Crónicas de Pérez 14: la escapada

Me enojé con Pérez, el boludo de mi perro. Resulta que el muy piola aprovechó que yo estaba haciendo una limpieza del frente de mi casa, vio una puerta abierta y salió a dar una vuelta autónoma. Largué todo, agarré la correa-cadena y salí en su persecución, llamándolo y silbando para que se dejara alcanzar o regresara. El muy inconsciente se hacía el que no me oía, me miraba de reojo y rajaba en cuanto me acercaba, y sepan que no existe en el mundo situación que me haga sentir más sexagenario que tener que correr a un perro. Encima, el guacho anda a los saltitos gentiles, como si se burlara de mis limitaciones psicomotrices. Allí iba muy orondo, correteando despreocupadamente por Simbrón, José Pedro Varela, San Nicolás, Emilio Lamarca como si fuera uno de sus antepasados retozando entre los rebaños en los alegres prados de Bélgica antes de la blitzkrieg alemana de 1940. ¡Hasta pasó las vías y amagó con cruzar entre el tránsito endemoniado de Beiró! Se dio el lujo de ir a visitar a un amigo que tiene en una ventana de Ricardo Gutiérrez, al lado del espacio del ensayo de la murga del barrio. Su desconsiderado comportamiento duró como una hora. ¡Una hora con 36 grados! Pero me parece que el calor fue mi aliado porque al final, Pérez mismo no quería más lola y, después de husmear el agua sucia de una zanja, pensó que sería mejor reencontrarse con su bebedero y me dejó tomarlo del collar permanente. Volví a casa retándolo todo el camino, aunque ya aliviado de saberlo nuevamente seguro. No le dirigí la palabra por el resto del día.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gente que disfruta

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

10 comentarios en “Crónicas de Pérez 14: la escapada”

  1. Queima Says:

    Rosana Lecay, en Facebook: Pérez no es ningún boludo. Y tus relatos son una caricia para el alma.

  2. Queima Says:

    Pablo Queimaliños, en Facebook. cada vez que mi gata, Amelie, salta y corretea por la minúscula cornisa del 3er piso como si se tratara de una pista de atletismo, se me para el corazón.
    Me le acerco con cautela, intentando no excitarla ni asustarla, la tomo lentamente de las axilas y la llevo para dentro.. a salvo.
    Unos minutos más tarde, recuerdo que quedó abierta la ventanita del baño al verla nuevamente correteando feliz junto al vacío.
    Hay ciertas cosas de nuestros animales que no podemos evitar.. es su naturaleza…

  3. Queima Says:

    Cecilia Ferreiro Prada en Facebook: ay transpiré hasta que lo agarró y me reí mucho, ya lo quiero más que al Medieta a Perez…

  4. Queima Says:

    Laura Ungefug en Facebook: Quiero una foto de Pérez! Jaja

  5. Queima Says:

    Cecilia Ferreiro Prada en Facebook: Mendieta quise decir, sí, queremos foto!

  6. Queima Says:

    Gaby Queimaliños en Facebook: ya esta en mi muro con su respectiva pelotita

  7. Queima Says:

    Mirta Elvecia Lazzarini en Facebook: me gusto mucho y me identifiqué ….no por la edad…!!! muy alejada de esa franja …. !!!!!!!

  8. Queima Says:

    Lau Catt en Facebook: Muy bueno raul!!!!

  9. Queima Says:

    Claudio Salvador en Facebook: Definitvamente soy un seguidor de Pérez. Aunque las persecuciones callejeras las dejo a cargo del noble Raúl Q., el mejor amigo del perro.

  10. Queima Says:

    Gracias, Laura, un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: