Archive for the ‘Nobleperiodismo/putaprensa’ category

Presenté el libro a los compañeros de Télam

2 diciembre 2016

El miércoles 30 de noviembre presenté “Cinco propuestas y algunas ideas más para Télam” a mis compañeros de la agencia, entre quienes además comencé a distribuir mi pequeña obra.

Me apoyaron en el panel (de izquierda a derecha) Pepe Monzón, Camil Straschnoy y Andrea Delfino y tuve el privilegio de que asistiera mi amigo y colega Ricardo Carpena, actualmente a cargo de la vicepresidencia de la empresa.

Decenas de compañeros pasaron por la sala y no pocos se lanzaron al debate posterior, como era previsible en una reunión donde el tema era tanto el quehacer práctico como la propia razón de ser de una organización a la que cada uno de nosotros cada día da vida entregándole vida, apasionadamente.

presentacion-libro-queimalinos-301116-romero-lap-07

presentacion-libro-queimalinos-301116-romero-lap-10presentacion-libro-queimalinos-301116-romero-lap-01

Anuncios

Cinco propuestas para Télam

25 noviembre 2016

2016-cinco-propuestasFinalmente, lo hice. Escribí un libro con propuestas para mejorar el desempeño de Télam,
la agencia estatal de noticias de la Argentina, una estructura tan valiosa como maltratada.

Es una mirada surgida desde el corazón de la redacción, con el respaldo de varias décadas de trabajo personal en agencias de noticias, enriquecido por innumerables intercambios con compañeros de diferentes épocas y atravesado por las reflexiones que disparan los incesantes cambios en la circulación y el consumo de las noticias.

Fue un esfuerzo absolutamente vocacional, sin patrocinios de ningún tipo, como broche de una carrera profesional próxima a concluir, que siempre fue concebida como servicio a la sociedad.

Globalización, televisión, “fin de ciclo”, debates, calificaciones y lecturas ingenuas

9 noviembre 2014

Globalización cultural

Sonaba bien, ¿no? Yo imaginaba que en la práctica permitiría a los canadienses conocer al flaco Spinetta, a nosotros apreciar el cine de la India, a los mozambiqueños disfrutar la música de Brasil y a los franceses valorar el teatro japonés. Pero no, no es un fenómeno multidireccional ni mucho menos equilibrado. La globalización cultural es que canadienses, argentinos, indios, mozambiqueños, brasileños, etc., todos estemos pendientes de Brad Pitt y Angelina Jolie. O en deportes, que en todos lados se vean partidos de las grandes empresas (no son asociaciones civiles) europeas o básquet de la NBA. O sea, estandarización de gustos y tendencias, para globalizar la facturación, de ya saben quiénes.  (9 de noviembre de 2014)

Televisión que desinforma

Mientras el debate por el aborto legal llegó al Congreso y estalló en la calle, la Televisión nos intoxica horas y horas con el triángulo Redrado-Granata-Salazar,
Salvo honrosas excepciones, la televisión hace PERIODISMO-BASURA, para desinformar, distraer, ocultar, promover personajes que pagan por ello y está siempre del lado del poder económico. (5 de noviembre de 2014)

El “fin de ciclo”

No creo que estemos en un “fin de ciclo”, como se la pasan proclamando los “chicos” de La Nación y de Clarín, Carrió, Macri, Mariano Grondona o Nelson Castro. Vamos a ver qué dicen las urnas. En lo que a mí respecta, que no soy K, encuentro muchísimas medidas valiosas de este gobierno Por ejemplo: el calendario de vacunación pasó de seis a dieciséis vacunas obligatorias, ¡gratuitas! Son muy pocos los países que pueden mostrar algo así, y ningún gobierno argentino anterior logró algo parecido, aunque los hubo que mejoraron mucho la salud pública. (4 de noviembre de 2014)

Debatir contenidos

A mí me interesa que varios aspirantes a presidente digan cuáles leyes quieren derogar, porque así se debaten sustancias, no eslóganes. Supongo que los publicistas de algunos les dirán que ser muy sincero puede se políticamente suicida y que mejor imiten a Menem. No creo que esto se lleve muy a fondo. Creo que varios darán las señales que quieren dar al poder real para obtener su apoyo, pero sin que entiendan mucho las mayorías, para no perder los votos que los eslóganes pueden atraer. Y habrá que seguir desenmascarando. (16 de octubre de 2014)

Calificaciones escolares

Con lo de las calificaciones escolares en la Provincia de Buenos Aires veo mucha confusión. Por lo que leí, sólo se modificó la escala sin quitar el concepto de aplazo: con 4, 5 y 6 puntos es reprobado. Pero por ejemplo Juan José Campanella opina que “cuanto menos exigente la escuela, más burro el alumno, luego más dócil y más fácil de dominar”, lo cual sería cierto y por eso muchos procesos revolucionarios comienzan por una gran alfabetización general. Pero ¿por qué dicen Campanella y muchos otros que es “menos exigente la escuela” sólo por este cambio? ¿Acaso si se calificara de -5 a +5, mejoraría la educación y entonces aplaudirían? Sin conocer la realidad educativa bonaerense, sospecho que hay problemas mucho mayores que sería bueno debatir con honestidad. Esta crítica en particular me parece livianita, tontuela.  (13 de septiembre de 2014)

No leer con ingenuidad

Víctor Hugo no dijo que en las villas se vive muy bien, ni Maduro dijo en su momento que los funcionarios venezolanos roban como los grandes capitalistas, tampoco Cristina dijo que había que tenerle miedo, etc, etc, como dijeron los medios concentrados. También se manipula información en medios prooficialistas, pero carecen de la potencia de aquellos.
Pienses como pienses, ¡ojo! con quién elegís para informarte. Leé y compará con desconfianza. Te lo dice alguien que hace 40 años trabaja en la prensa escrita. Especialmente, ojo con la tele. No solo no informa sino que desinforma, porque te deja la sensación de que ya te contaron lo importante, pero “el show de la noticia” es más para entretener que para informarte. El lorito que baila y la chica que se exhibe le dan más rating para vender publicidad. Después estallan crisis tremendas y todos están sorprendidos porque nadie la vio venir. (11 de septiembre de 2014)

Congreso de Comunicación y Periodismo en la Universidad de las Madres

24 agosto 2014

El viernes 22 y el sábado 23 de agosto se realizó en la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo, en Buenos Aires, el Primer Congreso de Comunicación y Periodismo.

Fue presentada allí la carrera de Comunicación en la Universidad de las Madres: tecnicatura de 23 materias cuatrimestrales y 2 anuales y licenciatura con 11 materias más. Formación en todos los lenguajes -incluida la fotografía- de un periodista o comunicador con compromiso social, con prácticas desde el comienzo en la radio, la revista y el área audiovisual de la Asociación Madres de Plaza de Mayo y mucho trabajo en la comunidad. Y con la meta de que los egresados sean capaces de gestionar sus propios medios y no solo de actuar como dependientes de una empresa.
Van algunos apuntes de las exposiciones:
“La verdad comunicativa es una cuestión de poder. No se gana la discusión solo con mejores argumentos ni encontrando la palabra precisa que corrija lo que los medios ocultan o borran. Se necesita reunir el poder para derrotarlos en la realidad. El problema no es de conciencia de las audiencias sino de realidades que constituyan respuestas” (Edgardo Mocca, politólogo).
Mariana Moyano, experta en comunicación, citó un viejo manual de una dictadura (creo que de 1968) sobre la acción psicológica, según el cual, el mensaje que se quería instalar debía partir de algún elemento de la realidad pero apuntar lo emocional, y difundirlo a través de un medio para valerse de su credibilidad. “Cualquier parecido con la actualidad…”
“Los medios construyen climas. Se ha logrado en los últimos años exponerlos como actores políticos” (Mariana Moyano).
“Para crear un nuevo sistema de opinión no se trata de expropiarle los medios al poder sino de establecer la otra opinión con medios públicos y comunitarios. La construcción de una nueva hegemonía mediática no se logra solo con medios públicos, porque eso sería desde afuera, se requiere también construir medios desde las entrañas de la sociedad” (Modestro Guerrero, periodista y escritor venezolano).
“El periodista que no se indigna ante la mentira es un farsante, y el que la reproduce, un canalla” (Dante López Foresi, periodista).
“La capacidad de influencia de los medios es inversamente proporcional a la capacidad de movilización de los actores reales de la política” (Víctor Ego Ducrot, docente Universidad Nacional de La Plata).
“La comunicación construye y disputa sentidos. Es generar debate, no bajar línea, para poner la información en línea con los intereses del pueblo” (Néstor Busso, secretario de Derechos Humanos de Río Negro).
“Néstor Kirchner me pidió que la creación del canal Encuentro apuntara a un cambio cultural, tras el panorama que dejaron la Dictadura (miedo) y los 90 (auge del individualismo)” (Tristán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina).
“¿Qué dicen los medios nacionales de los jóvenes? El 70% de las noticias que involucran a jóvenes son de violencia. La juventud emerge en la sección policial. La voz de los jóvenes en esas noticias representa menos de 10 %” (Tomás Viviani, de un estudio sobre La Nación, Clarín, Página 12 y Tiempo argentino, Facultad de Periodismo La Plata).
“Observamos 13.029 noticias en la televisión abierta de Buenos Aires. Aproximadamente la mitad se dan sin fuente, 30,5 % son policiales y de inseguridad (entendida como delitos contra la propiedad de ricos atribuidos a pobres), 0,3 % noticias de derechos humanos” (Cynthia Ottaviano, defensora del público de Servicios de Comunicación Audiovisual).
“El populismo tiene algo que perturba a los sectores de derecha: la apropiación del espacio público por las mayorías populares. También la apropiación de ese otro espacio público: la comunicación” (Graciana Peñafort, directora de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Defensa).
Víctor Hugo Morales destrozó a La Nación porque hoy no puso en su tapa ni una línea, ni una palabra sobre la nieta recuperada 115.

La Nación, flojito en sus prácticas periodísticas

18 enero 2014

Ya les conté que me hartó Clarín, mi diario de cabecera durante décadas, me aburrió sobreranamente con sus gerentes editorializando todos los días sobre lo que sea con el único norte de encontrar algo malo que atribuirle al gobierno que le arruinó algunos negocios al Grupo, y con ello comiéndose el poco espacio que dejan los omnipresentes avisos a la información útil, aprovechable, para reflexionar, para pensar, para debatir, para comparar, que se ve poca.

Al final, le dije al diariero que siguiera trayéndome todos los días el empeñoso y algo ingeuno a veces Tiempo Argentino y en vez de Clarín … ¡La Nación!

¡Sí! Ja ja ja, ¿Pueden creerlo? Ahora leo el diario desvergonzadamente militante oligarca, que algunos de sus adoctrinados lectores consideran …serio e ”independiente”, pese al siglo largo de compromiso cotidianamente demostrado con los poderosos de la Argentina y del mundo.

Bueno, confieso que esperaba encontrarle más. A simple vista, ya no es lo que era. Está flaco y flojito de información. En el gremio periodístico hace rato que se habla de condiciones de trabajo y contratación bastante deterioradas en esa redacción, pese a las históricas ínfulas de sus propietarios.

El titular de hoy: “El peso se devaluó más del 10% en la semana y el dólar blue rozó los $12”. Fui a la sección económica y me detuve en “Para los analistas, la causa es la inflación”.

¡Cómo no iba a leer ese artículo! Si tantas veces ése y otros diarios y muchos “analistas” han dicho lo contrario: que la devaluación del peso provoca inflación, y ahora parece que la inflación provoca devaluación del peso. Porque les recuerdo que el diario habla de la “causa” del fenómeno.

Bueno, veamos. ¿Lo dijo un simposio de especialistas? ¿Lo concluyó un seminario de una escuela económica? ¿Fue motivo de debate en algún foro? ¿Lo dedujo una universidad? No, un redactor de La Nación llamó a tres personas: Federico Muñoz, consultor; Jorge Todesca, exviceministro de Duhalde, y Aldo Abram, de una fundación liberal.

Con esos tres llamados -cortitos, además-, este artículo se permite afirmar que “para los analistas la causa es la inflación”. ¡Qué liviandad!

Encima, solo el primero dice eso. Todesca dice –como siempre dice- que el problema es fiscal, y Abram dijo que el problema fue el “cepo”.

¿Se entendió? Un tipo dijo que la causa es la inflación. ¡Eso le bastó al diario para decir que era la conclusión de “los analistas” y ponerlo en la tapa de su sección Economía!  No parece buena práctica periodística.

Escuchame La Nación: ¡Pagué 12,80 pesos por este ejemplar! ¡Me estás estafando mal!

Se viene una batalla por el precio de los alimentos

15 enero 2014

¡Alerta por el precios de los alimentos! No solo hay que ponerle el ojo a lo que pase en los supermercados con el acuerdo (Quedó claro que varios tahúres se sentaron a esa mesa y se les vieron los naipes marcados).

Hay indicios fuertes de que los grupos transnacionales que controlan la exportación agropecuaria eligieron este año para una ofensiva contra las retenciones, el impuesto que evita que nos cobren precio internacional por lo que comemos.

Ya machacan en tal sentido Etchevehere (Rural), Sergio Massa, Martín Redrado y varios más. Mauricio Macri aplaude.

En tanto, Buzzi y De Ángeli, que por la posición desventajosa de sus representados en este juego podrían generar una posición diferenciada, por ahora se preparan para los cortes de ruta, o sea, fuerza de choque de los grandes que los explotan o los asocian con una tajadita mejor.

Todo con el eco esperado en los grandes medios periodísticos comerciales con intereses en el gran negocio, como Expoagro y los jugosos avisos.

La Nación vierte lágrimas de cocodrilo por el aumento de precios

14 enero 2014

Titular del diario La Nación del 13 de enero: “Se aceleró la suba de los precios en el comienzo del año”.

El artículo tiene dos puntos débiles. Presenta el tema como un fenómeno de la naturaleza, como el calor. Nunca dice “los empresarios subieron los precios”. Segundo, la fuente consultada dice que la aceleración fue antes de fin de año, cuando los formadores de precios festejaron la salida de Guillermo Moreno y violaron masivamente la norma que regía hasta fin de año. La Nación, con toda naturalidad, habla de “efecto colchón”, como una actitud defensiva (!) ante el “congelamiento” que se venía. ¿Qué congelamiento? Y si además no lo hubo, ¿por qué no retroceder? Imposible con esas empresas concentradas que controlan abusivamente sus respectivos mercados.

Ahora bien, La Nación (más Clarín, pero en esto juegan en equipo) también forma precios, y mientras se queja de la inflación, no se olvida de remarcar.

Precios del diario La Nación (en pesos)          diciembre               enero
Lunes, martes, miércoles                                           7                               7,50
Jueves y viernes                                                            8,70                        9,30
Sábados                                                                            11,50                     12,80
Domingos                                                                        16                             17,50

Así funciona.