Archivo para noviembre 2014

Aguante Paka Paka

11 noviembre 2014
Zamba

Zamba

Esto lo explicó Tristrán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina, en un congreso de periodismo el 22 de agosto pasado:

Durante 30 años, la televisión por cable ofreció en la Argentina siete señales para niños, todas de Estados Unidos, con sus modelos y valores culturales y su español neutro. Cuando el estado creó Paka Paka, a Cablevisión hubo que obligarlo por ley a que lo incorporara y resistió dos años, hasta que tuvo que avenirse a una orden judicial.

Añado yo: generaciones de niños, entre ellos una hija mía hoy adolescente, se criaron con los Teletubies, Jay Jay el avioncito, Connie la vaquita, Bob el constructor, Caillou, Barney, los Backyardigans,.. o sea Discovery Kids, Nickelodeon, Cartoon Network, para desembocar en Disney, los Simpsons, su ruta.

El otro día, a raíz de una polémica por la imagen de Sarmiento en Paka Paka, escuché al Dr. Nelson Castro decir que el adoctrinamiento a través de Paka Paka “es muy preocupante” (de todo dice lo mismo). 30 años consecutivos de mensaje educativo-formativo permanente de empresas privadas estadounidenses multiplicado por siete canales no le merecieron hasta ahora una sola reflexión ¿Qué problema puede haber en eso, no?

BéisbolMi conclusión: por fin la televisión infantil instala un debate sobre Sarmiento, o sobre Quiroga, o sobre quien sea de nuestra historia y nuestra cultura y el personaje infantil preferido pasa a ser un morochito con guardapolvo blanco en vez de niños que juegan al béisbol.

¡Aguante Paka Paka! (y su padre Encuentro, del Ministerio de Educación)

Anuncios

25 años de capitalismo a full

10 noviembre 2014

Tomé notas de un artículo publicado este domingo por La Nación, firmado por Luisa Corradini, sobre el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín: “Las promesas incumplidas del nuevo amanecer”. Quien desee leer el original vaya a http://www.lanacion.com.ar/1741913-las-promesas-incumplidas-del-nuevo-amanecer

Yo extraje notas con datos para mi propia reflexión, disidente con el enfoque ideológico habitual de La Nación, pero no cuestiono en particular a la autora, a quien no conozco:

  • Cuando el Muro cayó, la economía liberal y la democracia parecían marchar de la mano hacia la apoteosis. El comunismo había fracasado, los políticos del planeta cantaban odas a los mercados desregulados. El estadounidense Francis Fukuyama proclamó que había llegado “el fin de la historia”.
  • Hoy, ya nadie habla de los efectos benéficos de la libre circulación del capital (…) La economía de los EEUU crece dos veces menos que en los años 1990. Japón es el ‘enfermo’ de Asia. Y Europa se sumerge en una recesión.
  • Políticos, economistas y pensadores piden nuevas iniciativas en favor del crecimiento. El problema es que el arsenal de los gobiernos está vacío. Los centenares de miles de millones en paquetes de estímulo invertidos durante la crisis financiera de 2008 han creado montañas de deuda en la mayoría de los países industrializados, ahora incapaces de financiar programas de reactivación.
  • Las empresas han dejado de invertir en nuevas maquinarias o industrias. El apetito de los inversores aumenta en forma meteórica en aquellos sectores que alientan la especulación financiera, como acciones y bonos inmobiliarios.
  • El nuevo capitalismo financiero que fue apoderándose de Occidente hasta dominarlo totalmente también exacerba conflictos sociales en el seno mismo de las naciones más industrializadas.
  • Mientras el salario de los trabajadores se desbarranca y el rendimiento de las cuentas de ahorro tradicionales se ha vuelto irrisorio, los ricos –aquellos que obtienen sus ingresos haciendo que el dinero trabaje por ellos- son cada vez más pudientes. La riqueza privada mundial creció 15% el año pasado. El 1% de la población posee más de la mitad de la riqueza mundial.
  • La crisis del capitalismo se ha transformado en crisis de la democracia. En la mayor parte del planeta, los ciudadanos sientes que han dejado de ser gobernados por parlamentos para caer en manos de bancos, fondos de inversión u oscuras entidades supranacionales que aplican la lógica de que se los rescata o arrastran con ellos a la muerte a toda una sociedad.
  • Algunos indicadores han mejorado en estos 25 años, pero 1200 millones de personas siguen viviendo en la indigencia. La crisis destruyó 67 millones de empleos, cada día una persona de cada ocho en el mundo continúa acostándose con el vientre vacío.
  • En cuanto a los países que pasaron el socialismo al capitalismo, no es la democracia la que ha dejado de cumplir sus promesas en estos 25 años sino el nuevo capitalismo financiero que logró hacer de ella su primera víctima.
  • Hay propuestas alternativas. El estadounidense Jeremy Rifkin propone en “La nueva sociedad de costo marginal 0” pasar del “cada vez más al cada vez mejor” y afirma que “el capitalismo terminará siendo reemplazado por una economía del intercambio y del compartir (…) una sociedad de la gratuidad y la abundancia”.
  • También hay pronósticos pesimistas. El francés Jacques Attali, en “Devenir uno mismo”, vaticina una “somalización” del mundo. Alude a Somalía, que perdió todos los medios de aplicar reglas del derecho, a pesar incluso de la intervención militar de los EEUU, y su gobierno se exilió en Kenya. El terreno quedó entonces librado a los señores de la guerra, los jefes mafiosos, los fundamentalistas religiosos y los terroristas de toda naturaleza, tanto en la tierra como en el mar.

Añado yo. El colapso del “socialismo real” significó la desaparición de la alternativa más seria que haya existido para reemplazar o suceder al capitalismo. Esa opción desapareció. Tendrá que surgir otra, con mejores bases naturalmente, o habrá que dedicarse a la lucha por la supervivencia en medio del derrumbe, para mí evidente, que no se detiene.

Globalización, televisión, “fin de ciclo”, debates, calificaciones y lecturas ingenuas

9 noviembre 2014

Globalización cultural

Sonaba bien, ¿no? Yo imaginaba que en la práctica permitiría a los canadienses conocer al flaco Spinetta, a nosotros apreciar el cine de la India, a los mozambiqueños disfrutar la música de Brasil y a los franceses valorar el teatro japonés. Pero no, no es un fenómeno multidireccional ni mucho menos equilibrado. La globalización cultural es que canadienses, argentinos, indios, mozambiqueños, brasileños, etc., todos estemos pendientes de Brad Pitt y Angelina Jolie. O en deportes, que en todos lados se vean partidos de las grandes empresas (no son asociaciones civiles) europeas o básquet de la NBA. O sea, estandarización de gustos y tendencias, para globalizar la facturación, de ya saben quiénes.  (9 de noviembre de 2014)

Televisión que desinforma

Mientras el debate por el aborto legal llegó al Congreso y estalló en la calle, la Televisión nos intoxica horas y horas con el triángulo Redrado-Granata-Salazar,
Salvo honrosas excepciones, la televisión hace PERIODISMO-BASURA, para desinformar, distraer, ocultar, promover personajes que pagan por ello y está siempre del lado del poder económico. (5 de noviembre de 2014)

El “fin de ciclo”

No creo que estemos en un “fin de ciclo”, como se la pasan proclamando los “chicos” de La Nación y de Clarín, Carrió, Macri, Mariano Grondona o Nelson Castro. Vamos a ver qué dicen las urnas. En lo que a mí respecta, que no soy K, encuentro muchísimas medidas valiosas de este gobierno Por ejemplo: el calendario de vacunación pasó de seis a dieciséis vacunas obligatorias, ¡gratuitas! Son muy pocos los países que pueden mostrar algo así, y ningún gobierno argentino anterior logró algo parecido, aunque los hubo que mejoraron mucho la salud pública. (4 de noviembre de 2014)

Debatir contenidos

A mí me interesa que varios aspirantes a presidente digan cuáles leyes quieren derogar, porque así se debaten sustancias, no eslóganes. Supongo que los publicistas de algunos les dirán que ser muy sincero puede se políticamente suicida y que mejor imiten a Menem. No creo que esto se lleve muy a fondo. Creo que varios darán las señales que quieren dar al poder real para obtener su apoyo, pero sin que entiendan mucho las mayorías, para no perder los votos que los eslóganes pueden atraer. Y habrá que seguir desenmascarando. (16 de octubre de 2014)

Calificaciones escolares

Con lo de las calificaciones escolares en la Provincia de Buenos Aires veo mucha confusión. Por lo que leí, sólo se modificó la escala sin quitar el concepto de aplazo: con 4, 5 y 6 puntos es reprobado. Pero por ejemplo Juan José Campanella opina que “cuanto menos exigente la escuela, más burro el alumno, luego más dócil y más fácil de dominar”, lo cual sería cierto y por eso muchos procesos revolucionarios comienzan por una gran alfabetización general. Pero ¿por qué dicen Campanella y muchos otros que es “menos exigente la escuela” sólo por este cambio? ¿Acaso si se calificara de -5 a +5, mejoraría la educación y entonces aplaudirían? Sin conocer la realidad educativa bonaerense, sospecho que hay problemas mucho mayores que sería bueno debatir con honestidad. Esta crítica en particular me parece livianita, tontuela.  (13 de septiembre de 2014)

No leer con ingenuidad

Víctor Hugo no dijo que en las villas se vive muy bien, ni Maduro dijo en su momento que los funcionarios venezolanos roban como los grandes capitalistas, tampoco Cristina dijo que había que tenerle miedo, etc, etc, como dijeron los medios concentrados. También se manipula información en medios prooficialistas, pero carecen de la potencia de aquellos.
Pienses como pienses, ¡ojo! con quién elegís para informarte. Leé y compará con desconfianza. Te lo dice alguien que hace 40 años trabaja en la prensa escrita. Especialmente, ojo con la tele. No solo no informa sino que desinforma, porque te deja la sensación de que ya te contaron lo importante, pero “el show de la noticia” es más para entretener que para informarte. El lorito que baila y la chica que se exhibe le dan más rating para vender publicidad. Después estallan crisis tremendas y todos están sorprendidos porque nadie la vio venir. (11 de septiembre de 2014)