Oposición a que los vagones históricos del subte sean desechados

Este viernes se anuncia como el último día de servicio de los vagones antiguos del subte A, la mayoría de los Brujascuales está en actividad desde hace 99 años. Son muchos los que se oponen a tirarlos a la basura. Apoyo la idea de mantenerlos en actividad fuera de las horas pico. Son pintorescos y también seguros, contra lo que dicen ciertos prejuicios. Va una nota al respecto:

Crece la oposición al desecho de coches históricos del subte

La decisión del Gobierno porteño de desechar los vagones centenarios del Subte A, que están entre los más antiguos del mundo en funcionamiento comercial, concita una creciente oposición de personalidades, entidades civiles y usuarios defensores del patrimonio cultural.

La Red de Patrimonio, en la que participan unas 60 organizaciones no gubernamentales, promueve un petitorio para que se los conserve en funcionamiento fuera de los horarios pico, y convocó a un acto el viernes a las 18 en su cabecera de la Plaza de Mayo.

“Vamos a viajar en lo que se anuncia como último día de servicio de las ‘brujas’ (así llamados porque fueron construidos en la ciudad belga de Brujas), para pedir que se revea la medida”, dijo Mónica Capano, integrante de la red.

“No queremos que sean desguazados ni enviados a un museo sino que sigan en funcionamiento, lo que permite la apropiación cotidiana de ese patrimonio, que da a la ciudad un valor agregado, como los de Budapest, de 1896, que tienen un gran valor turístico”, afirmó.

La recolección de firmas para esa petición logró ya más de 1100 adhesiones, mientras que una foto con la leyenda “decile no a la remoción de los vagones más antiguos y hermosos del continente”, ya fue reproducida casi 20.000 veces en Facebook.

El petitorio, dirigido al jefe de gobierno, Mauricio Macri, y a su subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, advierte que “los vagones Brugeoise (nombre del fabricante) forman parte del patrimonio cultural de todos los argentinos”.

“Por medio de la presente le pedimos que estos vagones sean preservados y que sigan circulando en servicio regular durante los fines de semana”, añade.

Se trata de un remanente de unos 70 coches de los 120 que constituyeron la flota original de la línea A, construidos por La Brugeoise, Nicaise et Delcuve a partir de 1911.

Con ellos, el 1 de diciembre de 1913, Buenos Aires puso en servicio el primer tranvía o tren subterráneo de hispanoamérica y de todo el hemisferio sur, aunque algunos vagones fueron entregados en 1919, después de la Primera Guerra Mundial.

Aunque casi todos sufrieron reformas, conservan un conjunto de características, como la carrocería de madera y detalles de época, que envuelven al pasajero en una atmósfera particular, sobre todo a su paso por la estación Perú, con su decoración histórica.

Uno de los principales argumentos del Gobierno porteño para reemplazarlos es dotar al servicio de mayor seguridad, argumento considerado insostenible por la Red de Patrimonio, “porque nada hace prever un escenario de accidentes”, dijo Capano.

“Tienen el menor índice de daños de la red, de sólo 19 averías cada 100.000 kilómetros recorridos; no sufrieron incendios y en caso de colisión, como pesan la cuarta parte de un coche de otro tipo, provocan menos consecuencias”, explicó.

Capano explicó que la Red no se opone a la incorporación de coches más modernos, pero reclama que eso no signifique la desaparición de las “brujas”. “Que no pase como con los tranvías de la ciudad, que los sacaron de servicio y nadie sabe a dónde fueron a parar”, advirtió.

Capano destacó además “el saber acumulado” del plantel técnico y operario que lleva tres generaciones manteniendo estas unidades en el taller Polvorín, en el barrio de Caballito.

El arquitecto Rodolfo Livingston, por su parte, opinó que “en todo el mundo se valora este patrimonio y se procura preservarlo; hay que ponerlos en valor para que sean un motivo de atracción turística y servicio, porque son de muy buena factura”.

Entre los legisladores que se han pronunciado por la conservación de las “brujas” en servicio están Adrián Camps, Virginia González Gass y María José Lubertino.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gente con problemas

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Oposición a que los vagones históricos del subte sean desechados”

  1. Rosana Says:

    Sería una pena que los desecharan. Siempre me gustó mucho esa línea. Era la que mejor funcionaba, casi nunca tenía cortes. Y era como un viaje a través del tiempo…

  2. Queima Says:

    Artículo de Indalecio Álvarez, de la AFP

    Muerte anunciada en Argentina de ‘La Brugeoise’, decana de los vagones de metro

    BUENOS AIRES — El inminente desmantelamiento, el sábado, de los trenes del metro más antiguos del mundo en funcionamiento, fabricados hace cien años en Brujas, Bélgica, provoca desazón en la capital argentina, donde se multiplican los recursos ante la justicia y los proyectos de ley para intentar salvarlos.

    El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires anunció el desmantelamiento para el 12 de enero de los vagones históricos de la línea ‘A’, la primera línea de metro del hemisferio sur (1913), construidos por La Brugeoise, Nicaise et Delcuve, y muy apreciados por los turistas.

    La desaparición anunciada de ‘La Brugeoise’, cuyas carpinterías e iluminación semipenumbrosa con apliques en opalina mantienen un encanto de antaño y austero, conmovió a los porteños, que los llaman afectuosamente ‘las Belgas’ o ‘las Brujas’.

    Varios parlamentarios presentaron con premura proyectos de ley y recursos ante la justicia para salvarlos, pero la Legislatura y los tribunales están cerrados por vacaciones en pleno verano austral.

    “Estos vagones pueden andar perfectamente cien años más”, dice a AFP Cesario Blanco, uno de los 130 mecánicos del taller centenario de El Polvorín, en el barrio porteño de Caballito. “Y además tienen su señorío cuando entran en sus andenes, tienen su porte”, se entusiasma este hombre, que repara estas máquinas desde hace más de 30 años.

    Muchos, como él, no comprenden su desaparición. “Buenos Aires está a punto de incurrir en un error que, dentro de pocos años, va a cobrar su verdadera dimensión”, advierte el historiador Eduardo Lazzari.

    El director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, califica el desmantelamiento del ‘Subte A’ (Línea A del metro) de “demolición histórica”.

    Se trata de las más antiguas formaciones en funcionamiento regular en el mundo, puesto que las del metro de Budapest, que datan de 1896, sólo realizan recorridos turísticos.

    Sin embargo, el alcalde de Buenos Aires, el derechista Mauricio Macri, quiere mostrar que toma las riendas, tras un largo conflicto por la gestión del metro porteño con el Gobierno de la presidenta de Argentina, la peronista Cristina Kirchner.

    “La fecha del 12 de enero es impostergable por riesgo de seguridad de los pasajeros”, aseguró en una entrevista con AFP el presidente de Subtes de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo. Sin embargo, las estadísticas desmienten el argumento: la línea A, con un sólo accidente con pasajeros durante un siglo, es de lejos la más segura de todas las líneas de metro de Buenos Aires. “No queremos esperar una estadística negativa para retirarlos”, responde Piccardo.

    Por su parte, el número dos de la alcaldía porteña, Horacio Rodríguez Larreta, ironizó sobre la madera de los antiguos vagones, sugiriendo que “podrían servir para un asado” (carne asada a la parrilla).

    Los vagones serán reemplazados por formaciones fabricadas en China, de donde enviaron expertos a Buenos Aires.

    Javier Fernández, autor de una auditoría pedida al metro de Madrid por Metrovías, la prestataria del servicio de metro en Buenos Aires, concluyó que “se confunde antigüedad con inseguridad”. En cambio, la auditoría de la alcaldía, pedida al metro de Barcelona, recomienda la retirada de la decana de las formaciones del metro.

    “Estos vagones (de la Brugeoise) son seguros porque nuestro trabajo es artesanal”, asegura Cesario Blanco, exhibiendo su habilidad amenazada en los talleres de ‘las Belgas’.

    “El operario arma la bobina y la va colocando manualmente dentro del inducido”, explica el ingeniero Eduardo Zerbo, de 48 años y responsable del taller: sobre las mesas, se pueden ver rollos de papel e hilos de cobre que se tejen como si fueran encaje. Para él, la batalla de ‘La Brugeoise’ es antes que nada la de un “patrimonio vivo”.

    El urbanista italiano Gustavo Giovannoni, inventor del término ‘patrimonio urbano’, lanzó este debate en 1913. La Carta de Venecia retomó en 1964 sus principios: “Las obras monumentales de los pueblos, portadoras de un mensaje espiritual del pasado, representan en la vida actual el testimonio vivo de sus tradiciones seculares”, subraya el documento, también conocido como la Carta Internacional para la Conservación y Restauración de Monumentos y Sitios.

    “El patrimonio forma parte de nuestra vida cotidiana”, dijo a la AFP Mónica Capano, una de las coordinadoras de 50 ONG movilizadas para salvar a ‘Las Brujas’, que convocaron una manifestación para la noche del viernes.


  3. […] ideia, naturalmente, era modernizar o sistema, mas, também naturalmente, houve oposição e polêmica. As Brujas foram formalmente declaradas patrimônio histórico e cultural da cidade de Buenos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: