Hallazgo premiado con el Nobel va a revolucionar la medicina

Entrevisté a Fernando Pitossi, un investigador argentino que trabaja con células madre, quien me explicó el significado de los aportes de los científicos que hoy recibieron el Nobel de Medicina, el británico John Gurdon y el japonés Shinya Yamanaka.

Gurdon descubrió en 1962 que la especialización celular es reversible. En 2006, Yamanaka lo hizo en un laboratorio con células de ratones y en 2007, de humanos.

A ver. Todos nacemos de un óvulo fecundado. En el comienzo hay células iguales, llamadas celulas madre, porque luego se van diferenciando entre sí y se convierten en unos 200 tipos diferentes de las células especializadas que forman el cuerpo.

Los premiados descubrieron y demostraron que ese proceso puede volverse atrás, es decir, que una célula ya especializada puede volver a convertirse en una célula madre. Ese descubrimiento abrió el camino al siguiente paso: hacer que esa célula reprogramada, se especialice de otra manera, para otra función.

“Es un premio muy merecido. Estos aportes pueden revolucionar la medicina en el futuro”, opinó Pitossi, investigador del Conicet y de la Fundación Leloir y miembro de la Comisión de Células Madre del Ministerio de Ciencia, quien además integra el grupo de trabajo de Traslación Química de la Sociedad Internacional de Investigación de Celulas Madre, que presideYamanaka.

El científico japonés “descubrió los cuatro genes que poniéndoselos a una célula de piel la convierten en una célula madre”, explicó Pitossi.

El investigador argentino opinó que estos hallazgos probablemente permitan desarrollar nuevas terapias celulares en la próxima década, porque tornan posible investigar, por ejemplo, por qué funcionan mal las células nerviosas o neuronas de las personas.

“Hasta ahora no era posible tomar células nerviosas para investigarlas, pero en adelante podrán tomarse células de la piel, reprogramarlas y que en una nueva diferenciación se conviertan en neuronas, lo que permite indagar en ellas. Eso se denomina modelaje de enfermedades”, explicó.

La interesante es que el Ministerio de Ciencia de la Argentina reconoció la importancia de los avances en este campo y viene subsidiando muchos proyectos sobre el tema. De hecho, Pitossi trabaja en la reprogramación celular para obtener neuronas que se enferman con el mal de Parkinson y poder investigar por qué ocurre.

Pitossi aclaró que aún no aparecieron terapias nuevas, pero lo que se está haciendo permitirá que cuando existan los tratamientos, en el futuro, la Argentina tenga capacidad para aplicarlos. “La base tecnológica está”, sintetizó.

“Mientras tanto, las terapias celulares hoy están restringidas al trasplante de médula ósea para enfermedades de la sangre”, precisó.

Anuncios
Explore posts in the same categories: La rata de biblioteca (y el geek)

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: