Posted tagged ‘Salud’

Crónicas de Pérez 18: el Borda

29 abril 2013

Paseamos el fin de semana con Pérez, mi perro. En Villa del Parque había otoño, lluvia, luna, vegetación húmeda, gatos furtivos, rumores distantes y también silencios… pero en estos días era imposible la poesía. Las imágenes dramáticas de la destrucción del taller y la brutalidad policial el viernes en el Borda demolieron toda calma, reprimieron toda manifestación de buen humor, dispersaron todo espíritu de paz, balearon la conciencia de humanidad.

“Nunca vi tanta locura como en el Borda”, resumió Pérez. Fue todo lo que se dijo.

Anuncios

Uno de cada 4500 bebés presenta ambigüedad genital

26 febrero 2013

Me interesé en este tema por el caso de un bebé misionero que nació con el sexo no bien definido. Por la zona de la que proviene, donde hay otros casos, y por  el medio social familiar -padres jóvenes, muy pobres, el papá trabaja en la cosecha del tabaco- tengo la sospecha de que hay que seguir la pista de los agrotóxicos como causantes. Pero no conozco que esas cosas se investiguen. Va la nota que hice para la agencia la semana pasada, el día que el bebé llegó al Garrahan:

El Garrahan recibe unos 15 bebés por año con ambigüedad genital

El hospital pediátrico “Juan Garrahan”, de la Ciudad de Buenos Aires, recibe cada año unos quince nuevos casos de recién nacidos con el sexo no bien definido, como el bebé misionero que llegaba hoy a este centro de salud de punta en el diagnóstico y tratamiento de esta patología.

En el mundo, las anomalías de diferenciación sexual se presentan en uno de cada 4.500 bebés nacidos vivos, aunque en algunos grupos étnicos la incidencia es algo más frecuente.

“Muy temprano en la gestación se produce una glándula sexual o gónada indiferenciada que, por acción de los mecanismos involucrados, se transforma en una gónada masculina o femenina. Si algo interfiere en la diferenciación, queda a mitad de camino, con componentes de una y de otra”, explicó a Télam Alicia Belgorosky, jefa del Servicio de Endocrinología del Garrahan.

La especialista, doctora en Medicina e investigadora del Conicet, informó que en estos casos “se las llama gónadas disgenéticas o pobremente diferenciadas y representan un riesgo para los pacientes, porque con el tiempo pueden originar un tumor, un gonadoblastoma”.

La inadecuada diferenciación gonadal tiene consecuencias en la formación del aparato reproductor, que en esos casos puede presentar juntos órganos y formas anatómicas que definen la ambigüedad.

La especialista precisó que en el 20% de los casos, la causa es una alteración genética y se puede identificar el gen alterado; en el otro 80% la ciencia aún no ha podido establecer los orígenes.

Por eso, si bien el hospital Garrahan tiene un laboratorio de biología molecular único en el país que estudia los genes involucrados, sus observaciones son solo una pieza del conjunto que lleva al diagnóstico. También se requiere estudiar la historia clínica, las imágenes, los análisis de laboratorio y hormonales.

Un factor ambiental de riesgo pueden ser los disruptores endocrinos, sustancias químicas presentes en algunos plásticos, pesticidas o agroquímicos capaces de alterar el equilibrio hormonal en etapas tempranas de la gestación.

“El diagnóstico es muy complejo. Intervienen pediatras, endocrinólogos pediatras, neonatólogos, cirujanos especializados, expertos en imágenes, genetistas, biólogos moleculares, bioquímicos especializados y psicólogos. Hay que armar un rompecabezas para entender qué pasó en la vida intrauterina y nos valemos de todos los recursos disponibles”, explicó Belgorosky.

La profesional explicó que para asignar el sexo al bebé, se habla con los padres solo cuando se tiene toda la información, y que reunirla puede llevar en algunos casos hasta uno o dos meses, proceso decisivo para la vida de esa persona.

Por ese motivo, sostuvo que “es muy importante no trasmitir información errónea en un asunto tan delicado, que afecta la intimidad de la familia”.

“Nunca se asigna el sexo a un bebé sin acuerdo de los padres. Con apoyo del Servicio de Salud Mental, se les explica los pros y los contras de la situación. En caso de recurrir a la cirugía será lo menos mutilante posible, pero todo con acuerdo de los padres”, dijo.

La investigadora aclaró que algunos problemas deben resolverse de todos modos. “Por ejemplo uretra y vagina juntas generan infecciones a repetición y hay que prevenirlo. Pero en general se acuerda todo con los padres”, aseguró.

Más allá de alguna intervención quirúrgica, algunos pacientes deben recibir de por vida un tratamiento químico que “duerme” ciertas funciones glandulares o reemplaza otras sustancias que las glándulas no producen naturalmente.

Esto debe ser regulado cuidadosamente por médicos expertos para controlar eventuales efectos no deseados, en el marco de una atención multidisciplinaria. También se les hace un seguimiento muy estrecho por el riesgo de aparición de un tumor.

El hospital Garrahan, que trata estos casos desde su fundación, hace 26 años, es centro de referencia en el país en esta materia.

Su equipo de especialistas, reconocido internacionalmente, atiende 450 pacientes con estudios moleculares confirmados. Unos 300 de ellos sufrieron estas anomalías por hiperplasia suprarrenal congénita, que incrementa la síntesis de hormonas masculinas en las glándulas suprarrenales.

En la adultez, los pacientes son derivados a los hospitales Durand o Ramos Mejía, de la Ciudad de Buenos Aires. En el Interior, pueden atenderse con profesionales formados como becarios en el Servicio de Endocrinología del Garrahan que se han ido estableciendo.

La guardia del Hospital del Niño de San Justo estuvo cerrada este domingo

12 noviembre 2012

El Servicio de Guardia del Hospital del Niño de San Justo, en el oeste del conurbano bonaerense, estuvo cerrado este domingo desde el mediodía, según informaron pacientes que debieron recurrir a otros centros de salud, y confirmó una fuente profesional.

Se trata del hospital pediátrico del partido de La Matanza, con 1772.000 habitantes según el censo 2010.

La suspensión del servicio se produjo porque las apenas dos pediatras que debían trabajar este domingo tuvieron problemas de salud, según reveló Pedro Zamparolo, secretario general de la Asociación de Profesionales de la Salud Pública de La Matanza.

“Una de las pediatras, que está embarazada, tuvo un problema, y la otra un pico de presión. El equipo que estaba de guardia (de 24 horas) desde el sábado, avisó a las autoridades y se quedó hasta el mediodía, pero no estaba en condiciones de continuar”, dijo el dirigente.

Los médicos salientes derivaron a algunos pacientes a la sala de internación y a otros les dieron el alta, de modo que no quedó ningún niño en el servicio de guardia, que quedó cerrado para nuevos casos por las siguientes horas.

“Traje a mi hijo al hospital porque tiene un fuerte dolor de oído pero la guardia médica está cerrada y no sé a dónde llevarlo”, dijo Verónica González. La señora aseguró que nadie en el lugar le dio una explicación ni encontró avisos, sin embargo, Juan Insaurralde, otra persona que tropezó con la misma situación, relató que “está todo cerrado y hay carteles en las paredes que dicen que es por falta de personal”.

“Es angustiante encontrarse con ésta situación. Yo tuve que pedirle al colectivero que me deje viajar para traer a mis hijos porque no tengo plata y ahora nos derivan al (hospital) Posadas. ¿Cómo voy a hacer para ir?”, se quejó Insaurralde.

María, por su parte, dijo que venía desde González Catán. “Tengo que viajar media hora en colectivo con mi hija y no la atienden porque no hay médicos”. “Que nos den una explicación, algo tienen que hacer, no pueden mandarnos de un lado a otro”, protestó.

Zamparolo, quien además es director de un centro de salud en Virrey del Pino, en el mismo distrito, aseguró que la guardia del hospital de niños, que atiende a todo el partido de La Matanza, debería contar al menos con siete pediatras.

“Pensamos que es una vergüenza no tener recursos para una situación como ésta. Hace años que venimos advirtiendo sobre el éxodo de profesionales”, añadió.

Hallazgo premiado con el Nobel va a revolucionar la medicina

8 octubre 2012

Entrevisté a Fernando Pitossi, un investigador argentino que trabaja con células madre, quien me explicó el significado de los aportes de los científicos que hoy recibieron el Nobel de Medicina, el británico John Gurdon y el japonés Shinya Yamanaka.

Gurdon descubrió en 1962 que la especialización celular es reversible. En 2006, Yamanaka lo hizo en un laboratorio con células de ratones y en 2007, de humanos.

A ver. Todos nacemos de un óvulo fecundado. En el comienzo hay células iguales, llamadas celulas madre, porque luego se van diferenciando entre sí y se convierten en unos 200 tipos diferentes de las células especializadas que forman el cuerpo.

Los premiados descubrieron y demostraron que ese proceso puede volverse atrás, es decir, que una célula ya especializada puede volver a convertirse en una célula madre. Ese descubrimiento abrió el camino al siguiente paso: hacer que esa célula reprogramada, se especialice de otra manera, para otra función.

“Es un premio muy merecido. Estos aportes pueden revolucionar la medicina en el futuro”, opinó Pitossi, investigador del Conicet y de la Fundación Leloir y miembro de la Comisión de Células Madre del Ministerio de Ciencia, quien además integra el grupo de trabajo de Traslación Química de la Sociedad Internacional de Investigación de Celulas Madre, que presideYamanaka.

El científico japonés “descubrió los cuatro genes que poniéndoselos a una célula de piel la convierten en una célula madre”, explicó Pitossi.

El investigador argentino opinó que estos hallazgos probablemente permitan desarrollar nuevas terapias celulares en la próxima década, porque tornan posible investigar, por ejemplo, por qué funcionan mal las células nerviosas o neuronas de las personas.

“Hasta ahora no era posible tomar células nerviosas para investigarlas, pero en adelante podrán tomarse células de la piel, reprogramarlas y que en una nueva diferenciación se conviertan en neuronas, lo que permite indagar en ellas. Eso se denomina modelaje de enfermedades”, explicó.

La interesante es que el Ministerio de Ciencia de la Argentina reconoció la importancia de los avances en este campo y viene subsidiando muchos proyectos sobre el tema. De hecho, Pitossi trabaja en la reprogramación celular para obtener neuronas que se enferman con el mal de Parkinson y poder investigar por qué ocurre.

Pitossi aclaró que aún no aparecieron terapias nuevas, pero lo que se está haciendo permitirá que cuando existan los tratamientos, en el futuro, la Argentina tenga capacidad para aplicarlos. “La base tecnológica está”, sintetizó.

“Mientras tanto, las terapias celulares hoy están restringidas al trasplante de médula ósea para enfermedades de la sangre”, precisó.

Complicaciones para la salud humana por el cambio climático

24 agosto 2012

Tuve oportunidad de escuchar una conferencia del respetado infectólogo Jorge Gorodner, en un congreso organizado por el Hospital de Clínicas la semana pasada.  Se trata de un hombre que durante décadas investigó las consecuencias para la salud de los impactos ambientales, naturales y humanos, entre ellos el cambio climático. Y para ello vivió casi toda su vida profesional en la  Universidad Nacional del Nordeste, en el corazón de la Cuenca del Plata. Aquí está la nota que escribí para Télam:

Advierten una alta correlación entre cambio climático y enfermedad

Buenos Aires, 16 de agosto.- Los impactos ambientales que recibió el mundo en las últimas décadas tuvieron como respuesta biológica una mayor incidencia de ciertas enfermedades y un aumento de su dispersión geográfica, especialmente en regiones pobres, advirtió el médico infectólogo Jorge Gorodner, en un congreso médico.

El experto afirmó que una de las consecuencias más graves, de la que no estuvo exenta la Argentina, fue la reemergencia de enfermedades que se consideraban controladas, como la tuberculosis, el cólera, la peste, la fiebre amarilla, en dengue, la leptospirosis.

Pero además, dijo, “aparecieron nuevos gérmenes y síndromes, se revelaron como infecciosas enfermedades que no se sabía que lo eran, aumentó la resistencia a antibióticos, disminuyó la inmunidad a patógenos”.

“El calentamiento global, el más evidente de los cambios ambientales, incrementa la prevalencia de las enfermedades infecciosas”, afirmó el científico, que el miércoles habló de “Cambio climático y salud humana”, en el Congreso Internacional de Medicina Interna, organizado por el Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Citando a la Organización Mundial de la Salud, el expositor acotó que unos 500 millones de personas sufren enfermedades tropicales, “la mayoría vinculadas con el ambiente”.

El investigador aclaró que hay impactos ambientales por fenómenos naturales, como “El Niño”, que además es cíclico, y hay otros producidos por la acción humana, que es continua, y muchas veces movida por “intereses muy poderosos”.

“Los países que más contaminan son del hemisferio norte. Los que más sufren, del hemisferio sur. Sufren las consecuencias, no solo porque están en la ancha franja tropical y subtropical. Los países en desarrollo son los más vulnerables debido a la escasez de medidas preventivas y terapéuticas”, describió.

Gorodner, quien durante 35 años dirigió el Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste, en Resistencia, donde  también fue profesor titular de Infectología, recomendó una acción conjunta de todos los organismos estatales para enfrentar una situación que describió como “muy compleja” y favorecida por múltiples factores.

Entre éstos enumeró “las migraciones descontroladas, la pobreza, el hacinamiento, la desnutrición; el desarrollo económico con emisión de gases de efecto invernadero, con extensión de frontera agropecuaria, con tala indiscriminada de bosques; las grandes obras de ingeniería, como represas y caminos, las fábricas contaminantes”.

También incluyó “las urbanizaciones no planificadas, las viviendas precarias, la baja disponibilidad de agua potable, la incorrecta eliminación de excretas, la convivencia con animales domésticos, el hábitat compartido con animales silvestres por deforestación; la exposición a vectores hematófagos; la adaptación y cambios de microorganismos, el aumento de la resistencia, la disminución de la efectiva acción terapéutica de drogas”.
“Hay multifactorialidad causal. Por eso, afrontar esto no es responsabilidad de un sector del Estado, sino de todos los que integramos el Estado”, recomendó el expositor, quien también trabajó en el Instituto Malbrán y es profesor honorario de la UBA

En cuanto a políticas públicas específicas, propuso mejorar la vigilancia epidemiológica y el control de la población de mosquitos portadores de enfermedades, el mejoramiento de la capacidad instalada, especialmente con laboratorios de alta complejidad, y aumentar la calidad de la atención médica.

La “cajita feliz” trae algo distinto a la felicidad

2 mayo 2010

En la ciudad californiana de Santa Clara prohibieron a los restaurantes regalar juguetes con menúes altos en calorías, grasas y sal.

Hay que imitarlos, es una cuestión de salud pública.

La “cajita feliz” de McDonalds y cosas similares incentivan a los niños a alimentarse mal y les inducen hábitos que, de persistir, les acarrearán graves consecuencias para su salud.

De paso. Muy bien por las escuelas, principalmente públicas, que empezaron a exigir a sus quioscos internos que ofrezcan a los chicos jugos, frutas, cereales y otras opciones sanas eb vez de golosinas y gaseosas.

La obra interminable del hospital psiquiátrico infanto-juvenil Tobar García

18 abril 2010

Los trabajadores del hospital psiquiátrico para niños y adolescentes Tobar García, desde los profesionales hasta los laburantes rasos, están empeñados en una causa que merece todo el apoyo.

Una obra de ampliación y refacción del establecimiento, en el barrio porteño de Barracas, iniciada hace cuatro años, lleva un año paralizada, y el gobierno de la ciudad le retacea los fondos para completarla.

En el reclamo de los recursos y en la exigencia de que se dispongan de una buena vez confluye todo el arco gremial y profesional del hospital. El último comunicado en ese sentido lo firmaron Médicos Municipales, la Asociación de Profesionales, la Federación de Profesionales Municipales, ATE, Sutecba y UPCN.

    “No aceptamos la trampa de un `presupuesto bianual`, del que seguramente no se haría cargo este gobierno, sino que terminará volcando dicha responsabilidad sobre las espaldas de una futura gestión, con el consiguiente perjuicio de los niños asistidos”, se advirtió en el documento.

 Por eso se exigió “la totalidad de las necesidades presupuestarias para finalizar todas las obras se incorpore al presupuesto a ejecutarse en 2011″.