Archivo para octubre 2010

Kirchner lo hizo, pudo realizarse en los ideales de los 70: ¡Hasta la victoria, Néstor!

30 octubre 2010

Soy setentista. Yo participé anónimamente en las movidas multitudinarias y gozosas de aquellos años efervescentes, en la ilusión colectiva de que se venía “la revolución”. Y como miles, me propuse “hacer mi aporte”, hacer un digno esfuerzo por dejar mi granito de arena en esa historia. Detestábamos a los que elegían vivir sólo para hacer dinero, lo único valorable era “dedicar la vida a hacer algo por la sociedad”. 

Había mucha variedad en los caminos a elegir. Había quienes participaban de aquel espíritu poniendo empeño en su formación profesional para ser útiles cuando el país lo requiriera; otros que se esforzaban por dar dimensión social a su arte; había quienes se empeñaban en la asistencia social, quienes querían imitar al padre Mugica, quienes se entregaban a la militancia de tiempo completo y quienes tenían como modelo al Che Guevara. 

El denominador común era servir a la causa del pueblo, dejar una huella y ser reconocido por ello.

¿Saben qué? Néstor Kirchner lo hizo. Él pudo. Y por eso muchos, con menos capacidad y menos suerte, nos sentimos en alguna medida reivindicados.

Después de soportar que la Dictadura acribillara nuestros sueños y nos encarcelara en el miedo. Después de verificar que el mero retorno a la democracia no era suficiente. Después de soportar la degradación menemista y el destructivo floreo neoliberal. Después de sufrir la explosión de la miseria. Después de todo eso, levantaron nuevamente cabeza las dignas reservas, volvieron a actuar los viejos reflejos,  se pudieron devolver algunos golpes y se pudo recuperar cierto rumbo hacia la justicia en todos los sentidos. Y a cada paso, más se sumaron.

Es mérito de millones, aquí y en el mundo, pero algunas personas se convierten en los rostros de los momentos históricos. Muchas de las caras de éste momento estuvieron el otro día en las exequias de Kirchner: Lula, Chávez, Evo, Lugo, Correa, Mujica, simbólicamente también Fidel, y sin duda el propio homenajeado.

Así que, más allá de alineamientos partidarios y de debates ideológicos, tan válidos como humanos, desde el espíritu de una época, creo que bien puedo decir:  ¡Hasta la victoria, Néstor!

PD: la foto es del 6 de junio de 2003, la tomó Eugenia Cerutti y salió en Clarín al día siguiente. Soy el que está al lado de la columna y en cierto modo yo ayudé a componer la escena. Era una recepción a periodistas en la Casa Rosada unos días después de que Kirchner asumiera. Nos saludó uno por uno, y yo le señalé la imagen que lo mostraba con la frente lastimada, producto de un choque, en medio de un tumulto de abrazos y saludos el día de la asunción, con la cámara del colega y amigo Martín Acosta, de Clarín. Entonces Kirchner se acercó a mirarla y pudo documentarse la imagen comparada, lastimado-curado. No recuerdo qué dijo él que nos causó gracia junto con Carlos Zannini (secretario legal), Miguel Núñez (vocero) y un colega que no reconozco.

Anuncios

La despedida de Kirchner es pura emoción y energía política

29 octubre 2010

La despedida de Néstor Kirchner es muy impresionante.

No sólo se trata de una multitud interminable, sino que está cargada de emoción, afecto y compromiso político. Desborda de sentimientos y de voluntad. Por eso estallan aplausos, se improvisan discursos, se gritan  juramentos, se corean consignas, se canta, se recita, se llora, se reza, se gesticula, se envían mensajes de consuelo y de respaldo político a Cristina de todas las formas posibles. Cada persona siente necesidad de dejar su testimonio y la gente hace gala de creatividad.

El mundo debe observar con curiosidad. Un funeral siempre se presume de respetuoso silencio y congoja. Aquí hay un despliegue de expresividad popular que conduce una energía política apabullante. Esto ya es un dato fuerte en el panorama nacional. No me extraña que el canciller, Héctor Timerman, haya vaticinado que Cristina buscará su reelección en 2011.

También impresiona el nivel y la cantidad de delegaciones extranjeras que asistieron: Evo Morales, Luiz Lula da Silva, Hugo Chávez, Juan Manuel Santos, Sebastián Piñera, Fernando Lugo, José Mujica, Rafael Correa. ¡Ocho presidentes! y eso que Néstor Kirchner ya no lo era. Además, el vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo, los cancilleres de México, Perú y España. Y Manuel Zelaya, el depuesto presidente de Honduras.

Y además las Madres, las Abuelas, el Diego, la CGT, la Tupac, la CTA, pueblos originarios, veteranos de guerra, sindicatos, organizaciones sociales, artistas, estudiantes…

¡Im – pre – sio – nan – te!

La muerte de Kirchner en las tapas de los diarios porteños

28 octubre 2010

Página 12 fue el mejor. Excelente. En un segundo escalón estuvieron Olé, Clarín y Buenos Aires Económico (hizo un afiche uniendo tapa y contratapa):

En un tercer nivel se colocaron:

y el Diario Popular que tituló “Adiós a un luchador”.

Más abajo estuvieron bastante chatos:

Murió Néstor Kirchner

27 octubre 2010

A las 9.15 de hoy murió Néstor Kirchner por un paro cardiorrespiratorio no traumático, en El Calafate. Había nacido en 1950. Se decretaron tres días de duelo.

Tremenda noticia. Lógica conmoción. Mi pésame a las personas cercanas y mi acompañamiento a quienes se identifican políticamente con su figura.

A mí sus decisiones me despertaron sentimientos mezclados pero toda vacilación quedaba para otro momento cuando se recortaban con claridad los perfiles de sus enemigos.

Por eso, quiero acompañar respetuosamente en el dolor a los compañeros kirchneristas y compartir su preocupación por las eventuales consecuencias políticas de esta noticia. Por experiencia se sabe que lo más retrógrado de la Argentina va a intentar una ofensiva. Va a medir si la confusión y el desconcierto deja hueco para tirar abajo algunas política claves de esta etapa y por donde colar las suyas.

Va a haber un intento por clausurar y revertir políticas que Kirchner encarnaba y sostenía, como la de llevar a  juicio a los criminales de la Dictadura, mantener un sesgo económico proproductivo, rechazar las intromisiones de los organismos financieros internacionales, desarrollar una  política exterior latinoamericanista y predicar y en alguna medida concretar la redistribución de la riqueza.

Hay que abroquelarse en su defensa todos quienes las compartimos en mayor o menor medida. El centro natural de esa actitud es Cristina.

Moyano acaba de marcar, a las 16.20,  un apoyo sin condiciones de la CGT a Cristina. El PJ dejó trascender que Cristina debe asumir también la presidencia partidaria. Por experiencia o por instinto, mucha gente se movilizó espontáneamente a la Plaza de Mayo. Los presidentes Hugo Chávez (Venezuela) y Rafael Correa (Ecuador) ya están en vuelo hacia Buenos Aires.  Nuestro vecino Pepe Mujica (Uruguay) anunció que vendrá en las próximas horas.

Los restos de Kirchner serán trasladados más tarde hacia Buenos Aires. El velatorio oficial será mañana al mediodía en la Casa de Gobierno. Luego será inhumado en su ciudad natal, Río Gallegos.

Bienvenido el Censo 2010, pase señor/a censista

27 octubre 2010

Llegó el día del censo. Personalmente será el sexto en el que figure, y lo encuentro de lo más natural. Somos los argentinos que nos contamos y registramos cómo vivimos.

Por eso quería decir algo sobre la gente que mandó mail o escribió en correos de lectores hablando de temores o al menos aprensión sobre este registro periódico de nuestra sociedad. Y particularmente criticar a los colegas periodistas y a los medios que lanzaron el eslogan del “censo del miedo”.  Y me cuesta hacerlo porque no puedo entenderlos. Sinceramente.

¿Cuál es la historia con participar honestamente, atender cordialmente al o la censista y responder las preguntas con responsabilidad, como hemos hecho siempre? ¿De qué hay que esconderse? ¿Se es cómplice de qué barbaridad si se participa sin vueltas? ¿Qué nos puede pasar individualmente o como país si el censo sale bien? ¿Por qué sería mejor que saliera mal?

O sea, ¿por qué no se dejan de joder, si se me permite la expresión?

Ahora que la Federal está controlada, matan las policías provinciales y las patotas

25 octubre 2010

Apoyo y critico al gobierno de Cristina Fernández. Ni una cosa ni la otra en bloque, sino según se comporte. Algo que apruebo decididamente es la decisión política, inaugurada por su antecesor y esposo, Néstor Kirchner, de no criminalizar ni reprimir la protesta social, y controlar muy bien a la Policía Federal para que no mate manifestantes, como tantas veces hizo en su violenta historia.

Mi admiración por esta política se acrecienta porque la han aplicado rigurosamente pese a que, debido a la crisis, los años iniciales del siglo trajeron un récord de protestas en la Argentina. Tampoco hubo represión en otros casos como el bloqueo del puente a Uruguay en Gualeguaychú, ni siquiera de los piquetes antiimpuestos de los productores sojeros.

Pero no es suficiente. Porque según puede constatarse dramáticamente en los últimos tiempos las policías provinciales siguen matando y también las patotas sindicales o de otras mafias, como las ligadas al negocio del fútbol.

Escribo esto mientras declaran ante la jueza los miembros de la patota de la Unión Ferroviaria sospechosos de haber disparado la bala que el 20 de octubre mató al militante Mariano Ferreyra, y mientras en el Gimnasio Municipal de Viedma están velando a Guillermo Trafiñanco, de 16 años, muerto de un tiro policial en la espalda en el patio de una escuela de la capital de Río Negro. “Él venía y, como siempre, saltó la reja (de la escuela) para hacer la cortada y el policía vino de atrás y le pegó el tiro. Hay una vecina que vio todo”, dijo María Virginia Ascencio, madre de la víctima, según recogió la Agencia Digital de Noticias (ADN).

Hay muchos ejemplos más:

Río Negro: En Bariloche, el 17 de junio, un policía mató de un disparo en la nuca a Sandro Bonefoi, de 15 años. Salieron familiares y vecinos a pedir justicia. Violenta represión: dos muertos más: Nicolás Carrasco (16 años) y Sergio Cárdenas (29 años).

Capital Federal: El 28 de junio, la Metropolitana cargó contra puesteros que arrojaban huevos en oposición a la demolición de sus puestos en Liniers. Balas de goma y palazos, detenidos y contusos.

Buenos Aires: Para disolver protesta de trabajadores de Kraft (Terrabusi), la Bonaerense usó hasta la caballería el 25 de septiembre de 2009.

Neuquén. En el marco de la represión de una protesta docente en una ruta, el 5 de abril de 2007 un policía disparó desde atrás en la cabeza y mató al profesor Carlos Fuentealba. La policía neuquina tiene en su historial haber matado a Teresa Rodríguez.

Quiero cerrar con un caso gravísimo que también involucra a la Bonaerense, aunque no se trata de la represión de una manifestación. El adolescente Luciano Arruga, que según sus familiares era apretado por policías para que robara para ellos, fue detenido el 31 de enero de 2009, salvajemente golpeado en el destacamento de Lomas del Mirador, según testigos, y nunca se volvió a saber de él. Desaparecido.

Homenaje de la Legislatura en el octavo aniversario del crimen de Ezequiel

23 octubre 2010

Al cumplirse el octavo aniversario del asesinato de Ezequiel Demonty, victima del abuso y la violencia policial, se colocó  una placa en la plazoleta ubicada en 27 de Febrero y Agustín de Vedia, en el barrio porteño de Nueva Pompeya.

En el acto estuvo la diputada Gabriela Alegre, autora del proyecto aprobado por la Legislatura de la Ciudad a solicitud de los familiares y amigos de el joven.

En el año 2002 Ezequiel Demonty tenía 19 años y vivía con su familia en el Barrio Illia, en el Bajo Flores. Cursaba la secundaria en la Escuela Media Nº 4 Distrito Escolar 12. Ezequiel, también  trabajaba. El 14 de septiembre año fue detenido junto con dos amigos por policías de la Comisaría 34, bajo el pretexto de una denuncia de un robo. Fueron llevados en patrullero a orillas del Riachuelo, donde los hicieron descender. En ese lugar, sobre la Avenida 27 de Febrero, los chicos recibieron agravios verbales y maltratos físicos y fueron obligados a meterse al río bajo amenazas de muerte. Sus dos amigos, Claudio y Julio lograron llegar a la orilla, pero Ezequiel no pudo. Hallaron su cuerpo varios días después a varios kilómetros de distancia.

¨Los jóvenes de sectores populares, como Ezequiel son estigmatizados, criminalizados y suelen ser también las víctimas principales del abuso y la violencia policial. Por eso, es necesario que hechos como el asesinato de Ezequiel permanezcan en la memoria colectiva”, dijo la diputada Alegre.