creer que yo era la campana de unos ladrones que él perseguía. Tiró a matar y después quiso lograr su impunidad”, dijo la víctima, desde su silla de ruedas.
    “El tema es que cada 48 horas hay un pibe muerto por gatillo fácil y eso no puede pasar más en ente país. Esta lucha y esta condena no es sólo por mí, sino para que no haya más casos, para que la Policía no le arruine la vida a nadie más”, declaró Carla.

  2. Queima Says:

    Opinión de una docente nacida en uno de los barrios altos de Bariloche, en aquéllos barrios pobres, esos que constituyen la otra Bariloche

    LAS DOS BARILOCHES
    Para quién nació en la Bariloche oculta, lo que ocurrió hace unos días no es novedad. Es tan triste como la realidad cotidiana de los barrios del Alto. Sólo que esta última es silenciosa. Cuando supe de las dimensiones de lo ocurrido, pensé que algunas veces la gente se cansa de la injusticia.
    No voy a contar nada que no haya vivido. Crecí alternadamente entre los barrios Los Abedules y El Frutillar. A la vera de este último barrio se encuentra el famoso centro de esquiadores Piedras Blancas. Los cerros son propiedad privada. Lo descubrí cuando tenía 8 años. Ante el frío, fuimos con mi madre a buscar leña seca al cerro, que estaba muy cerca. “Esto es propiedad privada”, nos dijo un guardia mientras nos apuntaba con una escopeta antes de que osáramos cruzar el alambrado que separaba “El barrio” de “El cerro”.
    En general, se argumenta que está prohibido sacar leña seca de bosques y montañas con argumentos de cuidado medioambiental. Pero, por ejemplo, para ampliar las pistas de Piedras Blancas se tuvieron que talar miles de árboles. Luego, los gobernantes hablan del turismo como una “opción ecológica”.
    Les puedo asegurar que se vive una adolescencia “idílica” en el Alto barilochense. Por ejemplo, con muchos de mis compañeros/as del secundario conocimos el cerro cuando teníamos cerca de 17 años. Nos llevó una profesora en una salida escolar. La verdad, pasamos mucho frío porque ninguno de nosotros tenía ni la ropa ni el calzado adecuado para subir al cerro. En lo personal, desconozco la mayoría de las “atracciones” turísticas de esa ciudad. Nosotros/as habíamos nacido en el paraíso pero fimos expulsados de él.
    Más de una vez, alguna amiga me contó que le dolía el estómago porque tenía mucha hambre. Una de ellas, tuvo que regalar el caballo que había ganado en un sorteo porque no tenía pasto para darle, viviendo al lado del cerro Otto, en las 34 hectáreas.
    Una parte de mis compañeros, los morenos, tenían miedo de bajar al centro, ya hace una década, porque se los podía llevar la policía. Los motivos; muchas veces por tomar una cerveza en los “palos” (postes ubicados en la parte trasera del Centro Cívico). Pero hay un pequeño detalle. Los jóvenes neonazis, de los cuales hay muchos en la Suiza de la Patagonia, hacían exactamente lo mismo. Nunca vi que la policía los apresara. Mucho menos cuando le daban una paliza a algún chico por el sólo hecho de ser “negro”.
    Estudiar, cuesta mucho en el Bariloche pobre. Muchos de esos “negros”, caminaban entre una y dos horas (ida y vuelta) para ir al colegio. A las 6 de la mañana, con 5 grados bajo cero y sin la ropa adecuada es “toda una experiencia”.
    Finalmente, sería interesante mencionar que las nevadas, tan bellas para el turista, son verdaderas pesadillas para quien no tiene una vivienda adecuada. Durante el gobierno de Chiche Costa, vino una gran nevada. La Intendente no quiso declarar la emergencia para no espantar a los turistas. Fueron los mismos vecinos quienes comenzaron los planes de rescate de, por ejemplo, los abuelos cuyas casas habían quedado atrapadas bajo la nieve.
    Cada vez que menciono que nací en Bariloche, la mayoría me dice “qué suerte, qué lindo”. Muchas veces me quedé callada. En mi opinión, toda esta situación de los últimos días es producto de la mentira. La Suiza argentina. La Bariloche blanca y próspera, no es más que la mentira de una ciudad construida a espaldas de sus habitantes.
    Lorena Vargas, profesora de Historia

  3. marina Says:

    Excelente Lorena, cuanto coraje para contar tu verdad, cómo puedo comunicarme con vos?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: