Posted tagged ‘Espacio’

Ahí va el Capitán Beto, primer nanosatélite argentino

25 abril 2013

La Argentina pondrá en órbita mañana su primer nanosatélite, el “Capitán Beto”, completamente desarrollado en el país y a costos muy inferiores a los de satélites tradicionales, anunció este jueves el Ministerio de Ciencia.

Se trata de un “cacharrito” de dos kilos, cuyo nombre técnico es Cube Bug-1 y será transportado por un cohete chino Larga Marcha 2, que iba a partir este viernes a la 1.15 hora argentina, desde Jiuquan, en China.

El “Capitán Beto”  será puesto en órbita junto al NEE-01 Pegaso, el primer satélite de Ecuador, lo que los convertirá en los dos primeros nanosatélites de Latinoamérica.

A 650 kilómetros de altura, el aparato argentino desplegará sus antenas y comenzará a orbitar alrededor de la Tierra.  Será monitoreado desde el Radio Club Bariloche en San Carlos de Bariloche, donde esperan la primera pasada para este viernes a las 9.

El satélite fue concebido, diseñado y fabricado en el país, financiado por el Ministerio de Ciencia, producido por la empresa privada Satellogic en colaboración con el Invap, la empresa estatal de alta tecnología.

Tanto el software como el hardware del “Capitán Beto” son de plataforma abierta y estarán disponibles para aficionados, universidades e institutos de investigación.

Se trata del primer aparato de una nueva plataforma de nanosatélites de industria nacional, con fines educativos y científicos y servirá para demostrar el funcionamiento de esta tecnología en órbita.

“La puesta en órbita del primer satélite de esta plataforma nos pondrá un paso más cerca de nuestro objetivo de democratizar el acceso al espacio”, dijo Emiliano Kargieman, principal ejecutivo de Satellogic y responsable del proyecto.

Destacó que muchos de los componentes empleados en su fabricación “son de tecnología de fácil acceso como la que se utiliza para fabricar teléfonos celulares y computadoras”, los que modificados se convierten en computadora de a bordo, una rueda de inercia y una cámara para fotografiar la Tierra y las estrellas.

Para Kargieman “la posibilidad de fabricar satélites mil o diez mil veces más baratos que los satélites tradicionales marca un hito en la historia de la industria satelital”, dominada por las grandes potencias y gigantescas transnacionales.

El ejecutivo aseguró que el “Cube Bug puede ser diseñado y fabricado por estudiantes universitarios en un cuatrimestre”.

La Argentina también está desarrollando un cohete. La idea directriz, que conceptualmente rompe el control de la industria por parte de los más poderosos, es que en vez de enviar grandes aparatos al espacio, es posible mandar partes que una vez en órbita trabajen en red, y para eso no harán falta enormes cohetes transportadores, sino otros más pequeños que lleven esas partes una a una, todo a un costo muchísimo más accesible para países como los latinoamericanos.

¡Aguante el Capitán Beto!

Anuncios

Científico argentino de la Nasa mostró que la ciencia puede entusiasmar y emocionar

10 septiembre 2012

Fui el domingo a Tecnópolis a escuchar una conferencia de un científico argentino que trabaja en la Nasa de Estados Unidos. Lo que contó, sobre la llegada del Curiosity a la superficie de Marte no me resultó novedoso, porque lo había seguido en su momento, pero hubo un ángulo… lo cuento en la nota que hice para Télam:

Argentino de la Nasa mostró en Tecnópolis que la ciencia entusiasma y emociona

Buenos Aires, 9 de septiembre.- El argentino Miguel San Martín, principal ingeniero de vuelo del robot Curiosity, puesto exitosamente por Estados Unidos en Marte hace un mes, se emocionó hasta las lágrimas hoy con el video del aterrizaje con el que cerró una didáctica exposición en Tecnópolis.

Su emoción y el entusiasmo con que lo aplaudieron las más de mil personas que colmaron la Nave de la Ciencia, en la feria, fueron el contundente mensaje de estímulo de las vocaciones científicas y tecnológicas que, más allá de las palabras, emitió su conferencia.

Se cumplía así el objetivo señalado por el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, al hacer la presentación: “Tecnópolis es una herramienta muy útil para promover vocaciones, para promover el entusiasmo en la formación científica y tecnológica”.

También expuso la estadounidense Ellen Baker, astronauta veterana de tres misiones espaciales. “Geóloga, médica y madre -la presentó Barañao- porque las carreras científico-tecnológicas no son incompatibles con la vida familiar”.

San Martín describió con fotos y videos en pantalla gigante el exitoso viaje de más de ocho meses del Curiosity hasta el Planeta Rojo, especialmente sus críticos últimos momentos, que denominó como “los siete minutos de terror”, debido a los muchos procesos que debían cumplirse de modo automático, sin ensayo previo.

Explicó que los científicos tienen pruebas suficientes para afirmar que en otras época Marte fue un planeta cálido y húmedo como la Tierra, y que el propósito de la misión es determinar si llegó a aparecer la vida o si al menos, se habían dado en algún momento las condiciones ambientales necesarias para ello.

Describió luego las dificultades que debieron vencer los ingenieros para que el aparato del tamaño de un automóvil y 900 kilos de peso desacelerara de más de 20.000 kilómetros por hora a cero, y la inutilidad de los sistemas de misiones anteriores, que llevaron artefactos mucho más pequeños.

Pese a todo, el 6 de agosto pasado, entre los 125 y los 10 kilómetros y de altura sobre Marte, la velocidad de la cápsula que lo transportaba desaceleró en cuatro minutos a 1500 kilómetros por hora, por efecto de la fricción con la tenue atmósfera, con la protección de una coraza térmica.

Luego, se desprendió la coraza y se abrió el paracaídas por los siguientes dos minutos. “Tenía 25 metros de diámetro y media cuadra de largo”, explicó.

Finalmente, a 1,8 kilómetros de la superficie, se encendieron los retrocohetes que dejaron el transporte suspendido a 30 metros del suelo, como un helicóptero. Desde allí, bajó al Curiosity con cuerdas, como una grúa, lo desenganchó y luego, cumplida su misión, fue a estrellarse a un lado, como había sido previsto.

Así, tras viajar 565 millones de kilómetros, el Curiosity se posó con apenas 2,2 kilómetros de error respecto del centro de una amplia área definida como óptima para hacer su trabajo, entre el borde del cráter Gale y el monte de cinco kilómetros de altura que se erige en el centro de esa depresión de impacto y que será objeto de la exploración.

Como resumen, un video mostró “los siete minutos de terror”, cómo se fueron cumpliendo paso a paso las operaciones, ante la mirada expectante de los científicos, San Martín incluido, en el control de vuelo de Pasadena, y de otros auditorios, y el estallido de alegría cuando culminó.

Aunque lo habrá visto infinidad de veces, San Martín, apenas pudo articular un agradecimiento final a los asistentes, que lo premiaron con un aplauso cálido.

El disertante nació hace 53 años en el seno de una familia de chacareros de la rionegrina Villa Regina y es hincha de Estudiantes, según hizo notar alguien desde la platea.

Decenas de personas quisieron saludarlo y sacarse fotos con él, ante la mirada complacida de la embajadora de los Estados Unidos, Vilma Martínez; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza.

Un cohete en Tecnópolis que es mucho más que un monumento a la ciencia

11 agosto 2012

El cohete Tronador II, que se erige inmóvil y silencioso en Tecnópolis, no es un mástil obeso ni un tótem tecnológico sino una de las piezas que mejor representa al futuro en la megaferia de ciencia y tecnología argentinas.

Tiene 33 metros, prácticamente la mitad del Obelisco porteño pero suficiente para que cueste meterlo en las fotos al paso. Todavía no es famoso y pocos se detienen ante el cartel que lo presenta, con el enigmático título de “Puerta de ingreso al universo”.

En compensación, son numerosas las miradas que recibe de la gente que ya visitó el contiguo Pabellón Espacial, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), donde se habla de los satélites argentinos y de la necesidad de dotarlos de una lanzadera propia.

Enfundada en un traje plateado, como para inspirar una moda astronauta, Maira, que recibe sonriente al público en ese lugar, explica que la visita consiste en una introducción al mundo de los satélites argentinos, su desarrollo y funciones.

La estrella el rubro es el SAC-D/Aquarius, en servicio desde hace un año, que, como sus antecesores, requirió del cohete de otro país para llegar a su lugar de trabajo.

De eso se trata este proyecto, de poner satélites argentinos en órbita terrestre mediante el Tronador II, que ya se perfila como futuro primer vehículo espacial de América del Sur, y cuyo primer lanzamiento se calcula para fines de 2015.

La base de lanzamiento se emplazará en el sur de la provincia de Buenos Aires, en Puerto Belgrano, y se planea efectuar los primeros ensayos, con un prototipo denominado VEX1, a mediados de 2013.

Según explicó Alberto Ridner, gerente de gestión tecnológica de la Conae, la lanzadera argentina deberá caracterizarse por la precisión, porque en vez de llevar a órbita satélites completos, el plan es enviar de a uno ciertos componentes, lo cual es más sencillo de transportar, para que luego trabajen en red.

Y para lograr ese funcionamiento coordinado, es necesario ubicar cada pieza del rompecabezas con un margen de error pequeño, que haga viable su participación en la red.

Viajes al espacio, derroche obsceno en medio de tanta miseria

25 abril 2009

¿Es para celebrar que sea posible hacer un viaje al espacio por 200 mil dólares? ¿Alguien puede ver en eso un logro de la humanidad?

Para mí es una prueba más de los abismos sociales que contruye día a día este sistema. Centenares de millones de personas tienen que arreglársela con un dólar diario y otros tienen dinero suficiente para darse un excéntrico gusto -ni siquiera se trata de un tratamiento médico o algo verdaderamente valioso- pagando 200.000 dólares que, obviamente, les sobran.

¿O alguien me va a decir que “los hombres no somos iguales y es justo que los más inteligentes y trabajadores ganen más”, como nos decían en la escuela?