Posted tagged ‘Adolfo Pérez Esquivel’

Carta de Pérez Esquivel al obispo de Honduras que apoyó el golpe

31 julio 2009

A la Iglesia de Honduras y al Cardenal Oscar Andrés Rodríguez

Por Adolfo Pérez Esquivel

El golpe de Estado en Honduras, desatado por la dictadura militar y sus cómplices, trajo muerte, cientos de detenidos, periodistas perseguidos y apresados, confiscados sus equipos y violado los derechos humanos.

Esta situación lleva a preguntarle al Cardenal Rodríguez, al dictador Micheletti y sus secuaces: ¿Es esto lo que esperaban? ¿Asesinar a personas indefensas, suspender las garantías constitucionales del pueblo, apresar y reprimir a quienes reclaman sus derechos y la restitución del presidente Zelaya en sus funciones?

Cardenal Oscar Andrés Rodríguez: el camino que has elegido, de ser cómplice de la dictadura militar, no es el camino del Evangelio. No puedes estar en contra de tu pueblo y permitir la violencia y represión que, en nombre de la supuesta seguridad y del derecho, comete graves violaciones, precisamente, de los derechos humanos.

El pastor que abandona sus ovejas y permite las atrocidades y apoya la dictadura para defender sus intereses económicos y políticos, no es digno de ser reconocido como Pastor de Cristo y por su pueblo.

En América Latina tenemos una larga y dolorosa historia de dictaduras militares y complicidades de jerarquías eclesiásticas, que estuvieron al servicio de la opresión y fueron cómplices de la muerte y desaparición de personas, de torturas, para imponer el terrorismo de Estado.

Lamentablemente esa actitud continúa en varios países, como el comportamiento del Cardenal Terrazas en Bolivia, que se alió y apoyó a los golpistas para intentar derrocar al Presidente Evo Morales.
 
En Venezuela la Jerarquía eclesiástica apoyó el golpe militar contra el Presidente Hugo Chávez.
 
Escuché tus declaraciones contra el presidente venezolano. Tienes el derecho de disentir, pero no el de difamar. Nunca escuché tus declaraciones para condenar la intervención de Estados Unidos, en tu país y el continente, o sobre las atrocidades cometidas en Colombia y la incursión armada contra el pueblo hermano del Ecuador.

Gracias a Dios, hay signos de esperanza y horizontes de vida y dignidad, de hermanos y hermanas que, fieles al Evangelio y a su pueblo, se comprometen y luchan por un mundo más justo y humano y muchos de ellos dieron su vida para dar Vida; son los mártires de la iglesia que nos enseña a seguir el camino de Cristo.

¿Recuerdas a nuestro hermano Monseñor Romero, en El Salvador? Bien sabes que Honduras es un país con un largo historial de intervenciones de EE.UU. apoyado por grupos económicos, políticos y eclesiásticos.

Hoy esos mismos grupos de poder, con la complicidad del embajador de los EE.UU. en Honduras, quien confiesa que estuvo reunido con los golpistas, se oponen a las reformas que propuso el Presidente Zelaya y deciden dar el golpe de Estado para negar la Consulta Popular.

 ¿A qué le tienes miedo, hermano Rodríguez? ¿A tus propios miedos? ¿A la Consulta Popular para que el pueblo decida el camino a seguir? ¿Tienes miedo a los pobres, que participen y quieran adherir al ALBA y no someterse al TLC que es mayor dependencia de los EE.UU. y que esa decisión afecte los intereses económicos de aquellos que siempre oprimieron al pueblo hondureño?

Recuerda que Honduras tiene el 70 % de la población en la pobreza y el 58% bajo el nivel de pobreza, situación provocada por la injusticia social y estructural. Al recurrir a la violencia contra el pueblo para sostener la situación de injusticia estructural y social, la situación se les ha vuelto incontrolable. Están como el “aprendiz de hechicero”, ya no saben cómo pararla.

La comunidad internacional les reclama el inmediato regreso del presidente Zelaya. La OEA, la ONU, sectores sociales, políticos y religiosos, como los Obispos de Brasil, Don Pedro Casaldáliga y Demetrio Valentín, reclaman la vuelta a la legalidad y respetar la voluntad del pueblo.

Escucha la voz del obispo de Copán, de tu tierra, las miles de voces de todo el continente y el mundo, que rechazan la dictadura.

Si el presidente Zelaya cometió un delito, o cualquier falta, el país tiene la Constitución Nacional y las leyes vigentes para determinar su responsabilidad. Pero ustedes impiden aplicar la ley y recurren al golpe de Estado. Y pretenden disfrazar sus crímenes con palabras vaciadas de contenido.

Hablan del Derecho y de la Constitución, de la dignidad humana y los violan y contaminan, y responden reprimiendo al pueblo, provocando muertes y heridos.

¿Por qué tantas contradicciones y falta de valores? ¿Qué tienen que ver esas atrocidades con el mensaje de Cristo? Espero que en tus oraciones Dios te guíe e ilumine, porque estás perdido en la maraña de la incertidumbre. ¿Hasta cuándo piensas seguir de inquisidor, apoyando a los verdugos que implantaron el terror y asumieron el poder en tu tierra?

¿Tienes conciencia que el golpe de Estado en Honduras es un peligro para la democracia en el continente? El pueblo tiene derecho a la resistencia frente a las injusticias, a no cooperar con los opresores, a desconocer a quienes usurparon el poder. Y los gobiernos y pueblos latinoamericanos tienen la responsabilidad de desconocer a un gobierno ilegítimo y represor.
 
Muchos años de lucha y sufrimiento implantado por las dictaduras en todo el continente nos enseñaron en el dolor, que es preferible morir como hombres y mujeres libres, que vivir como esclavos. Porque la esperanza siempre nos muestra un nuevo amanecer para la vida y dignidad de nuestros pueblos.

Hay que resistir en la esperanza, hermano Rodríguez, y esa esperanza está caminando junto a los pueblos y nunca en el camino de los opresores. Tienes que optar, como hombre y como pastor: servir a Dios y a tu pueblo, o servir a los opresores y poderes de turno. Son muchas las preguntas. Tú tienes la respuesta.

“Sólo la Verdad nos hará libres”. Que el Dios de la Vida te guíe e ilumine y en su Paz y Bien.
 
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Anuncios

Pérez Esquivel y lo que dijo Susana Giménez

12 marzo 2009

 Reproduzco un artículo del premio Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel a propósito del debate sobre la pena de muerte, que fue difundido por la Agencia Nacional de Comunicación, de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba), a la que pertenezco.

La pena de muerte y la diva del teléfono

Buenos Aires, 12 de marzo de 2009.- La historia argentina está marcada por la tragedia, muertes, dolor y a la vez por luchas y esperanzas de un pueblo en defensa de la vida y la dignidad; asumiendo la resistencia en el ayer y el hoy por construir una sociedad más justa y humana para todos. Es un largo caminar en el hacer democrático, en el derecho e igualdad para todos y todas.

La vida de toda persona es sagrada. Cuando se producen hechos violentos seguidos de muerte y les toca de cerca vivir la tragedia de la pérdida de un ser querido, se producen estados emocionales poco razonables y piensan que a una violencia hay que responderla con otra violencia mayor y piden aplicar la pena de muerte para quienes matan; reclaman seguridad frente a los chicos de la calle a quienes le cargan todos los males posibles para justificar lo injustificable y no quiere comprender que están violentados por el paco y algunos cometen algún delito. Esos chicos son víctimas de una sociedad injusta que genera los miedos, el odio, la discriminación y el resentimiento.

En sociedades conflictivas como la nuestra, hay ciudadanos y ciudadanas que viven y sufren fuertes traumas sicológicos y angustia existencial; alimentados en parte por los medios de comunicación que fomentan la violencia cada minuto y de seudoperiodistas que cínicamente y en forma cíclica pregonan la pena de muerte y la mano dura.

¿Cómo se llega a esta situación de violencia e incertidumbre? Hay muchos factores sociales, psicológicos y económicos, pero uno de ellos son los medios de comunicación.

Basta ver las películas que emiten los canales televisivos, desde los dibujos animados para los niños cargados de violencia, y depelículas de las cuales el 97% son de origen norteamericano cargadas de violencia, sexo y drogas.

Ése es el “alimento” que los medios de comunicación dan al pueblo, imponiendo la dominación cultural y la violencia. Es necesario un estudio sociológico y psicológico de los comportamientos sociales y la violencia en nuestra sociedad.

La señora diva del teléfono, afectada por el asesinado de su amigo y colaborador; como ella bien dijo, ante las cámaras de tlevisión y a periodistas, porque tiene a su disposición los micrófonos: “Soy católica y no quiero la pena de muerte pero el que mata tiene que morir” . Esa actitud es antievangélica y nada tiene que ver con el mensaje de Jesús.

Otra de sus afirmaciones es: “Terminemos con los derechos humanos y esas estupideces”; “lo que digo es lo que piensa el país”; y continúa: “No sabés lo que es ir a la calle, el pueblo está desprotegido”; “la gente no tiene el poder para ser escuchada y hay que luchas para que el pueblo sea escuchado. Todo el mundo sabe donde se vende la droga que en loquece a los chicos de las villas. Que sigan existiendo, eso es un crimen de lesa humanidad. Ahí tendrían que ir los derechos humanos a meterse porque están matando a una generación. Necesitamos una mano fuerte porque si no esto no va a parar”.

La diva del teléfono, Susana Giménez, que viaja en coche blindado y tiene guardaespaldas, se “desbocó” y su bronca se difundió por todos lados.

Analicemos cada una de sus declaraciones. Me recuerda a ese otro drama que nos duele a todos y que en su momento los medios de comunicación le dieron “manija” hasta el cansancio para imponer la mano dura y bajar la edad de imputabilidad a los menores y reclamar la pena de muerte; el asesinato del hijo de Juan Carlos Blumberg, quien llevó al Parlamento proyectos para que los legisladores sanciones leyes represivas. En nombre de la seguridad, generan mayor inseguridad.

Hoy, la diva del teléfono está en la misma tesitura de reclamar, mano dura, la pena de muerte, más seguridad y leyes represivas.

  1. Una muerte no se resuelve con otra muerte. Lo que tendremos serán dos muertes y nunca la solución del problema. En los países donde se impuso la pena de muerte, no disminuyó el delito.
  2. Habló de los derechos humanos, “esas estupideces”. Su desprecio de los derechos humanos es preocupante. No sabe o no quiere conocer lo que  hacen los organismos de derechos humanos en su permanente lucha contra la droga y el “maldito paco” que destruye la vida de los jóvenes y el trabajo para recuperarlos y puedan sonreir a la vida con dignidad.
  3. Hay que tener en cuenta que, quien viola los derechos humanos es el Estado, y los organismos de derechos humanos son la conciencia y valores de la sociedad en defensa de la vida y la dignidad de las personas y los pueblos; trabajando en áreas educativas, generando conciencia ciudadana en la construcción democrática y reclamando el derecho de verdad y justicia frente a la impunidad.
  4. Cuando se cometen asesinados, asaltos, robos, etcétera, son delitos que deben ser sancionados de acuerdo con las leyes vigentes. La legislación y las leyes nacionales son buenas,  los jueces deben aplicarlas correctamente y en tiempo. Lamentablemente hay veces que esto no sucede. Hay que mejorar y fortalecer al Poder Judicial y reclamar nombramientos  de magistrados idóneos y con coraje.
  5. Los chicos de la villa, dice la diva, que fuman el paco que los destruye y que los lleva al delito, “saben quiénes lo venden”. Sería bueno que informe a la justicia sobre lo que conoce, que realice una denuncia formal y no sólo en el micrófono. Estamos de acuerdo que debe combatirse a los traficantes de drogas de acuerdo a las normas, edictos y leyes vigentes por las fuerzas de seguridad. Lo fundamental es generar en los jóvenes conciencia crítica y valores educativos y sociales y esperanza de vida, seguridad y contención familiar. Sería bueno que se interiorice del trabajo que realizan muchas organizaciones en bien de los jóvenes.
  6. Habría que preguntarle a la diva del teléfono y micrófono, cuál es el país imaginario que tiene en su cabeza y en su lengua. Los simples ciudadanos que viajamos tren, en subte, en colectivo y no tenemos coches blindados, ni guardaespaldas que nos protejan, también reclamamos seguiridad. La seguridad no pasa por poner más policías y leyes más severas. Pasa por superar la violencia estructural y social, con políticas de prevención y educación.
  7. Sería saludable que la diva se acerque a los chicos en estado de riesgo social, que viven en la calle y están hambreados, que sufren el frío, el calor y son sometidos al paco y a la violencia social, yles pregunte: ¿Cuál es su seguridad? La diva del teléfono debe saber que por día mueren en el país más de 25 niños de hambre y enfermedades evitables (informe de Unicef).
  8. Debe saber que el año pasado murieron 19 indígenas en el Chaco de hambre por la devastación de los montes naturales y que los responsables son los gobernantes nacionales y provinciales, empresas mineras y los sojeros en las provincias. Que la devastación de las tierras, los bosques y el agua llevan a la muerte, a la pobreza y la marginalidad. Que continúan muriendo niños indígenas y que las comunidades son reprimidas y que muchas víctimas están en las periferias de las grandes ciudades hambreados y faltos de recursos a quienes no se les reconocen sus derechos. El Movimiento de los Chicos del Pueblo dice que “el hambre es un crimen”.
  9. La diva Susana Giménez dijo: “Me llamó todo el mundo”, para apoyar sus barbaridades. ¿Quienes son todo el mundo? Cuando se habla más rápido de lo que se piensa, vienen los problemas que en manos de personas mediáticas y populares hacen mucho daño a la sociedad. Jamás hemos oído en su programa que la diva habla de la seguridad de los niños indígenas, de los campesinos, de los daños provocados por las empresas mineras, de la destrucción del medio ambiente por los sojeros y de la destrucción de la biodiversidad. Mientras avanzan las investigaciones sobre el asesinato de Lanzavecchia, amigo de la diva, se va comprobando que fue un hecho pasional, brutal y repudiable, y que los reponsables deben ser llevados antge la justicia para ser sancionados de acuerdo con la ley vigente. El derecho de verdad y justicia debe ser para todos.
  10. Por último, sería importante que Susana Giménez se interiorice del trabajo realizado por los organismos de derechos humanos, que según ella son “estupideces”, que durante 30 años vienen luchando por la verdad y la justicia, para recuperar la dignidad y que nunca más vuelva a ocurrir la tragedia que sufrió nuestro pueblo.

Muchas otras organizaciones trabajan en bien de nuestra sociedad y lo hacen sin micrófono por medio, silencionamente día a día, son religiosos y religiosas, organizaciones sociales, educativas, personas de buena voluntad que asumen con amor y responsabilidad estar el servicio del prójimo. Debería aprender a utilizar correctamente las palabras y no vaciarlas de contenido. Adolfo Pérez Esquivel

Carta de Pérez Esquivel a Barack Obama

14 febrero 2009

Reproduzco completa una carta que el Premio Nobel de la Paz 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, remitió al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (Fuente: Agencia Nacional de Comunicación, de la Unión Trabajadores de Prensa de Buenos Aires-Utpba):

“Reciba el fraterno saludo de Paz y Bien. En primer lugar desearle mucha fuerza y esperanza para el pueblo norteamericano y el mundo.

“Después de un arduo recorrido ha logrado superar una etapa en su vida política y comenzado una nueva al asumir la Presidencia de EEUU de Norteamérica, que le plantea fuertes desafíos para la superación de conflictos, guerras y recuperar espacios perdidos. Usted tiene conciencia que ha llegado al gobierno, pero no al poder.

“El sistema de dominación ha desarrollado la capacidad de reciclarse y mimetizarse, utilizando estrategias y presiones para domesticar y someter a los gobernantes. Hay pueblos y gobernantes que no se dejan domesticar y tienen la capacidad de la resistencia y luchan por su libertad. Pero, lamentablemente, hay quienes se someten a ser colonizados y gobernados por los más fuertes y son domesticables como los cachorros que esperan que el amo les tire un hueso y, en agradecimiento, mueven la cola.

“En los días que lleva frente al Poder Ejecutivo se habrá dado cuenta que una cosa es querer y otra poder, que la buena voluntad no es suficiente. Enfrentará serias dificultades con la resistencia de los que tienen el poder real. Y que deciden aquello que le dejarán hacer. Y deberá romper los condicionamientos y presiones para aplicar políticas superadoras en bien de su pueblo que espera que asuma asignaturas pendientes, como la pobreza, el desempleo, el analfabetismo, la calidad de vida, que no es igual a consumismo.

“No es un camino fácil y el pueblo le reclama retornar a los principios y valores éticos que son la base fundacional de ese gran país. Por ejemplo, respecto a la cárcel de Guantánamo y la base militar que EEUU tiene en Cuba la pregunta es: ¿realmente se cerró el centro de torturas o es solamente una expresión de deseo? ¿Su gobierno está dispuesto a devolver a Cuba la base militar en Guantánamo, una ocupación ilegítima, y levantar el bloqueo inmoral e injusto contra el pueblo cubano, así como revisar también la situación de los cinco prisioneros cubanos en EEUU sometidos a un juicio infame con jueces proclives a las presiones o cómplices? Usted señaló que su gobierno sería de diálogo, incluso con aquellos países que no comparten sus mismos criterios y opciones políticas. Es el momento de hacerlo guiado por el derecho de Verdad y Justicia.

“s urgente desterrar la tortura en EEUU. Definitivamente. Así como en Abu Ghraib, en Irak y en Afganistán, aplicadas por soldados de Estados Unidos y sus aliados. Son prácticas aberrantes que ofenden a la Humanidad. Toda persona, culpable o no, tiene derecho a un juicio justo, a ejercer derecho a su defensa y a no ser tratada en forma inhumana, cruel y degradante, violándose las bases fundamentales del Derecho.

“Es preocupante que una de las primeras medidas de su gobierno haya sido ordenar bombardeos en Afganistán, matando población civil, según informa el diario paquistaní The News (25-1-09), bajo el pretexto de que son “terroristas”, y decida enviar 30 mil soldados más para “defender la democracia”. Hay que tener cuidado con las palabras vaciadas de contenido.

“Señor Presidente, no repita los errores de Vietnam. ¿Recuerda a Brian Wilson, ese “héroe de guerra de Vietnam” que, asqueado de tantas muertes y mentiras, se rebela a ser cómplice de las masacres y con coraje denuncia al Gobierno y al ejercito de su país por las atrocidades cometidas por las “bombas de racimo” arrojadas sobre la población civil vietnamita? Brian es la conciencia del pueblo norteamericano, trabajando para construir la Paz.

“Ahora, las bombas de racimo las arrojan sobre el pueblo iraquí recurriendo a la mentira y a la desinformación. ¿Qué ha cambiado? Thomas Merton decía: “Vivimos bajo la tiranía de la mentira que se confirma en el poder y establece un control cada vez más completo sobre los hombres…”.

“Usted, como senador, se opuso a la guerra contra Irak, sabía de las mentiras y falsedades sobre las que se basó la Administración que le precedió y que en la Cámara de Representantes votaron asumiendo dichas falsedades.

“Me recuerda a ese antiguo proverbio zen que dice: “El loco corre al Este y su guardián corre al Este; ambos corren al Este pero con intenciones diferentes”. Tendrá que descubrir el camino y saber hacia dónde corre, Señor Presidente, desde la Casa Blanca. Espero que no sea hacia la negación de la Humanidad.

“Su actitud como senador fue digna; ahora necesitará fortalecerla para lograr la unidad y la paz en su pueblo y en otras partes del mundo donde los EEUU se han involucrado en guerras y conflictos. Si no tiene Paz en su mente y corazón, no podrá poner paz en su país y contribuir a la paz en el mundo.

“La herencia que debe asumir es compleja, como la alianza incondicional con Israel, en lo económico, militar y político, en el conflicto contra el pueblo palestino desde hace 60 años. Ni Republicanos ni Demócratas han logrado poner fin al baño de sangre entre los dos pueblos, que debieran compartir “La Tierra Santa” como patrimonio de la Humanidad y que el odio, las divisiones, los intereses económicos y políticos, los fundamentalismos, han convertido en “Tierra de Sangre, sufrimiento y muerte”. ¿Hasta cuándo?

“Todo pueblo tiene derecho a su existencia, soberanía y libertad, valores y espiritualidad. Al pueblo palestino se le niegan sus derechos, se le priva de la libertad y soberanía, y después lo acusan de “terrorista”. Para los que detentan el poder-dominación, la guerra y la droga son un gran negocio que no pagan impuestos, teniendo libertad para decidir sobre la vida y la muerte de los pueblos. Han desterrado a Dios de sus conciencias y de la vida.

“Hay que optar. La pregunta es si su gobierno tendrá políticas superadoras al conflicto o será más de lo mismo con cierta cosmética progresista… Tenemos expectativas. Tengo que decirle que soy un pesimista esperanzado, creo que siempre está la luz que nos ilumina el camino.

“El hermano Luther King decía “Yo tengo un sueño”. Hablaba del sueño que todos tenemos, y que queremos que sea una realidad para todos y todas.

“Sr. Presidente, sus pasos, su conciencia, sus actos, irán escribiendo día a día la revolución de la Paz o el camino de ser domesticado por los poderosos, como un cachorro.

“Le envío un fraternal abrazo y le reitero el saludo de Paz y Bien”