Archive for the ‘Gente con problemas’ category

Uno de cada 4500 bebés presenta ambigüedad genital

26 febrero 2013

Me interesé en este tema por el caso de un bebé misionero que nació con el sexo no bien definido. Por la zona de la que proviene, donde hay otros casos, y por  el medio social familiar -padres jóvenes, muy pobres, el papá trabaja en la cosecha del tabaco- tengo la sospecha de que hay que seguir la pista de los agrotóxicos como causantes. Pero no conozco que esas cosas se investiguen. Va la nota que hice para la agencia la semana pasada, el día que el bebé llegó al Garrahan:

El Garrahan recibe unos 15 bebés por año con ambigüedad genital

El hospital pediátrico “Juan Garrahan”, de la Ciudad de Buenos Aires, recibe cada año unos quince nuevos casos de recién nacidos con el sexo no bien definido, como el bebé misionero que llegaba hoy a este centro de salud de punta en el diagnóstico y tratamiento de esta patología.

En el mundo, las anomalías de diferenciación sexual se presentan en uno de cada 4.500 bebés nacidos vivos, aunque en algunos grupos étnicos la incidencia es algo más frecuente.

“Muy temprano en la gestación se produce una glándula sexual o gónada indiferenciada que, por acción de los mecanismos involucrados, se transforma en una gónada masculina o femenina. Si algo interfiere en la diferenciación, queda a mitad de camino, con componentes de una y de otra”, explicó a Télam Alicia Belgorosky, jefa del Servicio de Endocrinología del Garrahan.

La especialista, doctora en Medicina e investigadora del Conicet, informó que en estos casos “se las llama gónadas disgenéticas o pobremente diferenciadas y representan un riesgo para los pacientes, porque con el tiempo pueden originar un tumor, un gonadoblastoma”.

La inadecuada diferenciación gonadal tiene consecuencias en la formación del aparato reproductor, que en esos casos puede presentar juntos órganos y formas anatómicas que definen la ambigüedad.

La especialista precisó que en el 20% de los casos, la causa es una alteración genética y se puede identificar el gen alterado; en el otro 80% la ciencia aún no ha podido establecer los orígenes.

Por eso, si bien el hospital Garrahan tiene un laboratorio de biología molecular único en el país que estudia los genes involucrados, sus observaciones son solo una pieza del conjunto que lleva al diagnóstico. También se requiere estudiar la historia clínica, las imágenes, los análisis de laboratorio y hormonales.

Un factor ambiental de riesgo pueden ser los disruptores endocrinos, sustancias químicas presentes en algunos plásticos, pesticidas o agroquímicos capaces de alterar el equilibrio hormonal en etapas tempranas de la gestación.

“El diagnóstico es muy complejo. Intervienen pediatras, endocrinólogos pediatras, neonatólogos, cirujanos especializados, expertos en imágenes, genetistas, biólogos moleculares, bioquímicos especializados y psicólogos. Hay que armar un rompecabezas para entender qué pasó en la vida intrauterina y nos valemos de todos los recursos disponibles”, explicó Belgorosky.

La profesional explicó que para asignar el sexo al bebé, se habla con los padres solo cuando se tiene toda la información, y que reunirla puede llevar en algunos casos hasta uno o dos meses, proceso decisivo para la vida de esa persona.

Por ese motivo, sostuvo que “es muy importante no trasmitir información errónea en un asunto tan delicado, que afecta la intimidad de la familia”.

“Nunca se asigna el sexo a un bebé sin acuerdo de los padres. Con apoyo del Servicio de Salud Mental, se les explica los pros y los contras de la situación. En caso de recurrir a la cirugía será lo menos mutilante posible, pero todo con acuerdo de los padres”, dijo.

La investigadora aclaró que algunos problemas deben resolverse de todos modos. “Por ejemplo uretra y vagina juntas generan infecciones a repetición y hay que prevenirlo. Pero en general se acuerda todo con los padres”, aseguró.

Más allá de alguna intervención quirúrgica, algunos pacientes deben recibir de por vida un tratamiento químico que “duerme” ciertas funciones glandulares o reemplaza otras sustancias que las glándulas no producen naturalmente.

Esto debe ser regulado cuidadosamente por médicos expertos para controlar eventuales efectos no deseados, en el marco de una atención multidisciplinaria. También se les hace un seguimiento muy estrecho por el riesgo de aparición de un tumor.

El hospital Garrahan, que trata estos casos desde su fundación, hace 26 años, es centro de referencia en el país en esta materia.

Su equipo de especialistas, reconocido internacionalmente, atiende 450 pacientes con estudios moleculares confirmados. Unos 300 de ellos sufrieron estas anomalías por hiperplasia suprarrenal congénita, que incrementa la síntesis de hormonas masculinas en las glándulas suprarrenales.

En la adultez, los pacientes son derivados a los hospitales Durand o Ramos Mejía, de la Ciudad de Buenos Aires. En el Interior, pueden atenderse con profesionales formados como becarios en el Servicio de Endocrinología del Garrahan que se han ido estableciendo.

Anuncios

El imperdonable deterioro de los barrios históricos porteños

19 enero 2013

Cuando pensaba esta nota imaginaba que iba a encontrar problemas en Monserrat y San Telmo similares a los que se ven por doquier en la ciudad, pero la realidad superó mis temores:  quedé impresionado con la extensión del abandono de las joyas turísticas de Buenos Aires. Va la nota:

Ni el casco histórico se salva del deterioro general de la ciudad

Foto: "Alerta militante"

Foto: “Alerta militante”

La suciedad y la falta de mantenimiento de la ciudad de Buenos Aires sitúan entre la queja y la resignación a porteños de todos los barrios, pero en Monserrat y San Telmo el problema adquiere otra dimensión, porque lo que se descuida y degrada es el patrimonio histórico urbano.

“San Telmo y Monserrat forman parte del casco histórico de Buenos Aires. Su valor patrimonial no es el mismo que el de cualquier barrio. Por algo hay leyes que los protegen”, dijo Alberto Martínez, arquitecto y vecino de San Telmo desde hace 30 años.

Fachadas centenarias grafitadas, basura y orines en las calles, espacio público usurpado, veredas rotas y baches indican que el abandono no discrimina y se exhibe en las calles más viejas de la ciudad con la misma naturalidad que los turistas las recorren.

“En algunos casos hay inconductas de la gente, pero la mayor falta es de quienes están legalmente obligados a cuidar la ciudad y en especial su patrimonio histórico y cultural: el Gobierno de la Ciudad”, responsabilizó Martínez.

La vereda de la esquina de Carlos Calvo y Balcarce fue arreglada por el consorcio del edificio. “Lo hicimos por nuestra cuenta. El gobierno de la Ciudad no las mantiene”, informó Luis Padín, que vive allí.

Vecino del barrio hace muchos años, Padín señala otra falla: “El `cajón` azul que marcaron en la calle, para carga y descarga, está muy despintado. La grúa se la pasa llevándose autos cuyos dueños no se dan cuenta que ahí no se puede estacionar”.

Martínez, por su parte, criticó especialmente que la propia acción de gobierno provoque daños, como los parches de asfalto sobre extensos segmentos de cuadras adoquinadas. Así sucede, por ejemplo, en Defensa, entre Brasil y Juan de Garay.

“Es parte importante de nuestra identidad y las están tapando ilegalmente y con total impunidad”, acusó.

Subrayó que de ese modo el propio gobierno porteño viola la Ley 65 de Protección del Adoquinado Histórico y un acuerdo judicial de 2009 entre el Ejecutivo de la ciudad y la entonces presidenta de la Comisión de Patrimonio de la Legislatura, Teresa de Anchorena, secundada por vecinos, para mantener los adoquines.

Una firmante de aquel acuerdo fue la vecina Patricia Barral, quien confirmó que abundan los parches de asfalto y dijo que “el adoquinado que tuvieron que reponer fue mal hecho y está todo desarmado y desparejo”.

Para Barral, “el verdadero plan del macrismo para la zona es lo que hicieron en Reconquista: peatonalizarla. Quisieron hacerlo en Defensa y los vecinos nos opusimos, porque tenemos otra idea del desarrollo del barrio. Se les cayó la idea y dejaron de invertir”.

“Promovieron a San Telmo como destino turístico sin invertir en el cuidado. La plata que entró por haberlo promovido así, por ejemplo los tantos permisos para producciones de cine, no volvió al barrio. Si las fachadas sirven para recaudar, que ayuden a los frentistas a mantenerlas”, dijo.

La vecina criticó también la falta de políticas para preservar la vida barrial, y que se hiciera caso omiso a la propuesta de recordar a los visitantes mediante carteles que se trata del casco histórico y que deben respetarse las costumbres de los vecinos.

“No puede ser música a cualquier hora, veredas bloqueadas con bolsas de basura de los restaurantes o con mesas de bares que se las apropian y les molesta que pasemos con el perro, por ejemplo; o esos micros enormes que estacionan sobre Defensa”, enumeró.

Para Barral lo que sucede encierra una paradoja, porque la preferencia de los turistas demuestra el atractivo de estos barrios, por lo tanto, “lo lógico es cuidarlos tal como son”.

En cambio, el proceso de transformación no se detiene y se producen situaciones como que “en la plaza Dorrego, ya no hay plaza”, todo el espacio fue ocupado por bares o vendedores.

Por su parte, Martínez coincidió en que el negocio turístico “fue robándole espacios a la vida vecinal; emprendimientos comerciales e inmobiliarios tienden a sobredimensionar al turismo y desplazar al vecino”.

El profesional atestigua que “por las mañanas, todavía se ve gente que va al mercado y encargados lavando veredas, hay silencio; de noche, en cambio, ningún vecino, solo turistas, vendedores de bartijas y actividad de consumo”.

“Creo que la política del Gobierno de la Ciudad apunta a tener un centro turístico sin vida vecinal. Siempre tratamos de que no se perdiera esa identidad y vemos que cada día es peor”, afirmó.

Viajé en una “bruja” quizás por última vez

11 enero 2013

Este jueves, al salir del trabajo, cerca de las 21, hice otro camino para volver a casa para poder meterme en el Subte A. Es que quería viajar, quizás por última vez, en una “bruja”, uno de los centenarios coches de madera de La Brugeoise, fabricados en la ciudad belga de Brujas que, según dispuso el gobierno porteño, mañana cumplirán su último día de servicio.

Me senté en el fondo del vagón para tener una panorámica de sus 26 metros y pico. Observé las tulipas que le dan esa iluminación opalina, los bancos de madera, los caños blancos verticales ornamentados en su unión con el techo, los pasamanos colgantes balancéandose aunque no tanto como cuando yo era niño en que a veces golpeaban el techo…

Presté atención a la ausencia de rigidez en las uniones de las paredes y los techos,  que le dan esa sensación de artefacto destartalado y que en realidad son estudiadas flexibilidades para absorber las torsiones que imponen las curvas del recorrido.

Escuché los chistidos de los frenos y el timbre que tienen en lugar de bocina. También el golpazo de las puertas al cerrarse, a las que hacen falta burletes nuevos que lo amortigüen.

Pensé en lo que me habían contado de lo seguros que son, con el menor índice de averías de toda la red, pese a su edad; con el dato no haberse incendiado pese a ser de madera, con la ventaja de que si hay una colisión, como pesan un tercio que los metálicos, las consecuencias son menores.

Por supuesto que la muy demandada línea A requiere un aumento de su capacidad de transporte, en volumen y velocidad, y que los pasajeros se merecen más comodidad, pero eso puede hacerse sin tirar estas piezas únicas a la basura ni momificarlas en un museo.

¿Qué tal mantenerlas en servicio fuera de los horarios centrales como proponen decenas de organizaciones ciudadanas y muchos usuarios? ¿Es que no siguen demostrando día a día que pueden hacen un buen trabajo complementario de trenes más modernos?

¿Es que alguien duda de su valor sentimental, histórico, cultural que los convierte en un atractivo turístico de la ciudad? ¿Nadie ve la cantidad de extranjeros que visitan Buenos Aires que quieren viajar y sacarse fotos en el subte de madera? ¿Se ignora que las agencias de viajes del exterior lo destacan como algo imposible de encontrar en otro lado porque son los más antiguos del mundo en servicio comercial?

Creo que las respuestas son obvias. Hay que mantenerlos en servicio en horarios de pocos pasajeros. Eso sí, hay que tomar conciencia y ponerlos en valor. Menos suciedad y más barniz y pintura, basta de calcomanías políticas y comerciales, límites al arte callejero abusivo. Hay que restaurarlos, ponerles publicidad antigua y hasta podrían darles uniformes de época a los conductores y guardas que los tengan a cargo.

Son reliquias para lucirlas y sentirse orgullosos de tenerlas, pero ahora están tan descuidados que hasta sospecho que, planeando su desguace, los dejaron caer a propósito para que nadie reclamara por ellos.  (No puedo digerir todavía que el jefe de gabinete de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, haya sugerido burlonamente que podrían servir como leña para un asado)

La Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro, con el apoyo de Horacio Fontova y otras artistas, convocó para este viernes a las 14.30 a la estación Plaza de Mayo, para participar en lo que podría ser uno de los últimos viajes de estos coches, a los que llamó con afecto “viejos compañeros”.

Con el mismo espíritu y en el mismo lugar, para las 18 convocó la Red de Patrimonio, formada por unas 60 organizaciones barriales y ciudadanas, que propone mantenerlos activos los fines de semana.

Y yo digo ¡aguanten las brujas!

Oposición a que los vagones históricos del subte sean desechados

9 enero 2013

Este viernes se anuncia como el último día de servicio de los vagones antiguos del subte A, la mayoría de los Brujascuales está en actividad desde hace 99 años. Son muchos los que se oponen a tirarlos a la basura. Apoyo la idea de mantenerlos en actividad fuera de las horas pico. Son pintorescos y también seguros, contra lo que dicen ciertos prejuicios. Va una nota al respecto:

Crece la oposición al desecho de coches históricos del subte

La decisión del Gobierno porteño de desechar los vagones centenarios del Subte A, que están entre los más antiguos del mundo en funcionamiento comercial, concita una creciente oposición de personalidades, entidades civiles y usuarios defensores del patrimonio cultural.

La Red de Patrimonio, en la que participan unas 60 organizaciones no gubernamentales, promueve un petitorio para que se los conserve en funcionamiento fuera de los horarios pico, y convocó a un acto el viernes a las 18 en su cabecera de la Plaza de Mayo.

“Vamos a viajar en lo que se anuncia como último día de servicio de las ‘brujas’ (así llamados porque fueron construidos en la ciudad belga de Brujas), para pedir que se revea la medida”, dijo Mónica Capano, integrante de la red.

“No queremos que sean desguazados ni enviados a un museo sino que sigan en funcionamiento, lo que permite la apropiación cotidiana de ese patrimonio, que da a la ciudad un valor agregado, como los de Budapest, de 1896, que tienen un gran valor turístico”, afirmó.

La recolección de firmas para esa petición logró ya más de 1100 adhesiones, mientras que una foto con la leyenda “decile no a la remoción de los vagones más antiguos y hermosos del continente”, ya fue reproducida casi 20.000 veces en Facebook.

El petitorio, dirigido al jefe de gobierno, Mauricio Macri, y a su subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, advierte que “los vagones Brugeoise (nombre del fabricante) forman parte del patrimonio cultural de todos los argentinos”.

“Por medio de la presente le pedimos que estos vagones sean preservados y que sigan circulando en servicio regular durante los fines de semana”, añade.

Se trata de un remanente de unos 70 coches de los 120 que constituyeron la flota original de la línea A, construidos por La Brugeoise, Nicaise et Delcuve a partir de 1911.

Con ellos, el 1 de diciembre de 1913, Buenos Aires puso en servicio el primer tranvía o tren subterráneo de hispanoamérica y de todo el hemisferio sur, aunque algunos vagones fueron entregados en 1919, después de la Primera Guerra Mundial.

Aunque casi todos sufrieron reformas, conservan un conjunto de características, como la carrocería de madera y detalles de época, que envuelven al pasajero en una atmósfera particular, sobre todo a su paso por la estación Perú, con su decoración histórica.

Uno de los principales argumentos del Gobierno porteño para reemplazarlos es dotar al servicio de mayor seguridad, argumento considerado insostenible por la Red de Patrimonio, “porque nada hace prever un escenario de accidentes”, dijo Capano.

“Tienen el menor índice de daños de la red, de sólo 19 averías cada 100.000 kilómetros recorridos; no sufrieron incendios y en caso de colisión, como pesan la cuarta parte de un coche de otro tipo, provocan menos consecuencias”, explicó.

Capano explicó que la Red no se opone a la incorporación de coches más modernos, pero reclama que eso no signifique la desaparición de las “brujas”. “Que no pase como con los tranvías de la ciudad, que los sacaron de servicio y nadie sabe a dónde fueron a parar”, advirtió.

Capano destacó además “el saber acumulado” del plantel técnico y operario que lleva tres generaciones manteniendo estas unidades en el taller Polvorín, en el barrio de Caballito.

El arquitecto Rodolfo Livingston, por su parte, opinó que “en todo el mundo se valora este patrimonio y se procura preservarlo; hay que ponerlos en valor para que sean un motivo de atracción turística y servicio, porque son de muy buena factura”.

Entre los legisladores que se han pronunciado por la conservación de las “brujas” en servicio están Adrián Camps, Virginia González Gass y María José Lubertino.

En apoyo de las orquestas infantiles y juveniles porteñas

13 diciembre 2012

Trabajadores del Proyecto Orquestas Infantiles y Juveniles de la Ciudad de Buenos Aires reclamaron el martes pasado ante la Jefatura de Gobierno de la Ciudad seguridades de la continuidad del programa que sienten amenazada.

Familiares de los chicos y de los músicos se sumaron a la manifestación, que recibió el apoyo de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-CTERA), “en defensa de las orquestas infantiles y juveniles de la educación pública de la Ciudad”, según expresó un comunicado.

Los organizadores recordaron en un documento público que el proyecto fue iniciado quince años atrás por el maestro Claudio Spector, para “mostrar y enseñar a los sectores mayoritarios de la sociedad una disciplina históricamente vedada”.

Subrayaron que se formó “un equipo sólido, de gran capacidad pedagógica y musical, coordinando lo que hoy es uno de los más reconocidos y valorados proyectos en el sistema educativo, que trasciende la Ciudad de Buenos Aires”.

Actualmente, el proyecto reúne “a más de 1700 chicos y chicas que disfrutan de la música y a 230 maestros que trabajan por la excelencia de su educación”.

Las orquestas infantiles y juveniles porteñas han participado en conciertos en escuelas de la Ciudad, en el Festival Martha Argerich del Teatro Colón y el Festival Internacional de Tango.

También estuvieron en conciertos multitudinarios como teloneros del grupo Queen en Vélez, de Los Fabulosos Cadillacs en River, con la West-Divan Orchestra en la 9 de Julio dirigida por Daniel Barenboim, y acompañados por Susana Rinaldi, León Gieco, Zubin Mehta, Leopoldo Federico, entre otros.

El documento, en cuyo apoyo se recogen firmas a través de orquestasdifusion@gmail.com, dice que en el actual gobierno porteño, en el que dependen de la subsecretaria de Equidad Educativa, María Soledad Acuña, “algo ha cambiado y no ha sido para bien”.

Afirma que hubo “reducción en la cantidad de alimentos que integran las viandas, supresión de los subsidios de las cooperadoras destinados a la compra y reparación de instrumentos musicales, la inesperada cancelación de conciertos”.

Además denuncia “falta de apoyo para intercambios internacionales acordados, intimidación y hostigamiento a los trabajadores del proyecto, dilación en el pase a planta de los mismos (…) manteniendo su precarización laboral; finalmente, el incumplimiento en la implementación de nuevas orquestas comprometidas por el jefe de gobierno (Mauricio Macri)”.

En suma, afirmaron que “estas medidas son funcionales al intento de oponer a este proyecto de reconocida excelencia, otro de probada ineficacia que empobrece la calidad de la enseñanza, evadiendo la responsabilidad del Estado”.

“No sólo se trata de música: se trata de niñas, niños y jóvenes de nuestra Ciudad y la posibilidad concreta de una vida mejor”, consignaron.

En la Diagonal Sur sienten que los quieren desalojar para que alguien haga un negocio inmobiliario

15 noviembre 2012

Estuve el miércoles con los vecinos que pueden ser desalojados por el Gobierno de la Ciudad para extender la Diagonal Sur. Ellos no tienen dudas. Piensan que la estética urbana invocada es la excusa para que alguien multiplique millones edificando sobre los terrenos que hoy ocupan sus casas. Va la nota:

Vecinos movilizados contra el proyecto de Macri para la Diagonal Sur

Vecinos del barrio porteño de Monserrat, cuyas casas podrían ser demolidas si prospera el proyecto del Ejecutivo de la ciudad para extender la Diagonal Sur, cuestionaron la utilidad de la iniciativa y expresaron sus sospechas de que esconda un negocio inmobiliario.

“¿Cuál es la utilidad pública de esto como para justificar expropiarnos? Es un claro negocio inmobiliario: nos quieren echar por 2,50 y hacer edificios”, afirmó Valeria Coenes, quien expuso este miércoles en una reunión vecinal.

En forma coincidente, Juan Carlos Civitelli afirmó que los vecinos afrontan “una lucha muy desigual contra los millones que puede generar el negocio inmobiliario que preparan”.

El proyecto, remitido a la Legislatura porteña por el jefe de gobierno, Mauricio Macri, prevé extender la avenida Julio A. Roca o Diagonal Sur desde Piedras y Belgrano hasta la 9 de Julio, lo que requiere la demolición parcial de cuatro manzanas.

“Toman una traza de 24 metros de ancho para la avenida y 16 metros más a cada lado. Y si de un inmueble tocan un pedacito, igual lo tiran abajo entero”, se quejó Civitelli.

El problema ya motivó la intervención de la Unidad Especial Temática de Defensa del Patrimonio Histórico Urbano de la Ciudad, dependiente de la Defensoría General de la Ciudad.

El exjuez Andrés Gallardo, a cargo del organismo, abrió un expediente para la “protección de evidencias históricas, arqueológicas y patrimoniales afectadas por el proyecto de continuación de la traza de la Diagonal Sur”.

La movilización de los vecinos afectados incluyó abrir una página en Facebook (“Víctimas de Diagonal Sur”), y marcar todos los inmuebles amenazados con un cartel en el frente que dice “Quieren demoler esta propiedad. Ayudanos a parar el proyecto”.

Grupos de vecinos visitaron además a legisladores de todos los bloques para comprometerlos a frenar la iniciativa, que requiere doble lectura, con audiencia pública no vinculante intermedia y 40 votos para su aprobación.

“Ya sabemos que si consiguen los 40 votos para aprobarla en la primera lectura, aunque digamos lo que digamos en la audiencia pública será muy difícil que eso cambie para la segunda lectura”, advirtió Coenes.

En la reunión que efectuaron hoy en un bar de Bernardo de Irigoyen al 500, que también puede ser demolido, los vecinos expresaron además su temor a que, de prosperar el proyecto, las indemnizaciones no compensen el valor de sus propiedades.

“La indemnización habrá que negociarla con el expropiante privado sobre tasaciones del Banco Ciudad. La experiencia de los vecinos expropiados para construir la línea H del Subte es que recibieron alrededor del 30% del valor de sus casas”, afirmó uno de los asistentes.

Después de la reunión, varios de los participantes salieron a distribuir volantes en la zona, en los que advertían que el proyecto “propone expropiar viviendas, pagándolas a mucho menos de su valor, para revender los lotes al doble de precio”.

“Es un gran negocio para unos pocos. Corremos peligro de un grave daño social. Para evitarlo necesitamos tu apoyo”, concluían.

La guardia del Hospital del Niño de San Justo estuvo cerrada este domingo

12 noviembre 2012

El Servicio de Guardia del Hospital del Niño de San Justo, en el oeste del conurbano bonaerense, estuvo cerrado este domingo desde el mediodía, según informaron pacientes que debieron recurrir a otros centros de salud, y confirmó una fuente profesional.

Se trata del hospital pediátrico del partido de La Matanza, con 1772.000 habitantes según el censo 2010.

La suspensión del servicio se produjo porque las apenas dos pediatras que debían trabajar este domingo tuvieron problemas de salud, según reveló Pedro Zamparolo, secretario general de la Asociación de Profesionales de la Salud Pública de La Matanza.

“Una de las pediatras, que está embarazada, tuvo un problema, y la otra un pico de presión. El equipo que estaba de guardia (de 24 horas) desde el sábado, avisó a las autoridades y se quedó hasta el mediodía, pero no estaba en condiciones de continuar”, dijo el dirigente.

Los médicos salientes derivaron a algunos pacientes a la sala de internación y a otros les dieron el alta, de modo que no quedó ningún niño en el servicio de guardia, que quedó cerrado para nuevos casos por las siguientes horas.

“Traje a mi hijo al hospital porque tiene un fuerte dolor de oído pero la guardia médica está cerrada y no sé a dónde llevarlo”, dijo Verónica González. La señora aseguró que nadie en el lugar le dio una explicación ni encontró avisos, sin embargo, Juan Insaurralde, otra persona que tropezó con la misma situación, relató que “está todo cerrado y hay carteles en las paredes que dicen que es por falta de personal”.

“Es angustiante encontrarse con ésta situación. Yo tuve que pedirle al colectivero que me deje viajar para traer a mis hijos porque no tengo plata y ahora nos derivan al (hospital) Posadas. ¿Cómo voy a hacer para ir?”, se quejó Insaurralde.

María, por su parte, dijo que venía desde González Catán. “Tengo que viajar media hora en colectivo con mi hija y no la atienden porque no hay médicos”. “Que nos den una explicación, algo tienen que hacer, no pueden mandarnos de un lado a otro”, protestó.

Zamparolo, quien además es director de un centro de salud en Virrey del Pino, en el mismo distrito, aseguró que la guardia del hospital de niños, que atiende a todo el partido de La Matanza, debería contar al menos con siete pediatras.

“Pensamos que es una vergüenza no tener recursos para una situación como ésta. Hace años que venimos advirtiendo sobre el éxodo de profesionales”, añadió.