YPF encargó a una universidad pública construir un minisubmarino robot

Publicado 1 septiembre 2015 por Queima
Categorías: General

Esta noticia me gustó. La petrolera nacional confió en una universidad pública, la Unicen, la construcción con tecnología propia de un aparato para explorar en el mar argentino. Y no fue un favoritismo sin argumentos: el equipo a cargo ya ganó premios con un minisubmarino similar.  Aquí va la nota que escribí para Télam:

Ingenieros de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen) trabajan en el desarrollo de un submarino robot del tamaño de un delfín, el Ictiobot 1000, encargado por YPF para explorar la plataforma continental argentina, informó el jefe del proyecto.
El aparato será diseñado y construido en la ciudad bonaerense de Olavarría, a 350 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires, por un equipo de docentes, investigadores y becarios del Instituto de Investigación Tecnológica en Electricidad y Mecatrónica (Intelymec) de la Facultad de Ingeniería de la Unicen.
“Se trata de un vehículo autónomo submarino al que podrán adosarse instrumentos como videocámaras, sonares y detectores magnéticos”, dijo a Télam Gerardo Acosta, director del Intelymec.
Acosta, de 51 años, es un ingeniero nacido en la ciudad rionegrina de General Roca y formado en la Universidad de La Plata, además se doctoró en Valladolid y al regresar a la Argentina en 1995 se instaló en Olavarría, donde en 2002, con otros docentes e investigadores fundó el Intelymec.
Ese instituto ya ha creado robots terrestres y el Ictiobot, un robot acuático autónomo que puede inspeccionar y recolectar datos de tuberías que conectan con tierra firme las plataformas petrolíferas instaladas costa afuera, aunque no a la profundidad requerida a su sucesor.
Ese artefacto obtuvo el primer puesto en la categoría Robótica del concurso nacional Innovar 2012.
El nuevo mecanismo, cuya construcción demandará al menos un año, tendrá la capacidad de sumergirse hasta 1.000 metros y si bien podrá navegar en forma autónoma también podrá ser controlado y provisto de energía desde la superficie.
Acosta explicó que el submarino será autónomo en dos sentidos: llevará baterías para unas seis horas de funcionamiento y podrá tomar decisiones por sí mismo, como sortear escollos, por ejemplo, “lo que asegura flexibilidad y calidad de la navegación”, dijo.
“No necesitará cordón umbilical, pero podrá usarlo para ciertas situaciones. Para el uso de una cámara, por ejemplo, se necesita iluminación y eso requiere mucha energía, por lo que en esos casos es más conveniente la conexión por cable con la superficie”, ilustró el experto.
El contrato correspondiente con la Unicen fue firmado por la empresa Y-TEC, integrada por YPF y el Conicet.
El sumergible se destinará a uso exclusivo de la petrolera nacional y la Facultad de Ingeniería conservará la patente.
“Se trata de una compra directa, no una transferencia de tecnología, pero como somos un equipo de investigación de una universidad nacional vamos a darles soporte con las mejoras que surjan”, aclaró Acosta.
Se estima que las primeras pruebas del aparato se harán en canteras de la zona, luego en el puerto de Quequén y para mayores profundidades, en Mar del Plata, con la colaboración del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep).
La plataforma continental argentina, de una profundidad promedio de 250 metros, se extiende a lo largo de 2300 kilómetros desde el Río de la Plata hasta el sur de Tierra del Fuego, con un ancho promedio de 440 kilómetros y comprende un millón de kilómetros cuadrados, incluido el entorno de las islas Malvinas.
La plataforma continental es la prolongación de la tierra firme por debajo del nivel del mar hasta el talud continental, un enorme escalón que existe mar adentro y separa la plataforma continental del fondo marino profundo.

Aguante Paka Paka

Publicado 11 noviembre 2014 por Queima
Categorías: Los unos y los otros

Tags: , ,
Zamba

Zamba

Esto lo explicó Tristrán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina, en un congreso de periodismo el 22 de agosto pasado:

Durante 30 años, la televisión por cable ofreció en la Argentina siete señales para niños, todas de Estados Unidos, con sus modelos y valores culturales y su español neutro. Cuando el estado creó Paka Paka, a Cablevisión hubo que obligarlo por ley a que lo incorporara y resistió dos años, hasta que tuvo que avenirse a una orden judicial.

Añado yo: generaciones de niños, entre ellos una hija mía hoy adolescente, se criaron con los Teletubies, Jay Jay el avioncito, Connie la vaquita, Bob el constructor, Caillou, Barney, los Backyardigans,.. o sea Discovery Kids, Nickelodeon, Cartoon Network, para desembocar en Disney, los Simpsons, su ruta.

El otro día, a raíz de una polémica por la imagen de Sarmiento en Paka Paka, escuché al Dr. Nelson Castro decir que el adoctrinamiento a través de Paka Paka “es muy preocupante” (de todo dice lo mismo). 30 años consecutivos de mensaje educativo-formativo permanente de empresas privadas estadounidenses multiplicado por siete canales no le merecieron hasta ahora una sola reflexión ¿Qué problema puede haber en eso, no?

BéisbolMi conclusión: por fin la televisión infantil instala un debate sobre Sarmiento, o sobre Quiroga, o sobre quien sea de nuestra historia y nuestra cultura y el personaje infantil preferido pasa a ser un morochito con guardapolvo blanco en vez de niños que juegan al béisbol.

¡Aguante Paka Paka! (y su padre Encuentro, del Ministerio de Educación)

25 años de capitalismo a full

Publicado 10 noviembre 2014 por Queima
Categorías: Los unos y los otros

Tags: , , ,

Tomé notas de un artículo publicado este domingo por La Nación, firmado por Luisa Corradini, sobre el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín: “Las promesas incumplidas del nuevo amanecer”. Quien desee leer el original vaya a http://www.lanacion.com.ar/1741913-las-promesas-incumplidas-del-nuevo-amanecer

Yo extraje notas con datos para mi propia reflexión, disidente con el enfoque ideológico habitual de La Nación, pero no cuestiono en particular a la autora, a quien no conozco:

  • Cuando el Muro cayó, la economía liberal y la democracia parecían marchar de la mano hacia la apoteosis. El comunismo había fracasado, los políticos del planeta cantaban odas a los mercados desregulados. El estadounidense Francis Fukuyama proclamó que había llegado “el fin de la historia”.
  • Hoy, ya nadie habla de los efectos benéficos de la libre circulación del capital (…) La economía de los EEUU crece dos veces menos que en los años 1990. Japón es el ‘enfermo’ de Asia. Y Europa se sumerge en una recesión.
  • Políticos, economistas y pensadores piden nuevas iniciativas en favor del crecimiento. El problema es que el arsenal de los gobiernos está vacío. Los centenares de miles de millones en paquetes de estímulo invertidos durante la crisis financiera de 2008 han creado montañas de deuda en la mayoría de los países industrializados, ahora incapaces de financiar programas de reactivación.
  • Las empresas han dejado de invertir en nuevas maquinarias o industrias. El apetito de los inversores aumenta en forma meteórica en aquellos sectores que alientan la especulación financiera, como acciones y bonos inmobiliarios.
  • El nuevo capitalismo financiero que fue apoderándose de Occidente hasta dominarlo totalmente también exacerba conflictos sociales en el seno mismo de las naciones más industrializadas.
  • Mientras el salario de los trabajadores se desbarranca y el rendimiento de las cuentas de ahorro tradicionales se ha vuelto irrisorio, los ricos –aquellos que obtienen sus ingresos haciendo que el dinero trabaje por ellos- son cada vez más pudientes. La riqueza privada mundial creció 15% el año pasado. El 1% de la población posee más de la mitad de la riqueza mundial.
  • La crisis del capitalismo se ha transformado en crisis de la democracia. En la mayor parte del planeta, los ciudadanos sientes que han dejado de ser gobernados por parlamentos para caer en manos de bancos, fondos de inversión u oscuras entidades supranacionales que aplican la lógica de que se los rescata o arrastran con ellos a la muerte a toda una sociedad.
  • Algunos indicadores han mejorado en estos 25 años, pero 1200 millones de personas siguen viviendo en la indigencia. La crisis destruyó 67 millones de empleos, cada día una persona de cada ocho en el mundo continúa acostándose con el vientre vacío.
  • En cuanto a los países que pasaron el socialismo al capitalismo, no es la democracia la que ha dejado de cumplir sus promesas en estos 25 años sino el nuevo capitalismo financiero que logró hacer de ella su primera víctima.
  • Hay propuestas alternativas. El estadounidense Jeremy Rifkin propone en “La nueva sociedad de costo marginal 0” pasar del “cada vez más al cada vez mejor” y afirma que “el capitalismo terminará siendo reemplazado por una economía del intercambio y del compartir (…) una sociedad de la gratuidad y la abundancia”.
  • También hay pronósticos pesimistas. El francés Jacques Attali, en “Devenir uno mismo”, vaticina una “somalización” del mundo. Alude a Somalía, que perdió todos los medios de aplicar reglas del derecho, a pesar incluso de la intervención militar de los EEUU, y su gobierno se exilió en Kenya. El terreno quedó entonces librado a los señores de la guerra, los jefes mafiosos, los fundamentalistas religiosos y los terroristas de toda naturaleza, tanto en la tierra como en el mar.

Añado yo. El colapso del “socialismo real” significó la desaparición de la alternativa más seria que haya existido para reemplazar o suceder al capitalismo. Esa opción desapareció. Tendrá que surgir otra, con mejores bases naturalmente, o habrá que dedicarse a la lucha por la supervivencia en medio del derrumbe, para mí evidente, que no se detiene.

Globalización, televisión, “fin de ciclo”, debates, calificaciones y lecturas ingenuas

Publicado 9 noviembre 2014 por Queima
Categorías: Los unos y los otros, Nobleperiodismo/putaprensa

Tags: , , , , ,

Globalización cultural

Sonaba bien, ¿no? Yo imaginaba que en la práctica permitiría a los canadienses conocer al flaco Spinetta, a nosotros apreciar el cine de la India, a los mozambiqueños disfrutar la música de Brasil y a los franceses valorar el teatro japonés. Pero no, no es un fenómeno multidireccional ni mucho menos equilibrado. La globalización cultural es que canadienses, argentinos, indios, mozambiqueños, brasileños, etc., todos estemos pendientes de Brad Pitt y Angelina Jolie. O en deportes, que en todos lados se vean partidos de las grandes empresas (no son asociaciones civiles) europeas o básquet de la NBA. O sea, estandarización de gustos y tendencias, para globalizar la facturación, de ya saben quiénes.  (9 de noviembre de 2014)

Televisión que desinforma

Mientras el debate por el aborto legal llegó al Congreso y estalló en la calle, la Televisión nos intoxica horas y horas con el triángulo Redrado-Granata-Salazar,
Salvo honrosas excepciones, la televisión hace PERIODISMO-BASURA, para desinformar, distraer, ocultar, promover personajes que pagan por ello y está siempre del lado del poder económico. (5 de noviembre de 2014)

El “fin de ciclo”

No creo que estemos en un “fin de ciclo”, como se la pasan proclamando los “chicos” de La Nación y de Clarín, Carrió, Macri, Mariano Grondona o Nelson Castro. Vamos a ver qué dicen las urnas. En lo que a mí respecta, que no soy K, encuentro muchísimas medidas valiosas de este gobierno Por ejemplo: el calendario de vacunación pasó de seis a dieciséis vacunas obligatorias, ¡gratuitas! Son muy pocos los países que pueden mostrar algo así, y ningún gobierno argentino anterior logró algo parecido, aunque los hubo que mejoraron mucho la salud pública. (4 de noviembre de 2014)

Debatir contenidos

A mí me interesa que varios aspirantes a presidente digan cuáles leyes quieren derogar, porque así se debaten sustancias, no eslóganes. Supongo que los publicistas de algunos les dirán que ser muy sincero puede se políticamente suicida y que mejor imiten a Menem. No creo que esto se lleve muy a fondo. Creo que varios darán las señales que quieren dar al poder real para obtener su apoyo, pero sin que entiendan mucho las mayorías, para no perder los votos que los eslóganes pueden atraer. Y habrá que seguir desenmascarando. (16 de octubre de 2014)

Calificaciones escolares

Con lo de las calificaciones escolares en la Provincia de Buenos Aires veo mucha confusión. Por lo que leí, sólo se modificó la escala sin quitar el concepto de aplazo: con 4, 5 y 6 puntos es reprobado. Pero por ejemplo Juan José Campanella opina que “cuanto menos exigente la escuela, más burro el alumno, luego más dócil y más fácil de dominar”, lo cual sería cierto y por eso muchos procesos revolucionarios comienzan por una gran alfabetización general. Pero ¿por qué dicen Campanella y muchos otros que es “menos exigente la escuela” sólo por este cambio? ¿Acaso si se calificara de -5 a +5, mejoraría la educación y entonces aplaudirían? Sin conocer la realidad educativa bonaerense, sospecho que hay problemas mucho mayores que sería bueno debatir con honestidad. Esta crítica en particular me parece livianita, tontuela.  (13 de septiembre de 2014)

No leer con ingenuidad

Víctor Hugo no dijo que en las villas se vive muy bien, ni Maduro dijo en su momento que los funcionarios venezolanos roban como los grandes capitalistas, tampoco Cristina dijo que había que tenerle miedo, etc, etc, como dijeron los medios concentrados. También se manipula información en medios prooficialistas, pero carecen de la potencia de aquellos.
Pienses como pienses, ¡ojo! con quién elegís para informarte. Leé y compará con desconfianza. Te lo dice alguien que hace 40 años trabaja en la prensa escrita. Especialmente, ojo con la tele. No solo no informa sino que desinforma, porque te deja la sensación de que ya te contaron lo importante, pero “el show de la noticia” es más para entretener que para informarte. El lorito que baila y la chica que se exhibe le dan más rating para vender publicidad. Después estallan crisis tremendas y todos están sorprendidos porque nadie la vio venir. (11 de septiembre de 2014)

Crónicas de Pérez 22: el miedo

Publicado 8 septiembre 2014 por Queima
Categorías: Gente que disfruta

Tags: , , , ,

La otra noche caminábamos con Pérez, mi perro, a la vera de la siempre transitada avenida San Martín. El tema de reflexión era el miedo incontrolable que le producen los rayos, experimentado nuevamente durante la tormenta de la madrugada anterior.

“Compañero, tenés que superarlo. No pasa nada”, le decía yo mientras le palmeaba la cabeza, y para mí pensaba compasivo en las limitaciones de su cerebro que le impedían comprender la seguridad de una casa ante ese fenómeno natural, pese a su capacidad destructiva incuestionable.

Comprendo claramente que no se trata de un problema exclusivo de Pérez. De hecho, a Lola, su hermanita del corazón, también la aterrorizan los truenos y, cuando empiezan, corre a meterse debajo de mi cama, donde permanece quieta y silenciosa, orándole -suponemos- a los dioses perrunos.

Pero Pérez, que además es ateo, por su tamaño tres veces mayor que el de Lola no tiene literalmente dónde meterse y camina jadeante sin parar por la habitación, baja a la planta baja y vuelve a subir, entra y sale del baño, dejando el piso regado de gotitas de saliva, que en esas situaciones segrega de manera hiperabundante. Finalmente viene hacia mí, ya despierto por tanto ajetreo, y me toca con su pata derecha.

Percibo su taquicardia en el abrazo y le explico con calma que no debe temer. Como sé que los actos trasmiten los mensajes mejor que las palabras, repito con calma los movimientos rutinarios de las madrugadas, como ir a orinar, pero no logro resultados apreciables en su ánimo. Invariablemente terminamos esperando juntos que la tormenta amaine o se aleje para poder reanudar el descanso.

De todo eso departíamos durante el paseo cuando, mientras transitábamos una desierta vereda que bordea la Facultad de Agronomía y Veterinaria, vi a tres personas en una apartada parada del transporte público.

Me puse alerta. ¿Esperaban realmente el colectivo? ¿Qué hacer? Como el tránsito no me permitía cruzar la avenida lejos de un semáforo pensé en dar la vuelta y regresar. La situación no aumentó mi caudal de salivación, como le ocurre a los perros, pero tal vez sí la segregación de mis glándulas sudoríparas, porque Pérez percibió inmediatamente lo que ocurría y asumió las decisiones.

Se puso un grado más altivo que su postura habitual y me condujo decididamente hacia adelante. Pasamos sin novedad al lado de los tres desconocidos que miraron con respeto al corpulento ovejero belga, la raza canina que posiblemente menos se haya alejado del aspecto de sus antecesores, los lobos.

Ya próximos a casa, me pareció percibir en Pérez una sonrisa de soslayo y quedé convencido de que meditaba compasivo sobre las limitaciones de mi cerebro que me impidieron comprender la seguridad que aporta un buen perro. Imagino que si hubiera tenido manos, me habría palmeado la cabeza.

Enzo Traverso: “Falta una visión utópica”

Publicado 7 septiembre 2014 por Queima
Categorías: La rata de biblioteca (y el geek)

Tags: , , ,

Encontré en una entrevista a Enzo Traverso, historiador italiano radicado en Francia, autor de “¿Qué fue de los intelectuales?”  (Siglo XXI), agudas reflexiones sobre el mundo actual, al que describe como carente de utopías, y sobre los intelectuales, hoy relegados en el debate público por “expertos” funcionales al poder real, personajes con conocimientos técnicos constituidos en figuras por los medios de comunicación.

Van algunas notas tomadas de la entrevista que le hizo la colega Astrid Pikielny, publicada por La Nación este domingo 7 de septiembre de 2014:

  • En un mundo sin utopías, en el cual el sistema económico-social, la democracia liberal, la sociedad de mercado y el capitalismo aparecen como algo natural, finalmente no se puede sino actuar como parte de ese mecanismo. Hoy falta una visión utópica que los intelectuales tenían a lo largo del siglo XX.
  • Los economistas son los intelectuales por excelencia del capitalismo financiero en el mundo neoliberal: intervienen en los debates públicos como expertos y si vemos los sueldos que muchos de ellos obtienen de los bancos u organismos que asesoran, son mucho más altos que los que reciben como investigadores o universitarios.
  •  El problema es que la sociedad misma hoy no mira al futuro, no genera utopías, y los intelectuales son el espejo de esa impotencia. Entonces, no se pude pedir a los intelectuales que sobrepasen los límites de su época. Esa es la contradicción fundamental del mundo de hoy: es una temporalidad de aceleración permanente con un horizonte cerrado, sin proyección al futuro y sin ninguna estructura prognóstica. Y eso explica también la obsesión por la memoria.
  • Una sociedad que no tiene futuro está casi obligada a mirar al pasado y esa mirada muchas veces toma un rasgo apologético: “Hay que sacar lecciones del pasado para confirmar que el presente es un orden sin alternativas posibles porque las revoluciones fracasaron, crearon monstruos totalitarios, hubo fascismos y dictaduras y, entonces, hay que aceptar el orden de hoy como un orden sin alternativas”, sostiene esa sociedad.
  • Esa falta de imaginación utópica es terrible. Hay ejemplos: la falta de alternativas y horizonte de futuro de las revoluciones árabes fue llenada por los fundamentalistas, o los movimientos de “los indignados” que tiene una idea muy clara de qué es lo que no les gusta del mundo de hoy, pero que no tiene la capacidad de formular una alternativa. (Agrego yo: esa misma carencia se notó cuando estalló la crisis de 2001 en la Argentina).
  •  Hay muchos motivos (por los cuales los intelectuales hoy deberían levantar la voz) y, frente a la globalización, el principal es el crecimiento impresionante y traumático de la desigualdad. Estamos viviendo una refeudalización del planeta. Esto amenaza la libertad, la democracia y la noción misma de ciudadanía. En un mundo en el cual la riqueza y la pobreza se desarrollan en formas extremas e incontrolables, no se puede hablar más de democracia, de una comunidad internacional o de un espacio público compartido.
  • Desde un punto de vista social, el mundo está volviendo al Antiguo Régimen, a pesar de que este proceso tome rasgos posmodernos, con  una aristocracia financiera en lugar de la nobleza terrateniente. La defensa del principio de igualdad me parece una causa central, como ya fue en el siglo XVIII para los filósofos de la Ilustración.

Crónicas de Pérez 21: la 115

Publicado 26 agosto 2014 por Queima
Categorías: Gente que disfruta

Tags: , , , , ,

Esta vez estaba prevenido.

El viernes, Pérez, mi perro, me estaba esperando otra vez, contento y con la correa preparada para llevarme a dar un paseo.

Ya me lo había hecho el día en que apareció Ignacio Guido, el nieto de Estela de Carlotto. Me guió por el recorrido muy simbólico del colectivo 114, como homenaje al nieto recuperado 114.

Pero esta vez yo me había enterado de la gran noticia, la aparición de Ana Libertad, y por suerte se me ocurrió investigar la ruta del colectivo 115: ¡de Retiro a Villa Soldati! Lo más cerca que pasa de casa, en Villa del Parque, debe ser la avenida Boedo. “Pérez, negociemos”, le dije.

Por suerte convinimos que es cierto que ambos necesitamos ejercicio, pero tampoco la pavada.

Regateamos entre su propuesta alternativa de caminar 115 cuadras y mi oferta inicial de dar 115 pasos. Partimos la diferencia. Después de todo, entre 57 cuadras y media de él y 57 cuadras y media mías, sumadas da 115.

Cuando volvimos era evidente la diferencia de estados. Él aún exhibía, ostentaba, regalaba su paso elegante; yo estaba hecho pelota. Pero también fue notoria la coincidencia de otro estado: ambos estábamos felices.