Tania esperaba un hijo del Che cuando la mataron en Bolivia

Tania, la argentino-alemana que acompañó al Che a su intento revolucionario en Bolivia, esperaba un hijo del guerrillero argentino-cubano cuando en 1967, con 40 días de diferencia, ambos fueron muertos por el Ejército boliviano, afirma un libro que acaba de aparecer en Buenos Aires.

La revelación, junto con otras inéditas referencias al Che y aspectos desconocidos de la organización y la actividad del Partido Comunista de la Argentina (PCA), integra el libro “Secretos en rojo. Un militante entre dos siglos”, del periodista y exdirigente de esa agrupación Alberto Nadra, editado por Corregidor.

“Tania no fue sola a Ñancahuazú. En su vientre llevaba otra vida y al caer en combate fueron dos las desgarradoras pérdidas para el Che”, dice al autor, que atribuye la información a Arnaldo Piñera, un miembro ya fallecido del comité central del PCA, responsable de las relaciones internacionales entre 1960 y 1976 y autor, a su vez, de “Utopía inconclusa del Che Guevara”, en 1998.

De aquel libro de Piñera, Nadra resume que Haydée Tamara Bunke Bider o “Tania”, llegó a Bolivia en octubre de 1964, como etnóloga especializada en arqueología y antropología, y que estableció relaciones con intelectuales y artistas e incluso con funcionarios muy próximos al presidente René Barrientos.

Tania dedicó dos años a fortalecer esa red de contactos y el 10 de julio de 1966 recibió el mensaje de La Habana para que preparara la llegada del Che, a quien recibió, y obtuvo toda la logística para los combatienes.

“Nadie se explica –reflexiona Nadra- cómo ese trabajo paciene, múltiple y estratégicamente irremplazable termina en sucesivas violaciones de estrictas normas de seguridad que ella dominaba: concurre al campamento del Che, que estalla en furia ante el hecho consumado, mientras Tania, llamativamente sensible, llora largo tiempo. Finalmente, la brillante oficial cae combatiendo en la emboscada de Vado del Yeso, el 31 de agosto de 1967”.

El autor afirma que Tania había recibido en países socialistas una importante formación militar y de inteligencia que incluía “chequeo, contrachequeo, escritura invisible, métodos de obtención y análisis de la información, observación de cartografía, micropunto, recepción radiofónica, karate, cerrajería, enlace de comunicaciones, escondrijos y cifrado con intercalaciones, contrainteligencia y métodos de trabajo, medidas de seguridad”.

Por eso, afirma Nadra, “resulta difícil aceptar que una mujer con tan alto grado de asimilación de su preparación pudiera cometer semejante desatino”, y refiere que otros autores, entre ellos Piñera en su libro, y Alberto Granado, amigo del Che que escribió el prólogo, sugirieron que tuvo un “motivo supremo” para hacerlo.

“Pilo (Arnaldo Piñera), tal vez en postrer homenaje a tantos seres queridos perdidos, me confió la verdad en una tarde de café y ginebra, ‘para vos y los compañeros, para cuando me vaya’: Tania no fue sola a Ñancahuazú, en su viente llevaba otra vida, y al caer en combate fueron dos las desgarradoras pérdidas para el Che”, relata Nadra.

El dato es tan novedoso que la propia madre de Tania, Nadia Bider, entrevistada por Clarín en Berlín en 1998, cuando los restos de su hija fueron identificados por antropólogos forenses, “desmintió que su hija haya tenido una relación amorosa con el Che Guevara”, según publicó el matutino porteño el 25 de octubre de ese año en su edición digital.

Esos restos reposan en la ciudad cubana de Santa Clara, junto a los del Che y de los otros guerrilleros con los que compartió aquella aventura revolucionaria.

Ernesto Guevara de la Serna , el Che, tuvo una hija, Hilda, con su primera esposa, la peruana Hilda Gadea. De su segundo matrimonio, con la cubana Aleida March, nacieron cuatro hijos. A los cinco dirige el Che, en 1965 antes de partir a Bolivia, una carta de despedida, que comienza así: “A mis hijos. Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto”.

También se le atribuye un sexto hijo, como fruto de una relación extramatrimonial con Lidia Rosa López, Omar Pérez, nacido el 19 de marzo de 1964, que no fue reconocido.

El Che fue capturado el 8 de octubre de 1968 y ejecutado sumariamente al día siguiente en el pueblo boliviano de La Higuera.

Anuncios
Explore posts in the same categories: La rata de biblioteca (y el geek)

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Tania esperaba un hijo del Che cuando la mataron en Bolivia”

  1. Jorge Ostria Says:

    “con 40 días de diferencia,” dices, pero se separaron el 18 de abril y Tania murió el 31 de agosto. Son pues mas de 40 días, son 4 meses y medio.

  2. Queima Says:

    Quise decir, Jorge, que murieron con 40 días de diferencia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: