Ahora que la Federal está controlada, matan las policías provinciales y las patotas

Apoyo y critico al gobierno de Cristina Fernández. Ni una cosa ni la otra en bloque, sino según se comporte. Algo que apruebo decididamente es la decisión política, inaugurada por su antecesor y esposo, Néstor Kirchner, de no criminalizar ni reprimir la protesta social, y controlar muy bien a la Policía Federal para que no mate manifestantes, como tantas veces hizo en su violenta historia.

Mi admiración por esta política se acrecienta porque la han aplicado rigurosamente pese a que, debido a la crisis, los años iniciales del siglo trajeron un récord de protestas en la Argentina. Tampoco hubo represión en otros casos como el bloqueo del puente a Uruguay en Gualeguaychú, ni siquiera de los piquetes antiimpuestos de los productores sojeros.

Pero no es suficiente. Porque según puede constatarse dramáticamente en los últimos tiempos las policías provinciales siguen matando y también las patotas sindicales o de otras mafias, como las ligadas al negocio del fútbol.

Escribo esto mientras declaran ante la jueza los miembros de la patota de la Unión Ferroviaria sospechosos de haber disparado la bala que el 20 de octubre mató al militante Mariano Ferreyra, y mientras en el Gimnasio Municipal de Viedma están velando a Guillermo Trafiñanco, de 16 años, muerto de un tiro policial en la espalda en el patio de una escuela de la capital de Río Negro. “Él venía y, como siempre, saltó la reja (de la escuela) para hacer la cortada y el policía vino de atrás y le pegó el tiro. Hay una vecina que vio todo”, dijo María Virginia Ascencio, madre de la víctima, según recogió la Agencia Digital de Noticias (ADN).

Hay muchos ejemplos más:

Río Negro: En Bariloche, el 17 de junio, un policía mató de un disparo en la nuca a Sandro Bonefoi, de 15 años. Salieron familiares y vecinos a pedir justicia. Violenta represión: dos muertos más: Nicolás Carrasco (16 años) y Sergio Cárdenas (29 años).

Capital Federal: El 28 de junio, la Metropolitana cargó contra puesteros que arrojaban huevos en oposición a la demolición de sus puestos en Liniers. Balas de goma y palazos, detenidos y contusos.

Buenos Aires: Para disolver protesta de trabajadores de Kraft (Terrabusi), la Bonaerense usó hasta la caballería el 25 de septiembre de 2009.

Neuquén. En el marco de la represión de una protesta docente en una ruta, el 5 de abril de 2007 un policía disparó desde atrás en la cabeza y mató al profesor Carlos Fuentealba. La policía neuquina tiene en su historial haber matado a Teresa Rodríguez.

Quiero cerrar con un caso gravísimo que también involucra a la Bonaerense, aunque no se trata de la represión de una manifestación. El adolescente Luciano Arruga, que según sus familiares era apretado por policías para que robara para ellos, fue detenido el 31 de enero de 2009, salvajemente golpeado en el destacamento de Lomas del Mirador, según testigos, y nunca se volvió a saber de él. Desaparecido.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gente con problemas, Los unos y los otros

Etiquetas: , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: