Posted tagged ‘Petróleo’

YPF encargó a una universidad pública construir un minisubmarino robot

1 septiembre 2015

Esta noticia me gustó. La petrolera nacional confió en una universidad pública, la Unicen, la construcción con tecnología propia de un aparato para explorar en el mar argentino. Y no fue un favoritismo sin argumentos: el equipo a cargo ya ganó premios con un minisubmarino similar.  Aquí va la nota que escribí para Télam:

Ingenieros de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen) trabajan en el desarrollo de un submarino robot del tamaño de un delfín, el Ictiobot 1000, encargado por YPF para explorar la plataforma continental argentina, informó el jefe del proyecto.
El aparato será diseñado y construido en la ciudad bonaerense de Olavarría, a 350 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires, por un equipo de docentes, investigadores y becarios del Instituto de Investigación Tecnológica en Electricidad y Mecatrónica (Intelymec) de la Facultad de Ingeniería de la Unicen.
“Se trata de un vehículo autónomo submarino al que podrán adosarse instrumentos como videocámaras, sonares y detectores magnéticos”, dijo a Télam Gerardo Acosta, director del Intelymec.
Acosta, de 51 años, es un ingeniero nacido en la ciudad rionegrina de General Roca y formado en la Universidad de La Plata, además se doctoró en Valladolid y al regresar a la Argentina en 1995 se instaló en Olavarría, donde en 2002, con otros docentes e investigadores fundó el Intelymec.
Ese instituto ya ha creado robots terrestres y el Ictiobot, un robot acuático autónomo que puede inspeccionar y recolectar datos de tuberías que conectan con tierra firme las plataformas petrolíferas instaladas costa afuera, aunque no a la profundidad requerida a su sucesor.
Ese artefacto obtuvo el primer puesto en la categoría Robótica del concurso nacional Innovar 2012.
El nuevo mecanismo, cuya construcción demandará al menos un año, tendrá la capacidad de sumergirse hasta 1.000 metros y si bien podrá navegar en forma autónoma también podrá ser controlado y provisto de energía desde la superficie.
Acosta explicó que el submarino será autónomo en dos sentidos: llevará baterías para unas seis horas de funcionamiento y podrá tomar decisiones por sí mismo, como sortear escollos, por ejemplo, “lo que asegura flexibilidad y calidad de la navegación”, dijo.
“No necesitará cordón umbilical, pero podrá usarlo para ciertas situaciones. Para el uso de una cámara, por ejemplo, se necesita iluminación y eso requiere mucha energía, por lo que en esos casos es más conveniente la conexión por cable con la superficie”, ilustró el experto.
El contrato correspondiente con la Unicen fue firmado por la empresa Y-TEC, integrada por YPF y el Conicet.
El sumergible se destinará a uso exclusivo de la petrolera nacional y la Facultad de Ingeniería conservará la patente.
“Se trata de una compra directa, no una transferencia de tecnología, pero como somos un equipo de investigación de una universidad nacional vamos a darles soporte con las mejoras que surjan”, aclaró Acosta.
Se estima que las primeras pruebas del aparato se harán en canteras de la zona, luego en el puerto de Quequén y para mayores profundidades, en Mar del Plata, con la colaboración del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep).
La plataforma continental argentina, de una profundidad promedio de 250 metros, se extiende a lo largo de 2300 kilómetros desde el Río de la Plata hasta el sur de Tierra del Fuego, con un ancho promedio de 440 kilómetros y comprende un millón de kilómetros cuadrados, incluido el entorno de las islas Malvinas.
La plataforma continental es la prolongación de la tierra firme por debajo del nivel del mar hasta el talud continental, un enorme escalón que existe mar adentro y separa la plataforma continental del fondo marino profundo.

Anuncios

En Tecnópolis, YPF enseña geología y revela el secreto del chicle

6 agosto 2012

Del espacio de YPF en Tecnópolis, los niños y jóvenes que lo visitan se llevan, además de un casco con el logo de la petrolera argentina, la provocativa idea de que, cuando sean grandes, puede estar bueno ser geólogos, y la inesperada revelación de que el chicle se hace con petróleo.

Lo primero nace de la propuesta de la mayor empresa del país, en el año en que el 51 por ciento de sus acciones volvieron a propiedad del Estado, de sumarse a la aventura de la expansión y el desarrollo petrolero, ya sea estudiando geociencias, o bien, dejando ahí mismo el currículo para trabajar en ella.

Lo del chicle, en cambio, surge de tomar conciencia de que los hidrocarburos no sólo generan combustibles, sino que están muy presentes en nuestras vidas, en objetos de plástico, en pinturas, en medicamentos y, también, en la insospechada goma de mascar.

La atractiva instalación de YPF exhibe cola continua desde el 14 de julio, cuando la gigantesca feria de ciencia y tecnología argentinas abrió al publico en el predio ferial de Villa Martelli, pegado al borde noroeste de la Capital Federal.

Las instalaciones del yacimiento petrolero, que reproduce a escala natural, se perfilan, ya en la semana inicial, como una de las estrellas de esta segunda edición de la megamuestra.

Los visitantes, con alto porcentaje de familias y parejas, entran en tandas de 60 personas cada ocho minutos, para un recorrido de unos 40 minutos.

Adentro, asisten a explicaciones, con audiovisuales y juegos, sobre cómo se forman, se descubren y se extraen el petróleo y el gas, y a la exhibición de equipo petrolero real o representado artística pero fielmente: una torre de perforación, dos bombas o “cigüeñas”, con su clásico balanceo, y una poderosa herramienta de fractura de rocas a profundidad en base a presión de agua y de arena.

Este último equipo alude a la novedad de los yacimientos no convencionales, aquellos en que los hidrocarburos están embebidos en rocas sólidas, que han exigido el desarrollo de tecnologías nuevas, y en cuya explotación la Argentina es uno de los pioneros en el mundo.

Muchos de los visitantes de YPF en esta Tecnópolis probablemente nunca antes hayan oído hablar del yacimiento de “Vaca muerta”, una fuente no convencional en la Patagonia, que ya se empezó a explotar y que, a juzgar por los pronósticos expertos, será muy famoso en los próximos años.

El espacio de la petrolera se perfilaba desde el comienzo como uno de los más importantes, por la ubicación privilegiada que se le asignó, apenas se traspasa el portal de acceso a Tecnópolis por General Paz, y porque fue visitado por la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el día de la inauguración oficial.

Pero su importancia la confirmó el público. Contando los cascos distribuidos, se sabe que el día de apertura de la exposición recibió más de 20.000 visitantes. Y la afluencia de público ya no se detuvo.