Bomberas parte 2: Colombia

Indira (atrás) e Imelda

Sigo con las entrevistas a bomberas latinoamericanas durante el Encuentro Internacional de Bomberos que se hizo del 15 al 17 de agosto en La Rural. ¿Hacen las mismas tareas que los varones? ¿Sufren machismo? ¿Cómo se arreglan con su vida familiar? ¿Cómo surgió su vocación? Hoy, responden dos bomberas colombianas.

En Colombia, los bomberos cumplen guardias de ocho horas y cobran sueldo, prestan un servicio público que tiene financiación privada, de una fundación. Muy diferente a la Argentina, pero no sé más detalles para contarles.

La cabo Indira Mosquera y la sargento segunda Imelda Gutiérrez rondan los 40 años y trabajan en los Bomberos Voluntarios de Cali. Son dos de las tres mujeres en un regimiento de 200 efectivos. Hay otras mujeres pero en funciones administrativas.

Responde Indira:

“Llevo 16 años en la institución y soy jefa de turno. Sólo en este año llevo unos 20 incendios. Muchos forestales. Es que vivimos en el valle del río Cauca, entre la Cordillera Occidental y la Central.

“Mi bautismo de fuego fue muy inesperado. Me tocó con el mejor bombero de Colombia, Ricardo Ramos, uno de mis maestros. Habíamos ido a un derrame de combustible y estábamos echando aserrín cuando vino el aviso. Se quemaba el tercer piso de una empresa de confecciones. Parecía que el corazón se me iba a salir. Fue muy emocionante.

“¿La familia? Tengo un bebé de 6 años. Para todos es un problema pero yo he integrado mi familia a la otra familia que tengo. Quiero que sepan qué hago, cómo trabajo, dónde estoy y qué me puede pasar.

“Antes trabajaba en una oficina. Aquí me pagan por divertirme. Una vez fui a un incendio muy grande embarazada. No se lo había dicho a nadie. Se quemó una bodega muy grande, de una multinacional. Algo así no se repite en 30 o 40 años, y no me lo quería perder.

“Es normal sentir temor. El día que uno no lo sienta, algo va a pasar: no se debe ser confiado.

“Las mujeres no tenemos que demostrarle nada a nadie, solo a nosotras mismas. La fuerza del hombre acaba donde empieza la de la mujer y la fuerza de la mujer acabadonde empieza la del hombre. Somos un complemento. No vamos a demostrar nada ni a quitarles lo que pueden hacer”.

Relata Imelda:

“Soy bombera hace 12 años. Mi hermano mayor es bombero y siempre fue una referencia importante para mí, porque no teníamos padres. Empecé como bombera forestal. Después de un año, pasé a la guardia, es decir, a la línea de fuego. Hoy soy instructora en la Escuela Interamericana de Bomberos.

“Antes, los hombres nos querían a un lado. Hoy entrenamos juntos y de la misma forma, sin comparar la fuerza, y cumplimos todas las tareas. No hay machismo. Nos apoyan al máximo siempre que respondamos como equipo.

“Como instructora, entreno varones y de vez en cuando aparece alguna mujer. Hay 50 bomberas en todo Colombia. Es a las que más duro trato. ¡Vamos que Usted puede!, les digo. Algunas han llorado y se han querido ir, pero lo logran.

“A otras chicas que quieran ser bomberos, les digo que esta labor es muy bonita, que se hagan partícipes de esta hermandad, que hace el bien a la comunidad sin esperar nada a cambio”

Anuncios
Explore posts in the same categories: Los unos y los otros

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: