Posted tagged ‘Capitalismo’

25 años de capitalismo a full

10 noviembre 2014

Tomé notas de un artículo publicado este domingo por La Nación, firmado por Luisa Corradini, sobre el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín: “Las promesas incumplidas del nuevo amanecer”. Quien desee leer el original vaya a http://www.lanacion.com.ar/1741913-las-promesas-incumplidas-del-nuevo-amanecer

Yo extraje notas con datos para mi propia reflexión, disidente con el enfoque ideológico habitual de La Nación, pero no cuestiono en particular a la autora, a quien no conozco:

  • Cuando el Muro cayó, la economía liberal y la democracia parecían marchar de la mano hacia la apoteosis. El comunismo había fracasado, los políticos del planeta cantaban odas a los mercados desregulados. El estadounidense Francis Fukuyama proclamó que había llegado “el fin de la historia”.
  • Hoy, ya nadie habla de los efectos benéficos de la libre circulación del capital (…) La economía de los EEUU crece dos veces menos que en los años 1990. Japón es el ‘enfermo’ de Asia. Y Europa se sumerge en una recesión.
  • Políticos, economistas y pensadores piden nuevas iniciativas en favor del crecimiento. El problema es que el arsenal de los gobiernos está vacío. Los centenares de miles de millones en paquetes de estímulo invertidos durante la crisis financiera de 2008 han creado montañas de deuda en la mayoría de los países industrializados, ahora incapaces de financiar programas de reactivación.
  • Las empresas han dejado de invertir en nuevas maquinarias o industrias. El apetito de los inversores aumenta en forma meteórica en aquellos sectores que alientan la especulación financiera, como acciones y bonos inmobiliarios.
  • El nuevo capitalismo financiero que fue apoderándose de Occidente hasta dominarlo totalmente también exacerba conflictos sociales en el seno mismo de las naciones más industrializadas.
  • Mientras el salario de los trabajadores se desbarranca y el rendimiento de las cuentas de ahorro tradicionales se ha vuelto irrisorio, los ricos –aquellos que obtienen sus ingresos haciendo que el dinero trabaje por ellos- son cada vez más pudientes. La riqueza privada mundial creció 15% el año pasado. El 1% de la población posee más de la mitad de la riqueza mundial.
  • La crisis del capitalismo se ha transformado en crisis de la democracia. En la mayor parte del planeta, los ciudadanos sientes que han dejado de ser gobernados por parlamentos para caer en manos de bancos, fondos de inversión u oscuras entidades supranacionales que aplican la lógica de que se los rescata o arrastran con ellos a la muerte a toda una sociedad.
  • Algunos indicadores han mejorado en estos 25 años, pero 1200 millones de personas siguen viviendo en la indigencia. La crisis destruyó 67 millones de empleos, cada día una persona de cada ocho en el mundo continúa acostándose con el vientre vacío.
  • En cuanto a los países que pasaron el socialismo al capitalismo, no es la democracia la que ha dejado de cumplir sus promesas en estos 25 años sino el nuevo capitalismo financiero que logró hacer de ella su primera víctima.
  • Hay propuestas alternativas. El estadounidense Jeremy Rifkin propone en “La nueva sociedad de costo marginal 0” pasar del “cada vez más al cada vez mejor” y afirma que “el capitalismo terminará siendo reemplazado por una economía del intercambio y del compartir (…) una sociedad de la gratuidad y la abundancia”.
  • También hay pronósticos pesimistas. El francés Jacques Attali, en “Devenir uno mismo”, vaticina una “somalización” del mundo. Alude a Somalía, que perdió todos los medios de aplicar reglas del derecho, a pesar incluso de la intervención militar de los EEUU, y su gobierno se exilió en Kenya. El terreno quedó entonces librado a los señores de la guerra, los jefes mafiosos, los fundamentalistas religiosos y los terroristas de toda naturaleza, tanto en la tierra como en el mar.

Añado yo. El colapso del “socialismo real” significó la desaparición de la alternativa más seria que haya existido para reemplazar o suceder al capitalismo. Esa opción desapareció. Tendrá que surgir otra, con mejores bases naturalmente, o habrá que dedicarse a la lucha por la supervivencia en medio del derrumbe, para mí evidente, que no se detiene.

Enzo Traverso: “Falta una visión utópica”

7 septiembre 2014

Encontré en una entrevista a Enzo Traverso, historiador italiano radicado en Francia, autor de “¿Qué fue de los intelectuales?”  (Siglo XXI), agudas reflexiones sobre el mundo actual, al que describe como carente de utopías, y sobre los intelectuales, hoy relegados en el debate público por “expertos” funcionales al poder real, personajes con conocimientos técnicos constituidos en figuras por los medios de comunicación.

Van algunas notas tomadas de la entrevista que le hizo la colega Astrid Pikielny, publicada por La Nación este domingo 7 de septiembre de 2014:

  • En un mundo sin utopías, en el cual el sistema económico-social, la democracia liberal, la sociedad de mercado y el capitalismo aparecen como algo natural, finalmente no se puede sino actuar como parte de ese mecanismo. Hoy falta una visión utópica que los intelectuales tenían a lo largo del siglo XX.
  • Los economistas son los intelectuales por excelencia del capitalismo financiero en el mundo neoliberal: intervienen en los debates públicos como expertos y si vemos los sueldos que muchos de ellos obtienen de los bancos u organismos que asesoran, son mucho más altos que los que reciben como investigadores o universitarios.
  •  El problema es que la sociedad misma hoy no mira al futuro, no genera utopías, y los intelectuales son el espejo de esa impotencia. Entonces, no se pude pedir a los intelectuales que sobrepasen los límites de su época. Esa es la contradicción fundamental del mundo de hoy: es una temporalidad de aceleración permanente con un horizonte cerrado, sin proyección al futuro y sin ninguna estructura prognóstica. Y eso explica también la obsesión por la memoria.
  • Una sociedad que no tiene futuro está casi obligada a mirar al pasado y esa mirada muchas veces toma un rasgo apologético: “Hay que sacar lecciones del pasado para confirmar que el presente es un orden sin alternativas posibles porque las revoluciones fracasaron, crearon monstruos totalitarios, hubo fascismos y dictaduras y, entonces, hay que aceptar el orden de hoy como un orden sin alternativas”, sostiene esa sociedad.
  • Esa falta de imaginación utópica es terrible. Hay ejemplos: la falta de alternativas y horizonte de futuro de las revoluciones árabes fue llenada por los fundamentalistas, o los movimientos de “los indignados” que tiene una idea muy clara de qué es lo que no les gusta del mundo de hoy, pero que no tiene la capacidad de formular una alternativa. (Agrego yo: esa misma carencia se notó cuando estalló la crisis de 2001 en la Argentina).
  •  Hay muchos motivos (por los cuales los intelectuales hoy deberían levantar la voz) y, frente a la globalización, el principal es el crecimiento impresionante y traumático de la desigualdad. Estamos viviendo una refeudalización del planeta. Esto amenaza la libertad, la democracia y la noción misma de ciudadanía. En un mundo en el cual la riqueza y la pobreza se desarrollan en formas extremas e incontrolables, no se puede hablar más de democracia, de una comunidad internacional o de un espacio público compartido.
  • Desde un punto de vista social, el mundo está volviendo al Antiguo Régimen, a pesar de que este proceso tome rasgos posmodernos, con  una aristocracia financiera en lugar de la nobleza terrateniente. La defensa del principio de igualdad me parece una causa central, como ya fue en el siglo XVIII para los filósofos de la Ilustración.