Posted tagged ‘Provincia de Buenos Aires’

Milita alfabetizando en honor a su madre docente desaparecida

10 marzo 2013
Mariana (centro)

Mariana (centro)

Mariana Pellegrino no está al frente de la Comisión de Alfabetización de Avellaneda por casualidad, sino como resultado de una vocación de toda la vida, inspirada en su madre María del Carmen Di Blasi, secuestrada y desaparecida por la dictadura cuando ella tenía 11 años.

“Mamá era docente y militante peronista en los 70, y alfabetizaba trabajadores en el barrio donde vivíamos: La Paternal. A mí una vez me pareció gracioso que le tuviera que enseñar a un corpulento obrero cuando yo, una niña, ya sabía leer. Su explicación me marcó”, relata.

Pellegrino siempre quiso ser docente, pero la dramática pérdida de su madre, su casamiento a los 14 años y la temprana maternidad le cortaron muchos proyectos.
La vocación persistió, y cuando la Municipalidad de Avellanada la incorporó, gracias a una ordenanza para dar trabajo a hijos y nietos de desaparecidos, alfabetizar ya era su militancia personal.

Terminó creando un programa para todo el distrito, que el intendente Jorge Ferraresi aprobó de inmediato.

Hoy, a sus 46 años, casada, tres hijos y un nieto, no solo conduce el “Yo sí puedo Avellaneda”, sino que además está finalmente terminando la secundaria por el plan nacional Fines.

Cristian Manfil, 36 años, casado, dos hijos, también es hijo de víctimas de la dictadura; ingresó en la comuna por la misma ordenanza y así comenzó a colaborar con Mariana.

Manfil ya ha dado pruebas de su vocación de servicio a la comunidad como bombero voluntario en el pueblo cordobés de La Granja y formándose como técnico en Prevención de la Cruz Roja.

Rodrigo Martínez, en cambio, es de Olguín, en el este de Cuba; tiene 55 años, esposa y dos hijos. Máster en Ciencias Pedagógicas, dirige en su país una escuela secundaria básica, y no es la primera vez que está lejos de su casa en una misión de solidaridad internacional, pues ya estuvo en Angola, de 1983 a 1985, enseñando Física.

A la Argentina llegó hace seis meses, por dos años con 30 días de vacaciones al promediar la permanencia. “El esfuerzo se compensa cuando vemos los resultados. Los egresos son muy gratificantes”, asegura.

La cuarta integrante del equipo es Claudia Rijo, 40 años, separada, dos hijos; quien se plegó de inmediato a la propuesta de Mariana y la secunda desde entonces.

Todos actúan en la órbita del director municipal de Enseñanza Artística, Gonzalo Vásquez Flores.

Anuncios

La batalla de Avellaneda contra los bastiones del analfabetismo

10 marzo 2013

AvellanedaLa Casa de la Cultura de Avellaneda alberga, en una modesta oficina de entrepiso, al estado mayor de un noble ejército que, armado de cuadernos y lápices, batalla contra el núcleo duro del analfabetismo en ese partido del conurbano sur y promete vencerlo.

Para encarar la tarea se vale del programa cubano “Yo sí puedo”, de probada eficacia en 29 países, que solo en Venezuela alfabetizó a dos millones de personas en dos años.

Con su escuela pública, gratuita y obligatoria y con políticas activas, la Argentina exhibe una buena educación elemental; por ende, que algunas personas queden de todos modos fuera del sistema educativo, habla de lo complicado de sus historias y anticipa la dificultad de llegar hasta ellos. En Avellaneda lo han comprobado.

“Lo más difícil de esto no es el trabajo pedagógico sino detectar a las personas analfabetas y luego lograr que participen”, confirma Mariana Pellegrino, coordinadora de la comisión creada por el intendente Jorge Ferraresi para esta misión.

Pellegrino recuerda que el Censo 2010 registró 3700 analfabetos en todo el partido. “Nosotros calculamos que debe haber el doble, porque a muchos les da vergüenza admitirlo. A veces alguien nos dice que sabe leer, pero después de un rato charlando, viendo si algún familiar o vecino quiere participar, termina confesando entre lágrimas que no sabe”, comenta.

La segunda dificultad no es más sencilla de vencer. “Nos ha pasado detectar a 35 personas iletradas en un cuadrícula de tres manzanas y que solo cinco se sentaran a aprender”, comenta.

Pese a todo, con un minucioso y persuasivo trabajo puerta a puerta por los barrios pobres del distrito, la comisión –que también integran Cristian Manfil, Claudia Rijo y el asesor pedagógico cubano Rodrigo Martínez- logró reunir a 95 participantes para comenzar.

“Alguna gente ha sobrevivido tantos años sin esta herramienta que por sí misma no le ve importancia y hay que explicarle, pero también está el obrero que trabaja muchas horas y le cuesta encontrar tiempo y ganas para esto, lo mismo la mujer que carga con muchos hijos”, describe Pellegrino.

Martínez dice que la clave es “mostrar a estas personas que hasta ahora han necesitado valerse de otras para realizar cosas elementales, como ir al mercado, y que hasta son engañadas con facilidad, que a partir del esfuerzo pueden adquirir una capacidad para desarrollar una vida más independiente”.

Muchas madres quieren aprender, por ejemplo, para ayudar a sus niños con la tarea escolar. El grupo conoce además el caso de una mujer paraguaya que no iba al hospital público porque no podía entender las flechas indicadoras, y de otra que causó una intoxicación a su propio hijo por interpretar mal la dosis del medicamento que debía darle.

El hecho es que los primeros 95 ya trabajan entusiasta y regularmente, en grupos organizados en Dock Sud, Villa Corina, 7 de Enero, Villa Tranquila, en el Mercado de Frutas y Hortalizas y otros puntos y se espera que para abril estén alfabetizados.

Manfil cuenta que “se organizan grupos pequeños que funcionan en el mismo barrio para que viajar no constituya otra barrera”, y que la comuna provee los materiales.

Los rastrillajes por los barrios también buscan facilitadores, personas que, sin necesidad de formación pedagógica alguna, cumplirán la función esencial de ayudar al grupo a interpretar bien las clases grabadas en video.

El asesor cubano considera fundamental la figura del facilitador, un voluntario que puede ser un vecino, un estudiante, un militante político, un jubilado. Algunos se ofrecen después de informarse en la página de Facebook “Yo sí puedo Avellaneda”.

“Tienen un papel preponderante –destaca Martínez- para lograr la permanencia de los participantes y que lleguen al objetivo, a partir del amor para ayudarlo, reiterando conceptos, porque los adultos no asimilan igual que los niños; buscándolo si faltó, conteniéndolo si tiene un problema”.

Las clases, tres por semana, al principio enseñan a tomar el lápiz y cómo hacer los trazos, luego una letra por día comenzando por las vocales. Se llega a la lecto-escritura y a dominar las cuatro operaciones matemáticas básicas en unos tres meses y medio.

Los videos, de media hora, muestran clases teatralizadas para que los participantes, que no se animan a hacer preguntas, vean en la pantalla cómo alumnos expresan las mismas dudas que ellos tienen y se van respondiendo. “Que la tele eduque no es un dato menor: rompe el paradigma de la caja boba”, acota Manfil.

El programa va aprovechando los saberes de los participantes, en ellos hace pie y, una vez iniciado, el proceso despliega su riqueza. Un alumno, trabajador del cementerio, difícilmente olvide el día que descubrió que el signo que indicaba el ramal del colectivo que tomaba desde hace años era la letra a.

Luego se va formando un vínculo y los miembros del grupo empiezan a trabajar colectivamente, se consultan y ayudan.

Una mujer, a la que el marido le dejó un libro de poemas y antes de morir le pidió que aprendiera y lo leyera por sí misma, el día que se dio cuenta de que ya leía, abrazó largo rato, emocionada, a la facilitadora de su grupo.

Un changarín, que participa en un grupo en el mercado, pidió si podía armarse otro en su casa, para su mujer sus tres hijos mayores y dos vecinos. “Yo estaba haciendo la tarea en casa y mi mujer dijo ‘para qué’, entonces le expliqué”, relató el trabajador, que resultó así tan buen alumno que reprodujo el mensaje y la labor de los alfabetizadores.

Una señora joven que leía de corrido pero no comprendía, fue acercada al programa por su marido. Cuando comenzó a entender, escribió: “Estoy feliz porque voy a estudiar”.

Al cabo de 65 clases se pide a los alumnos que escriban una carta de agradecimiento a alguien de su elección. “Es la evaluación. Que una idea abstracta sea planteada con coherencia y se pueda leer significa que la persona está alfabetizada”, dice Pellegrino.

En pocas semanas será la primera graduación. La comisión prepara una gran difusión del acontecimiento. Cuenta con que los resultados den un impulso al programa, tanto para obtener renovado apoyo de las autoridades, como para que los alumnos den fe de su efectividad y ayuden así a acercar a otros.

Quieren alfabetizar tres tandas este año para probarse a sí mismos que “derrotar al analfabetismo -consignan- nosotros sí podemos”.

Crónicas de Pérez 11: Scioli

29 enero 2013

Me sorprendió Pérez, mi perro, por la firmeza con que expresó su rechazo hacia Scioli. Esa noche yo le decía: “Fijate que es medido, sensato, va a todas las inauguraciones, se pone delante de todas las cámaras y grabadores para decir ‘seguimos trabajando’, hace buena letra…”. Entonces me respondió contundente: “Una cosa es que acompañe, otra que sea presidente. ¿Vos pensás que él habría bajado los cuadros y que se le habría plantado a Bush en Mar del Plata? ¿Lo ves reclamándole el predio de Palermo a la Rural? La clave, amigo, es la relación de cada uno con el poder permanente”. Hubo un silencio prolongado. Un auto cruzó la barrera. Se oía la música de una fiesta lejana. La luna regaba plata sobre el adoquinado húmedo de Simbrón. Al rato, incómodo por la diferencia de opiniones, busqué su complicidad con un recurso probado. “¿Viste lo que hizo Macri?: dejó los vagones históricos del subte, que son de madera, a la intermperie”. Sabía cómo iba a reaccionar. Puteamos juntos media cuadra. A Pérez le molestó mucho que desecharan esos coches centenarios. Es que se enteró de que son belgas, como él.

Crónicas de Pérez 10: Scioli

28 enero 2013

Al final, no les conté las diferencias políticas que surgieron con mi perro, Pérez. No son graves, en general tiramos para el mismo lado, pero a veces no nos ponemos de acuerdo en algunos aspectos, como por ejemplo si Scioli es o se hace. “Es un buen tipo”, le digo yo. Él, en cambio, desde la precariedad de su limitado cerebro, afirma que es un producto innoble del oportunismo, carente de principios y de compromiso con los sectores postergados, que así como sirvió sin reparos de conciencia a Menem, Duhalde, Kirchner y Cristina, se perfila disponible para que la derecha pueda armar en algún momento su opción para detener al kirchnerismo y cerrarle el camino a su evolución hacia algo más peligroso para los mezquinos intereses que defiende. Sea por este tema o por otro, la política inspira muchas veces nuestras charlas en los paseos nocturnos por Villa del Parque, intercalándose con los comentarios de compartida admiración por Messi y las reflexiones, ora filosóficas ora poéticas, sobre el sentido de la vida y la amistad entre el hombre y el perro, ese acierto de la naturaleza.

No nos olvidamos de Cabezas: 16 años

25 enero 2013

Cabezas25 de enero, Día Nacional del Reportero Gráfico. Aniversario del asesinato del compañero José Luis Cabezas. ¡Presente!

Prendas de emprendedores y artesanos también lucieron en el desfile de Mar del Plata

8 enero 2013

Un grupo de emprendedores y artesanos, apoyado por el Ministerio de Desarrollo Social, tuvo su segmento anoche en el “Mar del Plata Moda Show”, con su mensaje en favor de una moda sustentable con prendas ecoamigables.

Se trata de pequeñas unidades productivas que comparten la marca “Emprendedores de Nuestra Tierra”, creada por esa cartera para promover la inserción social de los productores y el cuidado del ambiente, y alentar asimismo el consumo responsable.

Visceral ZapatosSe presentaron zapatos, tejidos, carteras, ponchos y otras prendas y accesorios en quince pasadas de los modelos por las escalinatas de Playa Grande y el hotel Costa Galana, que lucieron su originalidad entre las colecciones de famosos diseñadores y grandes marcas.

“Son productos confeccionados íntegramente a mano, con hilados vírgenes, tinturas naturales y excelente diseño”, dijo Karina Yarochevsky, subsecretaria de Responsabilidad Social, a cargo de este programa.

Por ejemplo, Visceral Zapatos, una cooperativa de Santo Domingo, pequeña localidad del este bonaerense, mostró carteras y calzados de mondongo vacuno para evitar el uso del cuero.

Las artesanas de la Red de Turismo Campesino, cooperativa de los valles calchaquíes de Salta, enviaron sus tejidos elaborados con lana de oveja y llama, con tinturas naturales de plantas nativas de especies cultivables, lo que garantiza colores diversos y duraderos sin usar anilinas ni contaminantes.

Patricia Pérez, de la asociación civil “Sabe la Tierra”, trajo sus prendas de fieltro confeccionadas con una técnica ancestral y con productos ecoamigables, es decir, no contaminantes, y de la localidad santiagueña de Atamisqui se mostraron prendas de fibras hiladas a mano con rueca y tejidas en telar antiguo.

Yarochevsky explicó que Emprendedores de Nuestra Tierra reúne a unos 10.000 pequeños emprendimientos y artesanos de todo el país, a los que la cartera social apoya con insumos, capacitación y acciones para visibilizar sus productos, de modo de fomentar su consumo en el marco del comercio justo.

“De ese conjunto se van seleccionando los que participan en las acciones de promoción, como ferias y desfiles, incluso en el exterior”, dijo la funcionaria.

“Emprendedores de Nuestra Tierra” ya participó dos veces en la Semana de la Moda de París, y también estuvo en la Feria di Milano Pret a Porter (en Milán, Italia) y en la 36° Buenos Aires Alta Moda, entre otros eventos.

El proyecto permite rescatar los saberes ancestrales de cada artesano y los procesos productivos característicos de cada región de la Argentina, mientras promueve el cuidado de la naturaleza.

Sobre Mar del Plata Moda Show, Yarochevsky sostuvo que “participar en eventos como éste permite fomentar el consumo de estos productos, no desde la lástima, sino valorando su altísima calidad, su origen autóctono, su buen diseño. Comprarlos es comprar lo nuestro”.

En el desfile hubo también productos de Soncko Argentina, de San Juan; la diseñadora cordobesa Jezabel Gerik, que confecciona prendas tejidas; Mirta Pérez, artesana de Misiones; la artesana textil Susana Prado, con su emprendimiento Muspay, y la artesana Graciela Peralta, de Santiago del Estero.

Reclaman la protección de un cementerio indígena en el Tigre

18 noviembre 2012

Una organización de descendientes de diversas etnias indígenas pidió a las autoridades conocer el destino de 116 cuerpos extraídos por arqueólogos en el nordeste bonaerense a lo largo de más de un siglo y reclamó que se preserve un antiguo cementerio en el Tigre, en la primera reivindicación de este tipo en la Provincia de Buenos Aires.

El sitio que motiva la iniciativa es Punta Querandí, entre el canal Villanueva y el arroyo Garín, en las afueras del pueblo bonaerense de Dique Luján, cerca del paraje Villa La Ñata, donde tiene una propiedad el gobernador bonaerense Daniel Scioli.

El lugar es frecuentado por pescadores y otros visitantes en plan recreativo, pero según el Movimiento en Defensa de la Pacha, fundado en 2009 por descendientes de indígenas emigrados desde sus lugares ancenstrales a la zona metropolitana y por otras personas, es ambicionado por proyectos inmobiliarios.

“Lo que reclamamos que sea mantenido como lugar público y se preserven los restos que allí dejaron los pueblos que habitaban la zona antes de la invasión europea”, dijo a Télam Pablo Badano, integrante del Movimiento y periodista de temas indígenas.

La organización construyó allí un salón, señalado con carteles y la whipala, la bandera de los pueblos originarios, que fue generando un movimiento cultural en su torno, a tal punto que es visitado por delegaciones escolares.

El descubrimiento del valor arqueológico e histórico del lugar se dio a partir de la extensión del canal Villanueva en el marco de la construcción en la zona del barrio privado Santa Catalina, hace más de una década.

“Esa obra afectó un cementerio, conocido como sito Garín, del mismo modo que el sitio Sarandí desapareció por Nordelta. Del lugar se sacaron dos cuerpos. Ya no se discute que es un cementerio, lo que lo convierte en un lugar sagrado. Santa Catalina se construyó encima y lo dañó”, afirmó Badano.

Más tarde, los vecinos comenzaron a observar restos arqueológicos que afloraban al desprenderse tierra de las barrancas de la otra orilla del canal Villanueva, producto del proceso erosivo. Ese lugar es Punta Querandí.

El interés de organizaciones de pueblos originarios creció hace unos años cuando visitantes y pescadores fueron advertidos por guardias privados de barrios cerrados próximos, que el lugar había sido comprado para otro proyecto privado.

En diciembre de 2008, una investigación arqueológica encargada por una constructora excavó durante diez días en un sector de 18 metros cuadrados de los más de 6000 que tiene el terreno en cuestión.

Encontró cerámica y restos de animales consumidos como alimento y otras evidencias de un antiguo asentamiento, pero no cuerpos humanos, por lo que el informe funcionó como visto bueno a nuevas construcciones.

La novedad movilizó a las personas y organizaciones indígenas que se habían interesado por lo que el 4 de enero de 2009 constituyeron el Movimiento en Defensa de la Pacha, instalaron allí un acampe permanente para evitar obras en el lugar, hicieron su propia búsqueda que sí dio con restos humanos, y luego construyeron el actual salón, según relató Badano.

El Movimiento tomó nota además de un informe de Daniel Loponte y Bárbara Mazza, expertos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y del Conicet, que contabiliza 116 cuerpos encontrados por arqueólogos en la zona de Tigre, Escobar y Campana, desde el siglo 19.

A partir de ello, unió el reclamo de preservación “del sitio público y sagrado de Punta Querandí” al de conocer el destino de los restos de aquellos ancestros indígenas.

El domingo 4 de noviembre, en el comienzo de un mes que para muchas culturas originarias está dedicado a los difuntos, el Movimiento hizo un homenaje a los ancestros en Punta Querandí.

Las decenas de personas que se congregaron para la ceremonia compartieron luego una comida comunitaria, levantaron un altar e hicieron una caminata para reconocer algunos de los enterratorios indígenas de la zona.

En rigor, la festividad se lleva a cabo el 1 y 2 de noviembre y es de origen previo a la llegada de los españoles. “Según la tradición, durante ambos días, quienes ya no están físicamente presentes en el mundo regresan para visitar a sus seres queridos, por única vez en el año”, explicaba el documento que convocaba a aquella ceremonia.

“Es costumbre preparar altares para esperarlos y agasajarlos, donde se colocan flores, velas, fotografías de los difuntos, comida, bebida junto a figuras y otras ofrendas. Esta fecha es vivida con alegría y expectativa, ya que es una oportunidad para reencontrarse con ellos”, añadía.