Posted tagged ‘Buenos Aires’

La Nación, flojito en sus prácticas periodísticas

18 enero 2014

Ya les conté que me hartó Clarín, mi diario de cabecera durante décadas, me aburrió sobreranamente con sus gerentes editorializando todos los días sobre lo que sea con el único norte de encontrar algo malo que atribuirle al gobierno que le arruinó algunos negocios al Grupo, y con ello comiéndose el poco espacio que dejan los omnipresentes avisos a la información útil, aprovechable, para reflexionar, para pensar, para debatir, para comparar, que se ve poca.

Al final, le dije al diariero que siguiera trayéndome todos los días el empeñoso y algo ingeuno a veces Tiempo Argentino y en vez de Clarín … ¡La Nación!

¡Sí! Ja ja ja, ¿Pueden creerlo? Ahora leo el diario desvergonzadamente militante oligarca, que algunos de sus adoctrinados lectores consideran …serio e ”independiente”, pese al siglo largo de compromiso cotidianamente demostrado con los poderosos de la Argentina y del mundo.

Bueno, confieso que esperaba encontrarle más. A simple vista, ya no es lo que era. Está flaco y flojito de información. En el gremio periodístico hace rato que se habla de condiciones de trabajo y contratación bastante deterioradas en esa redacción, pese a las históricas ínfulas de sus propietarios.

El titular de hoy: “El peso se devaluó más del 10% en la semana y el dólar blue rozó los $12”. Fui a la sección económica y me detuve en “Para los analistas, la causa es la inflación”.

¡Cómo no iba a leer ese artículo! Si tantas veces ése y otros diarios y muchos “analistas” han dicho lo contrario: que la devaluación del peso provoca inflación, y ahora parece que la inflación provoca devaluación del peso. Porque les recuerdo que el diario habla de la “causa” del fenómeno.

Bueno, veamos. ¿Lo dijo un simposio de especialistas? ¿Lo concluyó un seminario de una escuela económica? ¿Fue motivo de debate en algún foro? ¿Lo dedujo una universidad? No, un redactor de La Nación llamó a tres personas: Federico Muñoz, consultor; Jorge Todesca, exviceministro de Duhalde, y Aldo Abram, de una fundación liberal.

Con esos tres llamados -cortitos, además-, este artículo se permite afirmar que “para los analistas la causa es la inflación”. ¡Qué liviandad!

Encima, solo el primero dice eso. Todesca dice –como siempre dice- que el problema es fiscal, y Abram dijo que el problema fue el “cepo”.

¿Se entendió? Un tipo dijo que la causa es la inflación. ¡Eso le bastó al diario para decir que era la conclusión de “los analistas” y ponerlo en la tapa de su sección Economía!  No parece buena práctica periodística.

Escuchame La Nación: ¡Pagué 12,80 pesos por este ejemplar! ¡Me estás estafando mal!

Anuncios

La Nación vierte lágrimas de cocodrilo por el aumento de precios

14 enero 2014

Titular del diario La Nación del 13 de enero: “Se aceleró la suba de los precios en el comienzo del año”.

El artículo tiene dos puntos débiles. Presenta el tema como un fenómeno de la naturaleza, como el calor. Nunca dice “los empresarios subieron los precios”. Segundo, la fuente consultada dice que la aceleración fue antes de fin de año, cuando los formadores de precios festejaron la salida de Guillermo Moreno y violaron masivamente la norma que regía hasta fin de año. La Nación, con toda naturalidad, habla de “efecto colchón”, como una actitud defensiva (!) ante el “congelamiento” que se venía. ¿Qué congelamiento? Y si además no lo hubo, ¿por qué no retroceder? Imposible con esas empresas concentradas que controlan abusivamente sus respectivos mercados.

Ahora bien, La Nación (más Clarín, pero en esto juegan en equipo) también forma precios, y mientras se queja de la inflación, no se olvida de remarcar.

Precios del diario La Nación (en pesos)          diciembre               enero
Lunes, martes, miércoles                                           7                               7,50
Jueves y viernes                                                            8,70                        9,30
Sábados                                                                            11,50                     12,80
Domingos                                                                        16                             17,50

Así funciona.

El cumpleaños de La Nación

5 enero 2014

La Nación está de aniversario. Celebró ayer 144 años de militanciaLa Nación a favor del poder real que diseñó y maneja la Argentina injusta, desde aquí y desde el exterior, y acapara la riqueza en manos cada vez más concentradas. ¿No es poco, no? ¡Cómo no va a recibir emocionados saludos, sentidos agradecimientos y pastosas zalamerías!

Un repaso de posiciones tomadas por la línea editorial:

Campaña del Desierto con exterminio de indígenas: a favor.

Distribución de la tierra capturada en grandes extensiones, origen de los latifundios: a favor.

Protestas obreras por la jornada laboral de 8 horas: en contra.

Golpes militares varios: a favor.

Gobiernos radicales y peronistas constitucionales varios: en contra.

Política exterior de los Estados Unidos: siempre a favor, ¡por favor!

Posiciones de la cúpula de la Iglesia Católica: “es palabra del Señor”.

Dictadura del Proceso de Reorganización Nacional: a favor.

Juzgamiento de los crímenes de esa misma dictadura, la más sangrienta de la historia argentina:  en contra.

Gobierno de Carlos Menem y aplicación a fondo del neoloberalismo: aplausos.

Gobiernos de los Kirchner: que se vayan escarmentados.

Otro ejemplo de mal periodismo en Clarín

4 enero 2014
Tomado de La Vanguardia, de España, y publicado a página entera este sábado

Tomado de La Vanguardia, de España, y publicado a página entera este sábado

Otro episodio sorprendente de mal periodismo en el decadente Clarín. Probablemente por oscuros compromisos internacionales, el “Gran Diario Argentino” reprodujo sin más una “noticia” en bloque con la “gran prensa occidental”. Pero, afortunadamente, en algunos de esos medios, hay gente más responsable de lo que se le entrega al público.

http://www.washingtonpost.com/blogs/worldviews/wp/2014/01/03/no-kim-jong-un-probably-didnt-feed-his-uncle-to-120-hungry-dogs/

El Banco Santander Río hace negocio promoviendo valores antisociales

25 diciembre 2013

El mensaje transmitido en cierta publicidad del Banco Santander Río es “mejor sacar un crédito en el banco a tener que deberle un favor a un suegro pesado, envidioso y meterete”, o sea, pagá comisiones e intereses que eso es preferible al apoyo mutuo, el agradecimiento y el reforzamiento de lazos con tus parientes. Egoísmo, aislamiento, cortate solo así nadie te jode. Con algo de guita lo lográs.

Aviso bancoEncima la campaña se llama cínicamente “mantengamos la familia unida” cuando debería denominarse “sembremos desconfianza entre los familiares que se puede ayudar así no tienen más remedio que venir a pagarnos a nosotros por los créditos que podrían resolver con ahorro familiar”.

Es un mensaje jodido, es prédica contra valores sociales fundada en que el banco haga dinero. Basura. Como es basura cuando las transnacionales en general hablan por compromiso de Responsabilidad Social Empresaria.

No esperen encontrar un atisbo de crítica a estas cosas en el ambiente de las agencias de publicidad, mercenarias de estos avisadores, ni una crítica así en un medio de prensa comercial, donde ese aviso también representa dinero y por lo tanto, hay interés directo en difundirlo sin cuestionar su contenido. Así funciona.

A los periodistas que investigan la corrupción

21 diciembre 2013

Prestigiosos colegas que investigan la corrupción de los funcionarios públicos y alguna contraparte privada: quiero felicitarlos por su vocación, capacidad y compromiso con una causa necesaria y benéfica para la sociedad, tan útil como las de los nobles cartoneros que recuperar riquezas que de otro modo se perderían y provocarían más costos. No obstante, quisiera advertirles que se están limitando a los “trapitos” del sistema, que los paraísos fiscales donde indagan no fueron creados para los pequeños negocios sucios sino para las descomunales cajas fuertes de los verdaderos dueños de la econonía mundial, el capital financiero transnacional, el gran beneficiario del saqueo de las riquezas de las naciones a favor de cada vez menos personas y a despecho de quiénes tienen verdadero derecho a gozarlas, aunque más no fuera para no morirse de sed, hambre y enfermedades curables.

Me queda claro que si trabajan en la prensa comercial, están controlados por sus grandes avisadores, la mayoría extranjeros, justamente integrantes de los poderes económicos permanentes que controlan cada rama de la economía argentina, especialmente desde la Dictadura hacia aquí. Sé cómo es el juego, pero al menos quería que fuera explícito. Por si alguno de ustedes llega a creerse que está cambiando algo esencial. Y sobre todo para mostrar la desvergüenza de los que señalan a los ladrones de reparto y exculpan a los grandes protagonistas de esta película.

Señores economistas, grandísimos farsantes

16 diciembre 2013

Señores economistas, consultores de negocios, expertos que pululan en pogramas donde avisan los grandes bancos privados, las cerealeras, las mineras, las transnacionales de todos los rubros:

Hay quiero decirle a todo el mundo que no les crean, que los eludan, que eviten la contaminación de sus opiniones si lo que se desea es entender la economía.

Domingo Cavallo, descollante defensor del capital financiero transnacional

Domingo Cavallo, celebrado defensor del capital financiero transnacional para el que obtuvo hitóricos éxitos en la Argentina

Grandísimos farsantes, nos aleccionan con capacidad y actitud doctorales, pero con la falla genética de ser empleados, contratistas y consultores de las grandes empresas, sus universidades, sus fundaciones, sus centros de estudio, es decir, enrolados en el interés del lucro privado, dedicados toda la vida al éxito de las ganancias de los que ya las tienen, no a pensar en el éxito de una sociedad ni en la felicidad del género humano.

Están descalificados por definición. El interés colectivo choca con el interés privado, y ustedes han elegido el segundo para su sofisticada militancia. El mundo que defienden es el de los privilegios en ampliación de las minorías en concentración, con millones de excluidos víctimas. Nunca será de buena moral su opción por los negocios, contra el interés de la humanidad.

La naturaleza de su compromiso impide que refieran con honestidad lo que conviene a todos, son lobbistas de lo que conviene a sus empleadores, o tengo que pensar que ellos –justo ellos cuya razón de ser es sí mismos- mantienen filósofos librepensadores más allá de su propio interés y cálculo.

Seguirán hablando en su favor, a eso dedicaron sus vidas y de eso viven, y para eso los formaron, los financian, los premian y los agasajan. Pero sepan que sabemos.

Todo mi respeto a las excepciones, a los que honestamente se comprometen del lado de los intereses populares y de la propia humanidad.